.
.

Confirmado: el vuelo MH370 acabó en el océano Índico sur


Noemí Izquierdo – Madrid 28/03/2014

Gracias  a los datos de un satélite tailandés, las autoridades malasias han confirmado que el avión se precipitó en el océano Índico, al suroeste de la ciudad australiana de Perth. La compañía, Malaysian Ailines da por hecho que todas las personas a bordo del avión han muerto y aparecen imágenes de objetos en la zona de búsqueda que podrían ser restos del avión desaparecido.

Tailandia ha afirmado este jueves que uno de sus satélites ha detectado 300 objetos que podrían ser parte del avión desaparecido. Por otro lado, Francia facilitó el miércoles unas imágenes de satélite en las que se pueden apreciar 122 objetos en el sur del océano Índico, lugar en el que las autoridades apuntan que cayó el Boeing 777. Hishammuddin Hussein, ministro de defensa malasio, ha declarado que las imágenes se captaron el 23 de marzo y son propiedad de Airbus Defence & Space. También ha dado detalles acerca de los objetos, localizados al suroeste de la ciudad australiana de Perth, “algunos tienen hasta 23 metros de longitud y otros brillan y flotan”.

El lunes las autoridades malasias anunciaron que el vuelo MH370 se estrelló en el océano Índico, aceptando que no habría ningún superviviente. Falta por conocer las circunstancias en las que el avión tuvo el accidente, sobre lo que las autoridades malasias siguen pensando que alguien desconectó las comunicaciones y lo desvío con intenciones criminales. El primer ministro de Malasia, Najib Razak, aseguró en una breve aparición que el último rastro del avión fue en medio del océano Índico, al oeste de Perth. “Es un lugar remoto. Lejos de cualquier posible pista de aterrizaje. Por tanto, desgraciadamente, debo informales de que, según estos nuevos datos, el vuelo MH370 acabó en el Índico sur”.

A esta conclusión han llegado los expertos tras un exhaustivo análisis de los datos del satélite británico Inmarsat, que intercambiaba señales con el avión hasta quedarse sin combustible, momento en el que se desplomó hacia el mar. Estados Unidos también coopera con Malasia para verificar los datos de este satélite.

La búsqueda está siendo interrumpida constantemente por causas meteorológicas y los equipos trabajan a contrarreloj ya que juegan en desventaja. La cajas negras de los aviones sólo tienen energía para 30 días, por lo que esperan encontrar las del Boeing 777 antes de que se acabe el plazo.

El equipo de búsqueda está formado por 12 aviones, siete de las aeronaves son militares y cinco civiles. Los países implicados son Nueva Zelanda, Japón, China, Australia, Estados Unidos y Corea del Sur. Además, un rompehielos chino, el Xuelong, se ha incorporado y esperan unirse en las próximas horas tres barcos de guerra para ayudar al buque de guerra australiano, ya operativo, HMAS Success. Estados Unidos enviará un dron submarino a Australia y un sistema de detención de las señales de la caja negra. El equipo se divide en tres áreas que alcanzan, en total, los 80.000 metros cuadrados, según informa la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana.

Ningún superviviente

Malaysia Airlines, la compañía a cargo del vuelo, comunicó, antes que el primer ministro malasio, la noticia a los familiares de las víctimas. En un comunicado emitido se leía: “La compañía lamenta profundamente decir que tenemos que asumir que el MH370 acabó en el océano Índico sur”. En él, la compañía prometía a las víctimas el traslado a la zona de búsqueda, cuando las autoridades lo permitan, y explicó que los familiares se enteraron en persona o por teléfono y los SMS solo fueron adicionales.

Numerosos familiares y amigos se manifestaron el martes en la embajada de malasia en Pekín para denunciar la falta de información y ocultación de datos por parte de las autoridades malasias. Como muestra de apoyo Pekín ha designado un enviado especial en Kuala Lumpur y ha exigido al gobierno malasio que esclarezca el caso y exponga cómo ha llegado a la conclusión de que el aparato se estrelló en el océano.

Aunque han sido detectados numerosos posibles objetos, ninguno ha sido confirmado como parte del vuelo MH370. El área de búsqueda ha sido reducida a 1,61 kilómetros cuadrados, gracias a la información aportada por los satélites. El hallazgo de algún resto o la aparición de la caja negra del Boeing 777 ayudarían a resolver este misterioso caso que parece que va viendo la luz.

 

Fuente de la imagen: Ap

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Actualmente en periodo de prácticas en el área web del diario económico Expansión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.