.
.

Chile sufre las réplicas de un terremoto de 8,3 grados en la escala de Richter


Eduardo García Cancela – Madrid 04/04/2014

Un terremoto sacudió el martes 1 de abril el norte de Chile causando seis víctimas mortales y diversos daños materiales. El seísmo alcanzó una magnitud de 8,3 grados en la escala de Richter e hizo activar la alerta por tsunami en todo el litoral chileno. Las réplicas continúan sucediéndose en la región, alcanzando magnitudes de hasta 7,6 grados. Expertos advierten que se espera un seísmo considerablemente mayor en la zona en un futuro cercano.

Las regiones de Arica y Tarapacá, al norte de Chile, sufrieron la noche del martes un terremoto de 8,3 grados en la escala de Richter. Las infraestructuras de la zona afectada, por lo general, aguantaron el temblor, aunque hubo daños materiales en carreteras y varias localidades que quedaron incomunicadas de las ciudades. De Iquique, capital de la región de Tarapacá y una de las urbes más afectas, eran los seis fallecidos, de los cuáles la mitad murió a causa de infartos. Además, según confirmó el ministro de Interior chileno, Rodrigo Peñalillo, se produjo la fuga de más de 300 mujeres de la cárcel de la ciudad, que aprovecharon el terremoto para escapar.

Ante el temor de un maremoto, la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI) declaró la alerta de tsunami y ordenó la evacuación de 972.000 personas de toda la costa chilena. La evacuación transcurrió con normalidad y solo cabría destacar un atasco de tráfico en la ciudad de Antofagasta causado por algunas familias que huyeron en sus coches. En el resto del país, pese a los cortes de electricidad y los nervios propios de estas situaciones, la población consiguió refugiarse en zonas de mayor altura con relativo orden.

La alerta de tsunami estuvo vigente hasta seis horas después del terremoto, en las que se dieron pequeñas embestidas marítimas que no causaron daños importantes: inundaciones de calles y destrucción de pequeñas embarcaciones en los puertos más cercanos al epicentro, como el de Iquique.

Las consecuencias más aparentes del seísmo se produjeron en las comunicaciones, que fallaron durante los primeros minutos, y en los servicios básicos. La luz y el agua potable no se restablecieron hasta pasada la tarde del miércoles en algunos puntos del norte del país.

Bachelet decreta el “estado de catástrofe”

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, declaró el “estado de catástrofe” en las zonas afectadas, cinco horas después del terremoto. Esta medida autorizó a las Fuerzas Armadas a tomar el control de la situación. La mandataria viajó a la ciudad de Iquique y a Arica para evaluar personalmente la situación.

Así, Bachelet evitó que se repitieran los episodios de saqueos que tuvieron lugar durante el terremoto de 8,8 grados en febrero de 2010, que en Chile se conoce como el 27-F, y que provocó la muerte de 524 personas.

Es precisamente con el terremoto de hace cuatro años con el que se está comparando la actuación del gobierno y las autoridades. En 2010 no se activó la alerta por tsunami, pese a que el seísmo fue hasta 14 veces más intenso que el de este martes, y 181 personas murieron a causa del maremoto.

Fuente de imagen: El País

Fuertes réplicas reactivan la alerta por tsunami

Antes de la medianoche del miércoles se produjo una fuerte réplica de 7,6 grados que hizo que se volviera a activar la alarma de tsunami y se dictara la evacuación del litoral chileno. La alarma se levantó unas horas después sin registrarse daños materiales o personales. También en Perú se sintió el temblor y hubo evacuaciones, aunque también sin daños.

Sin embargo, parece que no ha pasado lo peor. El jueves, expertos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) avisó de que el terremoto del martes, pese a ser de gran magnitud, no era el esperado para esta zona. Mark Simons, profesor de este organismo, dijo que en un futuro cercano, “puede ser mañana o dentro de 50 años”, ocurrirá un movimiento de 8,8 u 8,9 grados en la escala de Richter.

 

Fuente de la imagen principal: aportenews.com

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.