.
.

Obama critica la estrategia de la UE ante la crisis de Ucrania


Eduardo García Cancela – Madrid 28/03/2014

El viaje de Barack Obama por Europa ha dejado muchos titulares sobre la estrategia que tomará la OTAN en el conflicto ucranio. Asimismo, el mandatario ha criticado el programa de defensa y la dependencia energética de la Unión Europea, lo que ha suscitado distintas opiniones en la prensa internacional. Además, el Fondo Monetario Internacional anunció el jueves un principio de acuerdo para entregar de 10.000 a 13.000 millones de euros a Kiev. Mientras, Rusia sufre la incertidumbre en su mercado.

El miércoles, Obama instó a aumentar la presencia militar de la organización militar en los países más “vulnerables” a un ataque ruso. Además, el presidente norteamericano aprovechó para reprochar a sus socios europeos su estrategia de defensa, sobre todo en términos de gasto militar. “Es preocupante el bajo nivel del gasto en defensa de algunos países de la OTAN. La crisis ucrania nos recuerda que la libertad tiene un precio”, aseguró el mandatario. “Tenemos que estar dispuestos a pagar por las fuerzas y el entrenamiento necesario para tener una OTAN creíble. Eso no puede ser solamente un ejercicio de Reino Unido y de EE UU”, espetó.

El secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen contestó rápidamente a Obama asegurando “medidas adicionales para reforzar la defensa colectiva”. Entre ellas, Rasmussen habló de planes de defensa “actualizados y más desarrollados” en la zona de tensión. Los países que recibirán estos “refuerzos” son Polonia, los países bálticos y Rumanía, no Ucrania, que está fuera de la Alianza Atlántica.

Este nuevo plan ya se puso en marcha hace dos semanas, cuando la organización militar envió aviones de vigilancia AWACS a las fronteras polaca y rumana con Ucrania. Además, EE UU, individualmente, envió a Varsovia 12 aviones de combate F-16. La nueva estrategia consiste, por tanto, en acciones de disuasión, que ya realiza la OTAN periódicamente, pero que ha intensificado ante la “amenaza rusa”, que ha calificado como “la mayor desde la caída del Muro de Berlín”.

Obama también se refirió en varias ocasiones a la debilidad energética de la UE, que implica la dependencia de algunos estados europeos con Rusia. “La Unión debe examinar sus propias fuentes de energía además de ver cómo Estados Unidos le puede suministrar gas. Europa debe acelerar su independencia energética”, advirtió. Además, instó a Bruselas a olvidarse de sus reticencias para firmar el acuerdo comercial transatlántico con EE UU, ya que Obama aseguró que el gas estará disponible una vez se firme dicho acuerdo.

Sin embargo, en Bruselas también hubo lugar para la distensión entre EE UU y la Unión Europea, que anunciaron nuevas sanciones coordinadas contra Rusia y se mostraron dispuestos a estrechar lazos económicos, comerciales e intensificar los vínculos militares. El presidente norteamericano también aprovechó para despejar dudas sobre un conflicto armado directo: “Ni EE UU ni Europa tienen interés por controlar Ucrania. No nos adentramos en ninguna nueva guerra fría. Estamos interesados en una Rusia fuerte, pero eso no significa que pueda pisotear a sus vecinos”.

La prensa más imparcial

Pese a las anteriores declaraciones de Barack Obama, si parece haber resurgido la chispa de la Guerra Fría entre los medios de comunicación, tanto occidentales como rusos. Esta semana hemos podido ver varios titulares destacables en Russia Today, el principal medio ruso internacional. Algunos rezaban lo siguiente: ‘Obama dice: “las grandes naciones no pueden simplemente acosar a las pequeñas”. Esperen… qué?’ o ‘Con amigos como Washington, Bruselas no necesita enemigos’.

También cabe destacar el artículo de opinión redactado por Jason Pack y Brendan Simms, publicado el jueves en The New York Times, en el que se pueden leer las siguientes reflexiones:

  • Putin le ha hecho un gran favor a la Unión Europea. Su oportunismo ha expuesto la deslumbrante falta de coherencia de las instituciones, fronteras y políticas europeas”.

 

  • “Si hoy los países del euro no se unen para enfrentarse a la amenaza de Rusia, Europa cesará como jugador en el escenario internacional. Sumida en la deuda, la Unión se divide entre la prosperidad del Norte y el desempleo del Sur, un fracaso que equivale a un vacío de poder, invitando a la agresión en sus fronteras“.

 

  • “Rusia debe ver las consecuencias de hacer caso omiso a la ley internacional. Por desgracia, la historia reciente muestra que Europa es incapaz de dirigir incluso pequeños enfrentamientos militares por sí misma”.

Paquete de ayudas del FMI a Kiev

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció este jueves un principio de acuerdo con Ucrania para la entrega de fondos por un valor de entre 10.000 y 13.000 millones de euros, a cambio de un programa de reformas económicas y ajustes fiscales. Según el organismo, las ayudas se elevarán hasta los 19.500 millones de euros con la aportación de otras instituciones internacionales.

Para tener acceso a dichas ayudas, Kiev tendría que subir alrededor de un 50% el precio del gas. Estos ingresos rescatarían la economía ucrania, que acumula un déficit que superará el 10% a lo largo de 2014.

Primeros síntomas económicos de las sanciones a Rusia

La economía rusa, aunque en mejor estado que la ucrania, ha mostrado las primeras consecuencias del aislamiento internacional que se ha impuesto sobre el país. La incertidumbre en el mercado ha provocado la huida de capitales. El Banco Mundial advirtió que el país se enfrenta a una pérdida de 108.700 millones de euros, aproximadamente.

Por el momento, el Gobierno ha reconocido un aumento de las pérdidas durante el primer trimestre del año, cifradas en 70.000 millones de dólares, más que en todo 2013 (63.000 millones).

La economía europea es 15 veces más potente que la rusa. Además, la UE tiene 3,5 veces la población de Rusia y gasta, pese a las quejas de Obama, 10 veces más en Defensa. ¿Cómo puede seguir desafiando Moscú, tan abiertamente, a la UE con estas cifras?

La fragmentación europea es la respuesta. El potencial de una Europa unida dejaría sin posibilidades de éxito a Putin. Hasta que esto ocurra, veamos hasta donde llega Rusia.

 

Fuente de la imagen: AFP

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.