.
.

2004 – 2014


Sergio Rupérez – Zaragoza 21/03/2014

El martes, 11 de Marzo de 2014, se cumplió el décimo aniversario del trágico atentado terrorista, el más sanguinario de la historia, que mató a 192 personas y que hirió a más de mil en la ciudad de Madrid. La jornada era, como es evidente, la más indicada para recordar la terrible barbarie, para no olvidar un acontecimiento que marcó para siempre la vida de los familiares de las víctimas y también, en un profundo sentimiento de solidaridad, la de millones de españoles. Un atentado que, además, nos concienció de un plumazo de la amenaza real del terrorismo islamista.

Si bien la ocasión merecía aquel fatídico día un obligado respeto por las victimas y la colaboración de todas las instituciones estatales, la cercanía con las elecciones nacionales hizo que la confusión inicial sobre la autoría del atentado desembocara en una miserable conspiración orquestada desde distintos ámbitos, tanto el político como periodístico.

José María Aznar, presidente del gobierno en aquel momento, visto lo inminente de los comicios, aprovechó los indicios primarios, y casi comprensibles, de que era la banda terrorista ETA la responsable, para levantar las sospechas de que existía, según él, «gente cercana» a la formación terrorista (individuos posiblemente relacionados con el PSOE o financiados por este, debido a la cercanía de las elecciones, y alentados por la emisora de radio Cadena Ser del grupo PRISA, empresa de comunicación que nunca gozó del beneplácito de Aznar) que querían acabar con su gobierno y cambiar el devenir del país.

Medios afines al Partido Popular como el diario El Mundo y la emisora de radio de la Conferencia Episcopal, Cope, sostuvieron durante años, y en algunos casos todavía sostienen, la trama cospiranoide en un alarde degradante de adulación. Pedro J. Ramirez, director del diario en aquel momento, y Federico Jiménez Losantos, locutor en dicha emisora, lanzaron, jaleados por los de su cuerda , durante los días posteriores, todo tipo de teorías acerca del atentado en las cuales culpaban directamente al PSOE del atentado y donde llegaban incluso a insultar y martirizar, a familiares de las víctimas, como Pilar Manjón, y a guardias civiles presentes en la coordinación del operativo posterior al atentado, un comportamiento persecutorio que se prolongó hasta nuestro días.

Para sostener sus teorías, los “periodistas” o más bien jaleadores, utilizaron todo tipo de artimañas para extender la conspiración lanzando todo tipo de calumnias, que acabaron por minar sentimentalmente a algunos de los que fueron blanco de sus improperios.

Ahora, 10 años después y con las pruebas asimiladas que desautorizan abiertamente esa conspiración, el daño ya está hecho. Los atentados de Madrid dejan entrever dos hechos que conviene poner sobre la mesa: uno, el más grave, muestra hasta qué punto puede llegar la desidia de algunas personas por conservar el poder (en el caso de los políticos) o llamar la atención y vender más periódicos (en el caso de los periodistas). Y otro, el más esperanzador, nos muestra el buen comportamiento general de los españoles apoyando a las víctimas, movilizándose en manifestaciones y pidiendo explicaciones a un gobierno, el de Aznar, que engaño vilmente a la ciudadanía.

El 11-M no solo fue un atentado, fue también el espejo que nos mostró lo que seguimos siendo pese a que nos duela: una sociedad divida. Y si, aunque parezca que no, la separación entre las dos Españas es aún muy candente. Pese a todo, las víctimas son y será siempre las verdaderas protagonistas de esta pesadilla. Ellas lo sufrieron más que nadie. Ellas perdieron la vida. Siempre las recordaremos. RIP.

 

Fuente de la imagen: vozpopuli.com

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.