.
.

Mafalda, “la nena”, cumple 50 años


Cristina Martín Franchy – Madrid 21/03/2014

Ya han pasado 50 años desde que Quino, Joaquín Salvador Lavado, comenzó a darle forma a la enigmática e inteligente niña llamada Mafalda. 

Mafalda nació por encargo de una agencia de publicidad. Quino, como René Magritte en su momento, comenzó explotar su creatividad en el ámbito publicitario, en concreto, con una marca de electrodomésticos que quería realizar publicidad subliminal. El nombre de Mafalda surgió de una manera muy casual. Quino se encontraba viendo la película ‘Dar la cara’ cuando se produjo el siguiente diálogo:

 

– ¡Qué linda nena! ¿Cómo se llama?

– Mafalda.

– ¡Tiene nombre de princesa!

 

El objetivo era crear una familia convencional, en la cual la madre estaba contenta con su nuevo aspirador, la niña jugaba a las casitas de muñecas y el padre trabajaba. Pero el humor crítico de Quino se hizo notar, por encima de lo subliminal de aquellos electrodomésticos que adornaban las tiras.

Durante mucho tiempo, dibujaba a Mafalda por encargo de la empresa, pero un día, un amigo suyo editor le preguntó si no dibujaba nada más. Quino le enseñó a “la nena” y éste le dio un puesto como dibujante semanal en un periódico local. En 1957, consiguió publicar regularmente en “Rico Tipo”, “Dr. Merengue” y “Tía Vicenta”. De aquí, consiguió avanzar hasta publicar en El Mundo en 1965.

Es en 1966 cuando se publicó el primer libro de Mafalda, de la mano de Jorge Álvarez Editor. La tirada se agotó, con 5.000 ejemplares en la calle, en menos de tres días. Mientras, continuó publicando en El Mundo de manera regular y un año después se publicó el segundo libro con el nombre ‘Así va la cosa, Mafalda’. Hasta ahora, Quino ha cambiado muchísimas veces de editorial, ha adquirido los derechos de la viñeta y ha publicado más de 20 libros de Mafalda.

Mafalda, la niña especial

En numerosas viñetas, Mafalda se encarga de observar y criticar el estilo de vida de los adultos. Su padre es visto por ella como un mero trabajador, cansado de la industria y perdido entre los demás “hombres con traje”, cuyo único consuelo es el dinero que trae a casa. Su madre, una ama de casa “incansable”, es dibujada por Quino siempre con ojeras y agotada. Mafalda le pregunta: “¿Mamá, cuando vas a empezar a vivir?” y ésta no encuentra respuesta. Olvidar las obligaciones adultas para darle más importancia a la vida, la naturaleza y los sentimientos de aquellos que están alrededor es, sin duda, una de las tantas lecciones que se pueden aprender de esta niña.

Susanita es el estereotipo contrario a Mafalda. “¿Contribuir con la humanidad? ¡NO! Yo lo único que tengo que hacer es perpetuar la especie”. Cuando Mafalda se aflige por ver a un pobre en la calle, Susanita la critica por preocuparse tanto por la gente que no le importa, mientras ella se reafirma diciendo que habría que dar techo y trabajo a toda la gente de la calle.

Todos los personajes con los que se topa Mafalda a lo largo de sus aventuras están ahí para darle lecciones o para que ella las dé y los lectores puedan asumirlas. La mayoría de ellas son bastante prácticas en este mundo de hoy, un mundo de hombres y mujeres mecanizados. Durante las conversaciones que tienen lugar en las tiras, se puede ver no solo la crítica social sino también la crítica política constante que “la nena” muestra, de forma muy prematura. Cabe resaltar la labor de Quino al reflejar tan bien una serie de ideas que van a sobrevivir al paso del tiempo y celebrar que ya haya perdurado 50 años.

Sin duda, Mafalda ha sido un referente de varias generaciones. Nuestros padres nos enseñaron las historias de esta niña y así conseguimos crear una mentalidad crítica desde muy pequeños. Como pasa con muchos otros libros como ‘El Principito’, Mafalda parece una historia creada para el disfrute de los niños, pero realmente es mucho más necesario para los adultos. Aún siendo una visión idealista y soñadora del mundo, es así como muchos de nosotros conseguimos sobrevivir en esta realidad “tan perra”, soñando e idealizando.

“¡He decidido enfrentar la realidad! Así que, apenas se ponga linda, me avisan eh”

 

Fuente de la imagen: topbooks

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )