.
.

Jueves trágico en Ucrania: más de 100 muertos y 500 heridos


Eduardo García Cancela – Madrid 21/02/2104

Ucrania vive el momento más tenso de su historia. Los enfrentamientos violentos de este jueves han dejado más de 100 muertos y 500 heridos, provocando un claro avance hacia una guerra civil que parece inevitable. La Unión Europea ya prepara un paquete de sanciones para los dirigentes ucranianos y la tensión entre Estados Unidos y Rusia aumenta.

Ni doce horas duró la tregua pactada el miércoles por el presidente Víctor Yanukóvich y los líderes de la oposición. Kiev amaneció el jueves con graves enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Los opositores consiguieron que los antidisturbios retrocedieran y tomaron la totalidad de la Plaza de la Independencia, avanzando hacia el Parlamento. A las once de la mañana ya eran oficiales 35 víctimas mortales,e entre ellas nueve policías y a un periodista, Viacheslav Vieremii, del diario ucraniano Vesti.

Alrededor de las cinco de la tarde se informó de que los manifestantes mantenían como rehenes a 67 policías y soldados. El ministerio de Interior dio la orden, minutos después, de emplear armamento de combate contra los disturbios. Una hora más tarde las autoridades se hicieron valer de francotiradores para sembrar el pánico en la Plaza de la Independencia.

A las seis de la tarde comenzó la reunión en Kiev entre Yanukóvich y los ministros de Exteriores de Polonia, Alemania y Francia, que pretendían buscar una salida a la conflictividad en Ucrania. A las ocho, el primer ministro polaco, Donald Tusk, afirmó que Yanukóvich estaría dispuesto a convocar elecciones anticipadas este año y a formar un “gobierno de unidad nacional”. Sin embargo, media hora más tarde, el ministro de Exterior francés, Laurent Fabius, contradijo a Tusk y aseguró: “llegar a un acuerdo será muy difícil”. Los ministros de Exteriores europeos en Kiev decidieron prolongar su estancia en Ucrania hasta el viernes y continuar con las negociaciones hasta la mañana siguiente.

Cerca de las diez de la noche, la cifra de muertos oficiales se disparó hasta los 75. Una hora más tarde, la CNN confirmaba más de 100 muertos y 500 heridos.

Finalmente, el día acababa con la aprobación de la Rada Suprema de una iniciativa para prohibir la utilización de armas de fuego contra los manifestantes y la orden de retirada de la policía y el ejército, en una sesión en la que la mayoría de los diputados eran de la oposición.deres de la opisoñ presidente Vi

Estallido de la violencia

Con la entrada en vigor de la amnistía condicionada para los detenidos en las protestas de Kiev, miles de manifestantes se dirigieron el martes hacia la Rada Suprema, Parlamento ucraniano, desatándose una nueva ola de violencia en el país. Los enfrentamientos de esa noche se cobraron, al menos, 241 heridos, entre los que se encuentran 79 policías y cinco periodistas.

The New York Times recogió declaraciones de doctores y enfermeras que atendieron a los heridos en la capital. Éstos afirmaron que las granadas de percusión, que se supone que no son letales y no deben causar graves heridas, utilizadas por la policía, fueron modificadas añadiendo piedras y otros elementos sólidos para hacerlas más dañinas. También destacaron las heridas de perdigones en otros afectados. El ministro de Interior ucraniano culpó a los radicales de las bajas en los enfrentamientos ya que, según él, la policía no usó armas de fuego.

El diario estadounidense también hizo referencia a los brutales ataques de los manifestantes a la policía. “No tenemos otro camino”, declaró Lena Melinlo, una joven que integraba un grupo de opositores que tiraban piedras y luchaban contra las autoridades. “Llevamos protestando tres meses y estamos atrapados en un callejón sin salida”, afirmó.

En el resto del país, mientras que en el oeste, la zona pro rusa, la situación se mantiene estable, en las provincias occidentales los manifestantes en contra de Yanukóvich volvieron a tomar edificios públicos. En Ternópol y en Ivano-Franko se asaltaron las delegaciones del ministerio de Interior y varios órganos de seguridad. Además, en Lviv los rebeldes se hicieron con una importante guarnición de armas del ministerio de Interior y ocuparon, sin resistencia, el edificio de la fiscalía y el del servicio de seguridad.

La respuesta del presidente Víctor Yanukóvich no se hizo esperar. Instó a los líderes de la oposición a “distanciarse inmediatamente de las fuerzas radicales que provocan derramamiento de sangre y enfrentamientos con las fuerzas del orden público” o bien reconocer su apoyo a los radicales, para así negociar de otro modo con ellos.

