.
.

Muere Adolfo Suárez, el hilo conductor de la democracia española


Cristina Martín Franchy – Madrid 28/03/2014

El domingo 23 de marzo murió el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez. Queremos hacer un recorrido por la figura de uno de los precursores de la democracia española, que fue tan odiado como querido por el pueblo español.

“No he tenido apego a ningún cambio político, nunca”. Es así como se presenta Suárez, totalmente sincero. Habló de su puesto de presidente del Gobierno años después a una entrevista de TVE, en la que se dejó ver que su indudable labor política ha estado marcada por vaivenes, por odio y rencores desde ciertos sectores económicos, sociales y compañeros de profesión, pero también por un gran afecto a su figura como conductor de la democracia.

Nace en 1932 y vive, de niño, la Guerra Civil Española, hecho que le marcará de por vida. Su visión política está fuertemente condicionada por el horror de la guerra que dice vivió cuando era pequeño. “Estaba seguro de que había que llevar a cabo un cambio, pero no con violencia. Quedé horrorizado por la Guerra Civil, que viví en mi infancia. Vi cómo miembros de mi propia familia se enfrentaban entre sí.” Su familia nunca estuvo de acuerdo con que su hijo comenzara a relacionarse con falangistas y miembros del Opus Dei ligados a la dictadura franquista. Suárez tampoco fue buen estudiante. Superó la carrera de derecho con dificultades en la Universidad de Salamanca, pero siempre fue una persona con gran carisma. La clave de su ascenso político fue Fernando Herrero Tejedor, nombrado gobernador civil y provincial en Ávila, quien le presentó a las altas esferas políticas del momento y lo trató como si fuera su mecenas. Después de entablar relaciones con el líder falangista, es en 1969 cuando consigue el puesto de director general de RTVE, cargo en el cual permanece hasta el 73.

Y entonces muere Franco. “La convicción de que el cambio era imprescindible la tuve desde muy pronto.” Seguramente fue esto lo que Suárez tenía en mente al entrar en el primer gabinete de Arias Navarro como Ministro y Secretario General del Movimiento.

En la carrera de Suárez, las relaciones personales han jugado un papel muy importante. Cuando asciende al Gabinete de Arias Navarro en 1975 comienza a relacionarse con la élite política. Conoce al entonces príncipe y actual rey de España: “cuando empecé a comunicarme con el príncipe encontré un hombre que tenía una formación en la cual estaba implícita que el futuro de España debía ser democrático.” Este encuentro ha sido, quizás, uno de los más significativos para el futuro y avance de España. El hombre que iba a tener el poder después de Franco se encuentra con el hombre que, desde su niñez, está convencido del cambio que tenía que surgir en España y la democracia era el camino.

Es elegido por el rey como presidente en 1976, pero siempre quiso pasar por las urnas. “Yo era un presidente acorde a la ley vigente, pero la legitimidad solo me la podían otorgar las urnas.” Así que en el 77 es elegido democráticamente, como deseaba. En el transcurso de un año empieza a desarrollar los cambios que creyeron convenientes, entre los que se encontraba la legalización de partidos políticos para la instauración de la esperada democracia. El paso más complicado fue la legalización del Partido Comunista, entonces dirigido por Santiago Carrillo. De este, comenta que no fueron pactos fáciles, pero le convenció el hecho de que Carrillo confiara en él. “Empiece usted por legalizarme. ¿Por qué tengo yo que confiar en usted, asumir la bandera, la monarquía… y usted no puede confiar en mi?” Y fue así, después de muchas revueltas cayó en la conclusión de que los dos deseaban lo mismo, aún encontrándose en “las antípodas del pensamiento político.” 

Suárez peleó por encontrar el concenso entre todas las fuerzas políticas y una de ellas era la militar. En el momento de la legalización del partido Comunista, muchas personas del mismo gobierno le retiraron la palabra, pero él mantuvo la convicción de juzgar por lo que se quería conseguir y no por lo que se había hecho. Era evidente que estaba en el punto de mira de asociaciones como ETA o de los mismos grupos militares que seguían respaldando el régimen franquista. Suárez siempre se sintió amenazado por las posibles represalias, pero asumió el riesgo. Fue así como transcurrió su papel en la instauración de la democracia, de forma valiente y evitando las ansias de venganza de ciertos sectores. “¿Por qué no dejamos que el pueblo decida? Creo que la ausencia de ansias de venganza fue la clave. Igual que legalicé el partido comunista, no permití que se persiguiera al régimen anterior.”

Suárez fue un niño de la guerra, y, como la generación de niños que la vivieron, deseaba por encima de todo que no volviera a suceder. Con total sinceridad reconocería años después que pesaba más su trauma de cuando era niño que la responsabilidad del cargo que tenía. Y es que a veces es necesario, hasta para un Presidente del Gobierno, tener en cuenta lo que se siente cuando estás en el otro bando, cuando eres la clase débil. Muchos de nuestros políticos deberían recordar esto: no se encuentran en un puesto superior con el poder de todo un país entre las manos, se encuentran guiando y decidiendo por personas. Por último, unas palabras que pronunció en una entrevista y fueron vetadas por “ser demasiado sinceras”. Quizás deberíamos aprender la lección de humildad y honestidad que Suárez no has legado con el transcurso de su vida.

Un político no puede ser un hombre frío. Su primera obligación es no convertirse en un autómata. Tiene que recordar que cada una de sus decisiones afecta a seres humanos. A unos beneficia y a otros perjudica. Y debe recordar siempre a los perjudicados… Gracias a Dios, yo no lo he olvidado nunca. Pero se sufre porque no puedes tomar decisiones satisfactorias a corto plazo para todos los españoles. Aunque esperas que sean positivas en el futuro y asumes el riesgo… Hay personas que no ven a los gobernados uno a uno… Yo los sigo viendo. ¡Les veo hasta las caras!”.

 

Fuente de la imagen: www.huffingtonpost.es

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.