.
.

En época de exámenes dale al play


Marcos Arce – Madrid 24/01/2014

BB King decía: “La música puede cambiar el mundo porque puede cambiar a las personas”. Afirmación que aunque parece muy simple trata un tema muy complejo, la influencia de la música en las personas.

La música ha sido la sombra que ha acompañado al hombre a lo largo de toda su historia. Tal vez sea por eso que deba existir una explicación del por qué el ser humano necesita una melodía.

La música es sonido, el sonido es vibración, la vibración es energía que se transmite en forma de ondas que llegan a nuestro oído y de él a nuestro cerebro. Esto crea una excitación que se traduce en la sensación de audición. Este proceso activa neuronas, por lo que supone un mayor funcionamiento del cerebro y por tanto, aplicado a los estudios, la educación sin música será deficitaria, en cuanto a funcionalidad ya que habrá una serie de neuronas que no estén activas.

Las investigaciones de Georgi Lozanov, educador y psicólogo búlgaro, señalan que la música ejerce una profunda influencia en nuestra capacidad para relajarnos y concentrarnos; sostiene que la música integra las dimensiones emocional, física y cognitiva del alumno, permitiendo también incrementar el volumen de información que se aprende y retiene.

Sin embargo, no toda la música existente es la adecuada a la hora de incrementar el aprendizaje. Actualmente existen innumerables estilos musicales. La mayoría de estudios defienden que la idónea es la música clásica.

Merece especial mención el llamado “Efecto Mozart”. Durante muchos años se ha dialogado a cerca de la influencia del efecto Mozart en las personas. Defiende que escuchar música clásica, especialmente compuesta por Mozart, ayuda a la relajación y estimula de una manera muy significativa tu inteligencia. Muchos son los estudios y pruebas realizadas a diferentes tipos de personas que concluyen asegurando que las partituras de este genio afectan de manera positiva en el cerebro, y por tanto en el aprendizaje.

A pesar de todo esto, hay numerosos autores y psicólogos que defienden que la influencia de la música en las personas es un arma de doble filo. Si una melodía es capaz de fomentar el aprendizaje, también será capaz de fomentar otras conductas alejadas de la ética humana.

Uno de los principales casos en la historia fue la vinculación de la masacre en el instituto Columbine, EEUU, realizada por dos alumnos con la música que ellos escuchaban. Se trataba de grupos de metal oscuro, pero principalmente, Marilyn Manson. Tachado de ser el anticristo por sus melodías y letras es uno de los artistas más extravagantes de la historia de la música.

Los medios de comunicación culparon inmediatamente al artista por influir con su música a los dos adolescentes. Sin embargo, el en una entrevista dijo:

“¿Quién tiene más culpa de lo ocurrido, un cantante, o un país que permite la venta de armas, que está en guerra y que mata a civiles cada hora?” Era necesario un culpable y quien mejor que yo”.

Si hay algo claro en todo esto, es que la música nos afecta psíquica y emocionalmente de una manera muy grande, sino no hubiera sido  nuestra compañera de viaje a lo largo de toda nuestra historia. Y es por ello que, al estudiar, es un recurso adicional con el que hay que contar.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.