.
.

Se adelanta el referéndum para decidir el futuro de Crimea


Mario Toledo Ros – Madrid 07/03/2014

El referéndum previsto por parte de Crimea para el 30 de marzo, se ha vuelto a adelantar por tercera vez. Los dirigentes prorrusos de esta península quieren formar parte de la Federación Rusa lo antes posible y no han dudado en pedírselo este jueves 6 de febrero a Vladimir Putin. En una sesión extraordinaria convocada de urgencia, el Parlamento de Crimea ha planteado las dos preguntas del referéndum y han decidido adelantar el mismo al domingo 16 de marzo.

“¿Está usted por la unión de Crimea a Rusia con derechos de sujeto de la Federación Rusa?” y “¿Está usted por restablecer la validez de la Constitución de la República de Crimea de 1992 con el estatus de Crimea como parte de Ucrania?”. Estas dos preguntas marcarán el porvenir de Crimea el próximo 16 de marzo.

El referéndum, que en un principio estaba convocado para el 25 de mayo, ya se adelantó en un primer instante para el 30 de marzo. Fue el jueves 27 de febrero, pidiendo protección a Vladimir Putin contra los nuevo dirigentes de Kiev y planteando su incorporación a la Federación Rusa, cuando las autoridades prorrusas de Crimea solicitaron adelantar el referéndum a el próximo domingo 16 de marzo.

“El parlamento crimeo ha aprobado por unanimidad una moción que prevé la incorporación a Rusia, y ha pedido al presidente y al parlamento ruso que consideren esta petición”, ha declarado Grigoriy Loffe, miembro de la cámara Crimea, a France Presse. En el texto donde expresaron dicha idea, se mostraron a favor de “entrar en la Federación Rusa con los derechos de un sujeto de la Federación Rusa”.

La delicada situación de Crimea ha hecho que la propuesta por adelantar el referéndum haya sido aceptada en el Parlamento por 78 votos de los 86 presentes. La respuesta elegida y por tanto, la más votada, será considerada por el propio Parlamento como “la expresión de la voluntad popular directa de la población de Crimea”.

Por su parte, el viceprimer ministro de Crimea, Rustam Temirgaliyev, en declaraciones recogidas por la agencia Interfax Ucrania, señaló el día 6: “La decisión tomada por el Consejo Supremo de unir Crimea a Rusia tiene efecto en el momento en que se toma, es decir, a partir de este jueves”.

Además, ha añadido que “Rusia aceptará la oferta de Crimea” par formar parte “de la Federación Rusa” y ha asegurado que las empresas ucranianas establecidas en Crimea serán nacionalizadas y pasarán a ser “propiedad de la autonomía de Crimea”.

Es importante resaltar que la población, cerca de 2 millones de personas, se siente más cerca de Moscú que de Kiev, por lo que la llegada de los nuevos dirigentes puede ser visto como una amenaza para una población mayormente rusoparlante. Más concretamente, el 60% son rusos, el 26% ucranianos y el 12% tártaros. De hecho, las preguntas del referéndum se harán en estos tres idiomas.

Un referéndum que agrava la crisis

Las reacciones desde Estados Unidos no se han hecho esperar. Tras el anuncio del adelanto del referéndum, Barack Obama ha comparecido de manera imprevista el mismo día 6 afirmando que se trata de una violación al derecho internacional: “Cualquier discusión sobre el futuro de Ucrania debe incluir al legítimo gobierno de Ucrania”. “En el año 2014 estamos muy lejos de los días en los que las fronteras podían ser dibujadas por encima de las cabezas de los líderes democráticos”, añadió.

En la breve comparecencia en la Casa Blanca, Obama aseguró que Estados Unidos “se mantendrá firme” y “unido” frente a la crisis ucraniana: “”El mundo puede ver que Estados Unidos está unido con nuestros aliados y socios en la defensa del derecho internacional”.

La respuesta del actual presidente de Ucrania, Oleksander Turchínov, llegó horas después de la noticia afirmando que el referéndum es “una farsa y un delito organizado por los militares ruso”. En declaraciones a una televisión local, Turchínov ha anunciado que tienen como objetivo disolver la asamblea de Crimea para bloquear el referéndum.

El primer ministro de Ucrania, ha calificado de “ilegal” el referéndum convocado y ha advertido de que si su país se ve invadido, “responderá”: “Si el territorio de Ucrania se ve invadido por fuerzas extranjeras, el Gobierno y el Ejército ucranianos actuaremos de acuerdo con la Constitución y la legislación. Estamos preparados para proteger a nuestro país”.

Desde el bando ruso, el primer ministro, Dmitri Medvédev, ha comentado que están facilitando los trámites para que los ciudadanos de Crimea puedan obtener la nacionalidad rusa en tres meses: “Estamos tomando otra medida en esta dirección y discutiendo un borrador de ley federal para que los ciudadanos extranjeros o apátridas cuyos idioma materno sea el ruso, puedan obtener la ciudadanía”.

En definitiva, la crisis de Ucrania no cesa y el problema de Crimea tan sólo parece haber empezado. Putin ha abierto el que posiblemente sea e conflicto más importante de Europa en los últimos años. Estados Unidos, por su parte, va a anunciar un nuevo paquete de sanciones contra Moscú. Pero, sabiendo que en Crimea la mayoría de la población son prorrusos, ¿debería intervenir Estados Unidos? O, por lo contrario, ¿habría que dejar que los ciudadanos voten a qué país quieren pertenecer?

 

Fuente de la imagen: ep01.epimg.net

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue co-director del cortometraje 'Enarmonía', finalista en el XV Festival de Cortometrajes ADN y Community Manager del Proyecto de Cuentos infantiles CrocoOuch (www.crocoouch.com). Además, fue redactor en la revista 'Nuestra' y en el portal Actualidad Nebrija y locutor en el programa 'ñGamers' de Ágora Radio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.