.
.

Bélgica expulsa de su territorio a ciudadanos de la Unión Europea


Noemí Izquierdo – Madrid 17/01/2014

El país alega que los ciudadanos comunitarios son una “carga excesiva” para el sistema. Según datos ofrecidos por la Oficina de Extranjería Belga, 4.812 ciudadanos de la Unión Europea recibieron la orden de salida expedida por las autoridades en 2013.

La crisis económica ha llevado a algunos Estados comunitarios a quebrantar un derecho que cualquier ciudadano de la Unión Europea puede tener: establecerse libremente en cualquier país miembro.  Los países que llevan a cabo esta práctica se amparan en un derecho que la mayoría de los miembros de la Unión Europea contemplan en sus leyes. Consiste en poder expulsar a los ciudadanos de otros países comunitarios, pero sólo en el caso de que estos supongan una “carga excesiva” para el Estado. Esta ley bordea la legalidad europea al ser reconocida de manera ambigua por la legislación de la Unión.

Bélgica ha intensificado en el último año esta práctica, que ya venía practicando de forma más moderada. Las autoridades belgas expidieron el año pasado un total de 4.812 órdenes de salida del país a ciudadanos comunitarios, según informa la Oficina de Extranjería de Bélgica. Aunque los datos iniciales estimaban menos expulsiones, los ciudadanos europeos afectados han sido el doble que en 2012, representado el 9% de los extranjeros que tuvieron que abandonar el país por diversos motivos durante el año pasado. Cabe destacar que España ocupa el quinto puesto de ciudadanos comunitarios expulsados. Un total de 291 españoles recibieron en 2013 la orden de salida de Bélgica.

Qué hacer para ser expulsado

¿Cuáles son las causas por las que un ciudadano europeo puede ser expulsado de Bélgica? Según una portavoz de la Oficina de Extranjería, sólo se procede a la expulsión en caso de que el ciudadano comunitario sea una “carga excesiva” para el país, es decir, que no haya trabajado durante un periodo prolongado de tiempo pero consuma ayudas sociales.

En caso de que el ciudadano europeo se negase a salir del país, no se procedería a la expulsión por la fuerza, si no que se le borraría del registro oficial. Esto significa que el expulsado no podría darse de alta en ningún Ayuntamiento, ni tampoco acceder a servicios como la sanidad, la educación o cualquier prestación social. Nada les impide quedarse en el territorio, pero vivirían de forma clandestina. Por otro lado, el ciudadano de la Unión Europea que haya recibido la orden de salida del país tiene el derecho a recurrir y retrasar de esta forma el proceso de expulsión.

Además de Bélgica, son 13 los países europeos que practican la expulsión de ciudadanos comunitarios, entre ellos destaca Alemania, Francia, Italia, Austria e Irlanda.

Fuente de la imagen: François Lenoir. REUTERS

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Actualmente en periodo de prácticas en el área web del diario económico Expansión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.