.
.

Uganda, otro país africano que castiga la homosexualidad


uganda homosexual

Mario Toledo RosMadrid 28/02/2014

Las leyes contra los homosexuales se siguen propagando por el continente africano. A los 36 países que ya castigan a los gais y lesbianas, parece que se les va a sumar Uganda. El presiente Yoweri Museveni firmó el lunes 24 de febrero la ley que desde el 2009 se ha estado tramitando.

La ley contra los homosexuales que se presentó en Uganda al Parlamento en 2009 se está convirtiendo en realidad. Los países que castigan a los gais y lesbianas siguen creciendo en un continente en el que tan sólo Sudáfrica permite el amor entre personas del mismo sexo.

“Definitivamente, no hay responsabilidad genética para la homosexualidad”, comentó el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, tras haber firmado el lunes 24 de febrero la ley que pretende castigar con cadena perpetua a quienes realicen determinados actos sexuales con personas de su mismo sexo.  Esta medida viene tras 5 años de debate, de tramitación y, sobre todo, tras la investigación de unos científicos ugandeses que afirman que la homosexualidad “no es genética”, sino que se trata de una conducta social “anormal”. Los expertos, según el diario New Vision, pretendían averiguar “si se puede o no nacer homosexual”.

Otra de las conclusiones del informe es, cuanto menos, curiosa. Richard Tsuhemereirwe, uno de los consejeros médicos, aseguró que “la homosexualidad tiene graves consecuencias sobre la salud y, por lo tanto, no debe ser tolerada”.

La homosexualidad ya era un delito en Uganda pero una vez entre la ley en vigor, la represión contra el colectivo gay no hará más que aumentar y las penas se endurecerán. Los “actos homosexuales” tendrán un castigo de 14 años de cárcel y en caso de “homosexualidad agravada”, se aplicará la cadena perpetua. En esta última se incluyen a aquellas personas que tengan una relación duradera de manera consentida, o en la que participe un menor, un discapacitado un una persona con sida. Pero los castigos de la nueva ley no afectan únicamente a los homosexuales. Hacer promoción pública de la homosexualidad o no denunciar a un gay o una lesbiana será considerado también como un delito.

Desde que se presentó la ley, la presión internacional y la de diferentes organizaciones de LGTB han hecho que las medidas se “suavicen”. De hecho, al principio se contemplaba la pena de muerte como uno de los castigos.

La lista de los “descubiertos”

Yoweri Museveni ha considerado la homosexualidad como un crimen y la prensa local no ha tardado en desvelar las caras y los nombres de los señalados.

El Red Pepper ha publicado una lista de 200 personas por el simple hecho de ser homosexuales. El diario local ha titulado el artículo “¡Descubiertos!” y los nombrados han sido calificados como “mercenarios” por parte del presidente ugandés.

Este mismo diario publicó unas palabras de Kasha Jacqueline Nabagasera, fundadora de Freedom and Roam Uganda, mostrándose muy crítica con las medidas tomadas por el gobierno: “Es muy insultante que adultos conscientes puedan ser considerados criminales solo por amarse”. “Nuestros derechos humanos han sido pisoteados, hemos sido reducidos a ciudadanos de segunda clase. Estamos asustados y preocupados, pero no vamos a dejar de luchar”.

Kasha Jacqueline reafirmó su postura en Twitter y dejo claro sus ganas de luchar: “Tengo que quedarme con la gente que no tiene esa oportunidad, ahora tenemos que estar más unidos”. “Ahora soy oficialmente una criminal por ser lesbiana, algo sobre lo que no tengo control, según ha dicho Museveni”.

Reacciones

Además de la activista Kasha Jacqueline, Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz de origen sudafricano, ha comparado la nueva ley con la persecución de los nazis.

A nivel internacional, el gobierno alemán también se ha pronunciado. Christoph Strässer, comisario del gobierno alemán para los Derechos Humanos y la Ayuda Humanitaria ha comentado: “”Exijo al estado ugandés que proteja a todos sus ciudadanos de la violencia, la exclusión, la discriminación y el castigo arbitrario, y derogue todas las leyes que violan los derechos humanos, entre ellas la ley ayer suscrita contra la homosexualidad”

Por su parte, Anders Borg, el ministro sueco de Finanzas, se ha mostrado también crítico: “En nuestra estrategia de cooperación deberemos estudiar cómo seguir siendo activos y señalar a la vez de una forma clara que esta es una ley inaceptable”.

Pero sin duda, el país que más firme y crítico se ha mostrado ha sido Estados Unidos. El secretario de estado John Kerry, al igual que Desmon Tutu, compraró el 27 de febrero la nueva ley con las políticas antisemitas de los nazis y el apartheid: “Si habláramos de judíos o negros -en la ley de Uganda- podríamos estar en la Alemania de 1930 o en las décadas de los 50 y los 60 con el apartheid en Sudáfrica”.  De hecho, Kerry ya se pronunció días antes cuando se enteró de que se había firmado la ley y afirmó que se trataba de “un día triste” para los derechos humanos del país africano.

Esto ha hecho que Estados Unidos se replantee su relación con Uganda.

Museveni, por su parte, no se lo pensó en el momento de la firma y comentó: “Los africanos no intentamos imponer nuestros puntos de vista a los demás, si pudieran dejarnos en paz…”.

El caso de Uganda, uno más en África

Los castigos contra los homosexuales son una realidad generalizada en el continente africano. Salvo en Sudáfrica donde el matrimonio homosexual es legal, en el resto de países existe algún tipo penalización.

En 36 de estos países se castiga a aquellos que mantengas relaciones con personas del mismo sexo.

Zimbabue es uno de los países restrictivos en este aspecto. Sin ir más lejos, su propio presidente se ha mostrado en contra de los gais y ha llegado a afirmar: “Merecen ser castrados. La Iglesia dice que la homosexualidad es una abominación. Lo es incluso en nuestra propia cultura. Si fuera por mí, me aseguraría de que van derechos al infierno y se pudren”.

En algunos otros como el Congo, Gabón, Namibia, Guinera-Bisáu, Guinea Ecuatorial, Suazilandia o República Centroafricana, no existe, por el momento, ninguna ley que penalice a los homosexuales.

Fuente de la imagen: www.abc.es

Mientras tanto, en Somalia, Sudán, Mauritania y el norte de Nigeria, el amor entre personas del mismo sexo se paga con la pena de muerte.

 

Fuente de la imagen principal: www.primiciadiario.com



Estudiante de 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue co-director del cortometraje 'Enarmonía', finalista en el XV Festival de Cortometrajes ADN y Community Manager del Proyecto de Cuentos infantiles CrocoOuch (www.crocoouch.com). Además, fue redactor en la revista 'Nuestra' y en el portal Actualidad Nebrija y locutor en el programa 'ñGamers' de Ágora Radio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.