.
.

La ley del aborto divide al PP


Guillermo Vilanova Arroyo – Madrid 10/01/2014

El 20 de diciembre, el Gobierno aprobó el “Anteproyecto de Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada”, comúnmente conocido como “Anteproyecto de Ley del aborto”, impulsado por el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Como es habitual, la nueva ley ha suscitado mucha polémica y ha dividido, además de a la sociedad española, al Partido Popular.

Varios dirigentes del Partido Popular han manifestado su disconformidad por el anteproyecto de ley de Gallardón, causando una diversidad de opiniones dentro del propio partido. Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, es partidaria de una ley de plazos con algunos ajustes respecto a la de 2010, aprobada por el anterior Gobierno del PSOE. Borja Sémper, líder del PP de Gipuzkoa, concedió una entrevista a la agencia EFE en la que afirmó:“no creo en un Estado que se meta en la vida de las personas hasta el punto de imposibilitar tomar decisiones sobre su propia vida”.

Con esta nueva normativa, la “Ley de Plazos” aprobada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, quedaría derogada. La nueva ley tiene similitudes con la legislación del aborto de 1985 y de esta manera, se elimina el aborto libre, y los supuestos en los que se permite abortar se reducen a violación, grave riesgo para la salud física o psíquica de la mujer y a malformaciones del feto incompatibles con la vida.

En el caso de violación, la mujer tendrá 12 semanas para abortar, tras interponer la denuncia correspondiente. Si existe riesgo para la salud física o psíquica de la mujer, el aborto estará disponible durante veintidós semanas, siendo necesario el reconocimiento previo de dos médicos especialistas (y no uno, como decía la Ley de 1985), que confirmen el riesgo en el alumbramiento del feto. En caso de riesgo vital no será necesaria la supervisión médica.

Por otro lado, en el aborto por malformación del feto se diferencia entre la discapacidad, la cual no será motivo de aborto, y las malformaciones incompatibles con la vida, en las que si se contempla la interrupción del embarazo. Por ejemplo, la muerte del futuro nacido en cuestión de horas tras el parto sería motivo legal para abortar. Además, los médicos podrán hacer uso de la objeción de conciencia para no practicar el aborto.

Esta nueva ley ha dejado disconforme a la mayoría de grupos políticos y asociaciones ideológicas. La oposición ha declarado su rechazo, calificándola de “ataque contra la mujer”. Lara Alcázar, fundadora de Femen en España, en un encuentro digital en el diario El Mundo, dijo: “pediré a Gallardón que dimita y abandone el machismo”, y afirmó: “el aborto es un derecho inviolable”.

Sin embargo, organizaciones pro-vida como Derecho a Vivir también han manifestado su desaprobación respecto a esta ley pero por ser “insuficiente”, pidiendo así que se endurezca el concepto de daño psicológico, entre otras medidas, siendo su objetivo el “aborto cero”. A pesar de todo, reconocen que que esta nueva ley sería un avance para dicho objetivo.

Parece que, con el revuelo generado, este anteproyecto de ley no ha sido una decisión inteligente por parte del Partido Popular, teniendo en cuenta la caída en intención de voto en los últimos meses, y con las Elecciones Europeas a la vuelta de la esquina.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.