.
.

Ryanair vuela hacia la normalidad


Iván Rosa – Bilbao 28/03/2014

El presidente, Michael O`Leary, admite que la compañía irlandesa está normalizando las políticas estrictas que le han caracterizado hasta ahora. El cambio más significativo ha sido el reciente paso de 1 a 2 bultos de mano por pasajero.

Todo es estrategia. Una vez conseguido el posicionamiento de “la aerolínea más barata”, la controvertida low-cost ha decidido avanzar hacia un modelo más tradicional, ante la inminente competencia, entre otros, de Vueling, Easyjet, Iberia Exprés o Pegasus.

Durante más de dos décadas, Ryanair basó su exitoso modelo en la puntualidad y las tarifas baratas, acompañado por una estricta política de costes en cuanto a personal, tiempo de estancia en aeropuertos, y elección de bases periféricas. Además, la compañía irlandesa venía trasladando una gran cantidad de costes de facturación al pasajero, algunos catalogados como abusivos.

Sin embargo, y tras exprimir este modelo, la feroz competencia del mercado y las distintas sentencias judiciales acumuladas han provocado un giro rotundo en la estrategia de la empresa.

Las nuevas políticas estratégicas incluyen el salto a aeropuertos principales y la inclusión de nuevas bases de operaciones. Junto a ello, el servicio final al cliente está en visos de mejora, tras la reducción de la venta a bordo y la minimización de anuncios durante algunos periodos específicos del día.

Esta nueva forma de entender el  servicio también incluye un sistema para reservas de grupos y viajes corporativos, destinado a colegios, clubes deportivos y otras organizaciones. Para captar a pasajeros de negocios, la compañía irlandesa va a lanzar algunos servicios de pago destinados a clientes business, como billetes flexibles, asientos reservados y un servicio de acceso rápido en algunos aeropuertos.

Los controvertidos anuncios de la compañía

Ryanair ha sido estudiado a lo largo de los últimos años por ser protagonista de una serie de polémicos anuncios. Entre ellos, lanzamiento de asientos para pasajeros que vayan de pie, o, recientemente, la apertura de una hipotética ruta a Estados Unidos por billetes a menos de 15 euros.

La estrategia de comunicación viral de la compañía ha funcionado a la perfección, posicionando a la compañía “en la que todo es posible” en la mente de los consumidores de forma periódica. Evidentemente, el incumplimiento de estas promociones se ha visto compensado por los bajos precios. Pero, una vez finalizadas las subvenciones y la distancia frente a un número reducido de low-costs, Ryanair ha dicho basta.  Al menos, eso creemos.

 

Fuente de la imagen: “Noticias logística y transporte”

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 4º de Administración y Dirección Empresas + Programa en Desarrollo Directivo en la Universidad de Deusto. Ha colaborado en editoriales y webs de economía y marketing.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.