.
.

La economía sumergida continúa imparable en España


Iván Rosa – Bilbao 31/01/2014

Un estudio de la asociación de Técnicos de Hacienda, Gestha, publicado este miércoles 29 estima que las actividades con dinero negro conforman ya el 24,6% del PIB, siete puntos más que en los inicios de la crisis. España, un país devastado por el alto nivel de desempleo, el boom inmobiliario, la corrupción y los elevados impuestos, ha estado siempre en lo alto del ranking europeo de economías sumergidas.

Según el estudio de Gestha, el fraude fiscal varía por comunidades, donde es inversamente proporcional al nivel de renta de cada una de ellas. Así pues, donde más destaca la actividad del “mercado negro” es en Andalucía, Extremadura, Canarias y Castilla-La Mancha, las comunidades de menor desarrollo. La peculiaridad se sitúa en Madrid, ocho puntos por debajo de la media, donde la alta concentración de grandes empresas y elevados patrimonios, de más fácil acceso para el fisco, obstaculizan este tipo de actividades.

Estas cifras del fraude, cercanas al 25% del PIB, tienen un efecto determinante para Hacienda, pues detectar el 20% de los 253.000 millones de euros circulantes en 2012 supondría sanear el déficit presupuestario. Se trata de una de las recaudaciones más bajas de la UE en relación a la población ocupada, focalizada en aquellos asalariados por cuenta ajena, donde la evasión presenta mayores dificultades.

Además, el estudio destaca la existencia de una cultura permisiva con el fraude y una débil conciencia fiscal por parte de los ciudadanos. En ocasiones, eludir el pago de impuestos está considerado socialmente como una prueba de habilidad o de ingenio.  El descrédito de la clase política y su voracidad fiscal han amplificado ese efecto.

Sumado a esto,  el incremento del paro ha dado lugar a una subida del empleo sumergido por diversas razones, entre ellas, por la existencia de trabajadores beneficiarios de subsidios y por las famosas “chapuzas” en horas libres. Atendiendo al desglose del estudio por provincias, éste pone de manifiesto que haya zonas geográficas donde la economía sumergida es un problema endémico,  como en el caso de Ávila, Albacete, Ourense y Toledo, provincias de interior menos dinámicas que otras urbes.

Mientras tanto, continúa la sensación de que Hacienda aprieta cada día más a las rentas de trabajo para compensar su falta de eficacia en la persecución de defraudadores. Algunas de las propuestas de Gestha pasan por un mayor control del gasto público, cambios impositivos que hagan frente a la ingeniería fiscal de grandes empresas, y límites de pagos en efectivo. Además, el sindicato de técnicos de Hacienda denuncia también el distinto trato al contribuyente, después de los sonados casos de clubes de fútbol o el de la misma Infanta.

Se trata de una labor a la que debe hacer frente con valentía el Ejecutivo actual, después de que ninguno de los anteriores desde la transición, lo haya conseguido. Hasta el momento, la ausencia de medidas al respecto, salvo el estrepitoso fracaso de la amnistía fiscal, hacen ver que la actividad sumergida continuará in crescendo.

 

Fuente de la imagen: wired.co.uk (http://cdni.wired.co.uk/620×413/s_v/shutterstock_122108053.jpg)

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Administración y Dirección Empresas + Programa en Desarrollo Directivo en la Universidad de Deusto. Ha colaborado en editoriales y webs de economía y marketing.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.