.
.

El FMI anuncia una posible deflación en la eurozona


Iván Rosa – Bilbao 14/02/2014

El economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Olivier Blanchard, anuncia un riesgo de deflación en la eurozona. Los efectos de este fenómeno incluyen la bajada de precios y la caída de la demanda.

Actualmente, la inflación en la eurozona alcanza el 0,8 por ciento en el bloque, muy por debajo de la meta del Banco Central Europeo de poco menos del 2 por ciento.  Las recientes declaraciones de Olivier Blanchard se complementan con las del presidente del BCE, Mario Draghi, quién afirmó que mientras más tiempo se mantenga en esos niveles, más difícil será alcanzar el objetivo previsto.

Blanchard sostiene que la deflación en países como España y Portugal es una espada de doble filo. Sus declaraciones corresponden, por una parte, a la mejora de la competitividad y las exportaciones y, por otra,  al aumento de la tasa de interés real y el valor de la deuda. Todo ello llevaría a una reducción de la demanda interna. El riesgo que aparece implícito es el de una mayor fuerza del segundo efecto, generando una menor producción, y una mayor deflación.

Además, Blanchard avisa del peligro que suponen para la zona euro los periodos largos de inflación baja y apela a los bancos centrales a combatir las burbujas del mercado financiero. Sobre ellas, el economista jefe del FMI, apuesta por una intervención en caso de desviaciones de los valores medios a largo plazo. En este sentido, es preferible desacelerar un hipotético auge inmobiliario frente a la formación de una burbuja de este tipo.

Ventajas y desventajas de una deflación

Una deflación, o bajada prolongada de precios de bienes y servicios de un país, puede acarrear un círculo vicioso en economías como la española. A una bajada de precios del mercado, el sueldo real de los trabajadores aumenta, ensanchando así su capacidad adquisitiva.

Además, en este contexto, existiría la certeza de que el dinero valdría más en el futuro, creando un aumento del ahorro y, por lo tanto, disminuyendo aun más los precios de los bienes de consumo. También repercutiría en un aumento de la cantidad de dinero en bancos destinado a préstamos en forma de cuentas a plazo fijo. Así, al haber una gran oferta de dinero destinado para crédito el precio de los préstamos baja, es decir, también lo hace la tasa de interés.

Sin embargo, el mayor peligro que supone una deflación es la dificultad de salir de dicha situación, donde el ejemplo típico es el de la economía japonesa. Tras la caída de la demanda, las empresas ven reducidos los beneficios al reducir precios. Como consecuencia, las empresas ven la necesidad de recortar plantillas, engrosando así las filas del desempleo y, por tanto, acentuando el descenso de la demanda.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Administración y Dirección Empresas + Programa en Desarrollo Directivo en la Universidad de Deusto. Ha colaborado en editoriales y webs de economía y marketing.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.