.
.

Hollande, entre dos mujeres


Sergio Rupérez – Zaragoza 31/01/2014

En las últimas semanas ha saltado a la palestra una información que ha revolucionado la escena mediática. Se trata del romance del presidente de la república francesa François Hollande con la actriz y productora Julie Gayet, que destapó el semanario galo Closer con unas fotografías en las que se observa a Hollande saliendo de un apartamento, perteneciente a un supuesto mafioso, donde se veía con la actriz,

El romance, no especialmente novedoso ya que a otros exmandatarios franceses como Valéry Giscard d’Estaing, Jacques Chirac y Miterrand también les fueron atribuidas situaciones similares estando ya comprometidos, ha levantado un gran revuelo a nivel internacional, y en Francia, el debate sobre la violación de la sagrada privacidad de los personajes públicos está ya sobre la mesa. La primera dama y novia del presidente, Valérie Trierweiler, ingresó en un hospital con síntomas de depresión poco después de destaparse la noticia, hecho que la prensa relacionó al minuto, y con el amarillismo correspondiente,  con las informaciones surgidas.

La noticia invita a una reflexión profunda acerca, ya no solo del papel que juega y ha jugado la prensa en Francia con respecto a la privacidad de los poderes públicos, sino también al que debe jugar la prensa generalista en este tipo de casos. Si bien es cierto que a los mediterráneos, en ocasiones, nos gusta demasiado conocer la vida de los demás, es cierto también que en Francia resulta algo novedoso, una desgracia de Berlusconización de la sociedad y prensa francesas.  El mayor interés de la prensa, y por ende de la sociedad, debiera ser siempre analizar el comportamiento político de los gobernantes y por tanto nunca el ahondar en cuestiones privadas que nada aportan a nuestras vidas ni al país.

Es verdad que, en defensa de la prensa francesa, habría que hacer hincapié en la libertad, si, si, la libertad, de preguntar lo que consideren en las ruedas de prensa sin ningún límite de la que gozan nuestros vecinos periodistas como se pudo ver en la recepción que hizo Hollande para explicar el romance con Gayet.

La prensa, si de verdad quiere recuperar el calor de la sociedad, debe olvidar los titulares sensacionalistas, los análisis frívolos de la actualidad y, sobre todo, debe diferenciar entre lo que realmente interesa, y debería interesar, a la sociedad y lo que simplemente es información trivial.

 

Fuente de la imagen: http://www.eldigitalcastillalamancha.es/imagenes/fotosdeldia/HOLLANDE-ANUNCIA-SEPARACION.jpg

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.