.
.

China refuerza las medidas de seguridad tras el atentado de Kunming


Noemí  Izquierdo – Madrid 07/03/2104

Al menos 29 muertos y más de 130 heridos en la matanza que tuvo lugar en la estación de la ciudad china de Kunming.  El gobierno atribuye el incidente a los radicales de la etnia uigur y refuerza la seguridad en todo el país. 

El sábado tuvo lugar en China un atentado en el que murieron 29 personas, en la estación de trenes de Kunming, capital de la provincia de Yunnan. Los diez asaltantes encapuchados  entraron a la estación armados con cuchillos y se abalanzaron sobre todos los transeúntes que encontraron allí, llegando a herir a 143 personas durante media hora. Cuatro de los criminales resultaron heridos de muerte y una mujer fue detenida. Los demás participantes se dieron a la fuga.

Las fuentes que presenciaron el sujeto afirman que los terroristas iban vestidos de negro y asestaban cuchilladas de forma indiscriminada. Qiao Yunao, una niña de 16 años que presenció el atentado, declaraba a Associated Press que se encontraba a punto de coger el tren cuando la gente empezó a chillar y a correr de un lado a otro. Desde su refugio vio cómo “dos hombres corrían y daban tajos a todo lo que podía. Me quedé helada”.

El Gobierno municipal asegura que se trata de “un ataque terrorista violento, premeditado y organizado, llevado a cabo por fuerzas separatistas de Xinjiang”. Por otro lado, Xi Jinping, el presidente chino, pide el máximo esfuerzo en la investigación del suceso.

Los antecedentes

El atentado pone de manifiesto el conflicto étnico histórico que vive la región. La etnia predominante en el oeste de China son uigures, mientras que la etnia mayoritaria en China son los han.  Los ciudadanos de esta zona sienten rechazo hacia el Gobierno chino, por considerar que reprime su cultura y religión y los discrimina frente a la etnia mayoritaria.  En esta región son comunes los estallidos de violencia y revueltas, impulsadas por los radicales uigures.

En octubre, una familia estrelló un coche contra una multitud de turistas que visitaban el retrato de Mao Zedong en la plaza de Tianmen. El gobierno regional atribuye a estos mismos radicales el atentado de Yunnan, dando importancia a la peligrosa crisis étnica que se agrava por momentos.

El incidente más grave ocurrió en 2009, al echarse a la calle grupos de uigures en Urumqui, capital de Xinjiang, acuchillando a miembros de la etnia han de forma masiva, llegando a morir más de 200 personas. Desde entonces, los episodios violentos son frecuentes.

Reforzando la seguridad

Días después del atentado, las fuerzas de seguridad se han doblado en Kunming, inundando la estación, el aeropuerto o los colegios. En pocos días, tendrá lugar la Asamblea Popular Nacional china y normalmente se aumentan las medidas de seguridad. Pero, este año, se ha redoblado debido al incidente de Kunming.

Los ciudadanos chinos sienten temor tras el atentado, pero, también, conmoción y rabia. Las redes sociales han favorecido a que se cree un clima de inseguridad.

 

Fuente de la imagen: AFP

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Actualmente en periodo de prácticas en el área web del diario económico Expansión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.