Yanukóvich dijo que los últimos disturbios había constituido la experiencia “más dura” vivida por el país. En todo momento, el presidente se eximió de culpa alguna y recalcó su papel como garante de la Constitución para mantener el orden en el Estado.

A última hora del miércoles, la fuerte presión internacional propició una tregua acordada entre los líderes de la oposición y el gobierno que supuso el cese de acciones violentas durante esa noche. Sin embargo, los antidisturbios mantuvieron acordonado el Maidán (bastión de los opositores en la Plaza de la Independencia de Kiev).

Sanciones de la Unión Europea

La escalada de violencia de los últimos días ha provocado que Bruselas active un paquete de sanciones para Ucrania. Esta estrategia, que llevaba encima de la mesa varias semanas, no se había puesto en marcha por miedo a perder influencia en la zona. Sin embargo, Catherine Ashton, alta representante de la Política Exterior de la UE, lanzó el miércoles esta propuesta a los estados miembros.

El presidente polaco, Donald Tusk, ya había pedido la aprobación por parte de la UE de una serie de sanciones. A él se sumó el ministro de Exteriores sueco, Carl Bildt, que llegó a asegurar: “Yanukóvich tiene las manos manchadas de sangre”. El presidente francés, François Hollande, también partidario de las sanciones, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reunieron el miércoles para examinar las medidas.

José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, señaló en un comunicado a los líderes políticos del país como responsables de garantizar “la necesaria protección de los derechos fundamentales y las libertades”. Herman Van Rompuy, homólogo de Barroso en el Consejo Europeo, anunció el miércoles sanciones financieras y “restricciones de visados a los responsables del excesivo uso de la fuerza”.

A las siete de la tarde del jueves, Catherine Ashton confirmó la aprobación de las sanciones de la UE a los implicados en el derramamiento de sangre en Ucrania. El proceso de sanción será “rápido”, llevará “aproximadamente dos días” y consistirá en la redacción de una lista de entre ocho y diez personas para proceder a la congelación de sus bienes y la retirada de sus visados de la UE, según informó Gonzalo de Benito, secretario de Estado de Asuntos Exteriores de España.

Rescoldos de la Guerra Fría en Ucrania

The New York Times define como “apocalíptica” la escena del miércoles por la mañana en la Plaza de la Independencia de Kiev. Además, define a Yanukóvich como “un líder que fue democráticamente elegido en 2010 pero que es ampliamente denostado por corrupto y autoritario”.

El diario se aventura a decir que la violencia perdurará semanas, meses e incluso años en esta “frágil y amargamente dividida antigua república soviética”. Incide en el fracaso de Estados Unidos y la Unión Europea por conseguir un acuerdo para lograr un acuerdo de paz y en la influencia de Rusia, que según el medio, ha retratado a los opositores como “terroristas respaldados por América”.

El vicepresidente estadounidense, Joseph R. Biden, mantuvo una conversación telefónica con Yanukóvich el martes en la que instó a que los cuerpos policiales moderasen su actuación. Además, el secretario de Estado, John Kerry, declaró que el presidente ucraniano debía parar el derramamiento de sangre y esforzarse por dialogar con la oposición.

“El señor Yanukóvich había evitado repetidamente usar la fuerza para disolver a los manifestantes, pero después de verse con Vladimir Putin durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, ha cambiado claramente su postura”, afirmó el medio. El diario también informó de que Rusia había lanzado un nuevo “salvavidas financiero” con la compra de dos billones de dólares en bonos del gobierno ucraniano.

En el lado opuesto encontramos, claramente, a Russia Today. El medio recoge las declaraciones del embajador estadounidense en Kiev, Geoffrey R. Pyatt, que afirmó: “Desde este momento, Estados Unidos hace responsable a Yanukóvich de todo lo que pase en Ucrania”. El diario afirmó que Moscú cree que esta posición de Estados Unidos ha contribuido a la escalada de la violencia en Kiev, y que nombrar al presidente como el único responsable está dando “carta blanca” a los radicales para salir a la calle.

Russia Today también recoge un comunicado del ministro Exterior ruso en el que acusa a las instituciones y a los políticos europeos de no admitir que la responsabilidad de las acciones de los radicales recaen en la oposición. “La postura de Rusia es pedir a los líderes de las calles que detengan la violencia en su país e inmediatamente inicien un diálogo, sin amenazas ni ultimatums, con su gobierno legítimo”, apuntó.

 

Fuente de la imagen: Alejandro Koerner (Getty Images)

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.