.
.

Crisis en Ucrania: reuniones frenéticas sin soluciones


Eduardo García Cancela – Madrid 07/03/2014

El miércoles coincidieron en Quai D’Orsay, Ministerio de Asuntos Exteriores francés en París, John Kerry, secretario de Estado de EE UU, Serguèi Lavrov, ministro ruso de Exteriores, Andrei Deshchytsia, su homólogo ucranio, Catherine Ashton, alta representante de la Unión Europea en materia de Exteriores y ministros de Alemania, Reino Unido y Francia. Sin embargo, pese a la insistencia de los occidentales, Lavrov abandonó el edificio sin verse con Deshchytsia, pues se negó a negociar con un gobierno “ilegítimo”.

Después de las reuniones con Kerry y varios ministros europeos, Lavrov anunció que Rusia y Estados Unidos se habían puesto de acuerdo para que el nuevo gobierno proeuropeo de Kiev establezca negociaciones de paz con el antiguo presidente Viktor Yanúkovich. Sin embargo, ni media hora después, Kerry negaba tajantemente esta resolución. “No existirá jamás un acuerdo sin una implicación directa del Gobierno ucraniano en las negociaciones”, indicó.

Además de en París, las conversaciones para la resolución del conflicto continuaron en Bruselas y Madrid. En la capital belga, la OTAN mantuvo conversaciones con dirigentes rusos. Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, anunció la suspensión de la primera misión militar conjunta con Rusia, así como de todas las reuniones militares o civiles con ese país.

En Madrid, Lavrov se reunión con su homólogo español, José Manuel García-Margallo, con Catherine Ashton, el rey Juan Carlos I y el presidente Mariano Rajoy. Allí, el ministro ruso aseguró que la salida a la crisis pasa por la aplicación del acuerdo que Yanukóvich alcanzó el 21 de febrero con la oposición, que preveía la formación de un Gobierno de unidad nacional, la reforma de la Constitución y el adelantamiento de las elecciones. “Lavrov ha prometido que en ningún caso se trata de buscar una anexión de Crimea o de otra parte de Ucrania, ni forzar un referéndum de autodeterminación que sería contrario a la Constitución ucraniana y a los tratados internacionales”, explicó Margallo en una reunión posterior en París.

Bruselas ofrece 11.000 millones de euros a Kiev

Mientras Europa relaja su postura sobre las sanciones a Rusia, Bruselas anunció el envió una ayuda financiera de 11.000 millones de euros a Kiev. Sin embargo, la oferta no es más de la mitad de lo que pedía Ucrania para evitar la quiebra. El objetivo es que la ayuda europea se complemente con los 1.000 millones de dólares que ha prometido EE UU y el préstamos que están negociando con el Fondo Monetario Internacional. Esta inyección supone un detrimento del vínculo económico entre Ucrania y Rusia, país que ya ofreció a Yanukóvich una cantidad similar mientras gobernaba pero que, con el desarrollo de los acontecimientos, solo llegó a desembolsar 3.000 millones de dólares.

“Es la primera vez en muchos años que tenemos la percepción de una amenaza real a la estabilidad y la paz global”, declaró José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, en busca del apoyo de los estados miembros y de los organismos internacionales. El plan que presenta Barroso consiste en asistir al país en su desarrollo económico, la reforma de la justicia y el respeto a los Derechos Humanos. Las ayudas están sometidas a ciertas condiciones, aunque Barroso matizó que si el país pacta un préstamo millonario con el FMI, la Comisión Europea lo consideraría garantía suficiente para sus propias ayudas y no exigiría nuevos requisitos. Así, Bruselas ha querido mostrar a Ucrania las ventajas de asociarse con Occidente. Si las nuevas autoridades de Kiev están dispuestas a retomar el acuerdo de asociación que rechazó Yanukóvich en noviembre, la Comisión aplicaría rápidamente las cláusulas de libre comercio con Ucrania.

Por otro lado, Washington sigue planificando las sanciones políticas y económicas para aislar a Rusia como represalia por la invasión de Crimea. El secretario de Defensa, Chuck Hagel, anunció el miércoles el refuerzo de la participación de EE UU en misiones de vigilancia aérea de la OTAN en Polonia y los países bálticos. Mientras, el jefe del Pentágono, instó a seguir con la vía diplomática que defiende el presidente Barack Obama.

Tensión continua en Crimea

El enviado especial del secretario general de la ONU a Crimea, Robert Serry, fue retenido por un grupo de hombres armados después de que una multitud exasperada rodeara el coche en el que viajaba, según informó un responsable del ministerio de Exteriores ucranio. Horas después, la ONU aseguró que el diplomático había sido puesto en libertad y Reuters confirmó que tuvo que abandonar la misión y salir de Crimea tras ser liberado.

En Madrid, Lavrov desmintió que las milicias rusas que ocupan las zonas estratégicas de la península de Crimea estuviesen bajo el mando de Moscú y dijo que no podían ordenar su retirada. Además, aseguró que los soldados de la base rusa en el mar Negro solo han tomado “medidas de alerta”. Sobre el altercado con el enviado de la ONU, dijo que la visita de una misión de observadores internacionales debe ser autorizada por el Gobierno autónomo de Crimea, ya que el gobierno de Kiev no tiene autoridad en esa zona del país, y que no se puede responsabilizar a Rusia de lo sucedido. La OSCE ha aprobado el envío a Ucrania de una misión de observación que había sido propuesta por Kiev, aunque aún no está claro si podrán visitar la península de Crimea.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró el martes que el uso de la fuerza es la última opción que baraja. Sin embargo, afirmó que utilizarían todos los medios disponibles para defender a la población rusa en Ucrania si la situación se desborda. A pesar de estas declaraciones, las autoridades ucranias denunciaron que las fuerzas navales rusas habían bloqueado el estrecho de Kerch, que une el mar Negro con el de Azov, y separa Crimea de Rusia. Además, el miércoles se supo que Rusia realizó una prueba balística con un misil intercontinental hacia un objetivo situado en Kazajistán.

 

Fuente de la imagen: www.tienphong.vn

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.