.
.

¿Habrá una final de Champions española?


Santy Pérez Payá – Madrid 11/04/2014

Ya concluidos los cuartos de final de la UEFA Champions League, Atlético de Madrid, Chelsea, Bayern de Múnich y Real Madrid lucharán entre ellos para la ansiada final de Lisboa. La otra cara de la moneda la protagonizan el Barça, el Borussia Dortmund, el Machester United y el PSG, que han perdido en una eliminatoria muy intensa que no ha dejado a nadie indiferente.

El Madrid se medía frente al Dortmund y se produjo un duelo en el que cada equipo supo demostrar a su afición que están entre los mejores de Europa. Los merengues querían vengarse de la eliminación del año pasado y en el Bernabéu hicieron un partido perfecto. Contundentes atrás, sin dejar espacios, y agresivos a la hora de atacar. Modric, Bale y Benzema se conjugaron a la perfección y el equipo logró un 3-0. Un resultado muy cómodo que les dejaba con pie y medio en semis.

Pero en cualquier deporte, y más aún en el fútbol, nadie puede permitirse infravalorar al rival. Y a la vuelta, en Alemania, salieron confiados a pasearse en el campo. Klopp, junto a su plantilla, se inflaron de valor y salieron a remontar la eliminatoria. Querían conseguir lo nunca visto en el campeonato: darle la vuelta a un 3-0. Los visitantes veían como los alemanes jugaban con ellos, cada pase al hueco, cada regate, cada centro al aérea era ocasión de peligro y, antes de finalizar la primera parte, Reus anotó dos tantos dejando muchísimas opciones de remontada en el Signal Iduna Park. 80.000 gargantas animaban en la segunda parte soñando con la gran hazaña. Un tiro al poste y dos grandes paradas de Iker fueron los momentos de mayor tensión. Finalmente, el encuentro concluyó con un 2-0 y aunque tocaba aplaudir a los alemanes, el Real Madrid había logrado su venganza.

Bayern – Manchester

Los de Guardiola son actualmente los reyes de Europa y este año les toca defender el título. El azar les puso al Manchester United en el camino. Los ingleses eran, supuestamente, el equipo más débil de la edición pero estuvieron a la altura. Muchos parecían convencidos de la victoria fácil alemana pero todos los rivales son difíciles. Los Red Devils mostraron valor y encararon con casta y orgullo a los “münchens”. La ida en Old Trafford se quedó en un 1-1 que dejaba abierta cualquier posibilidad y en la vuelta, para sorpresa de todos los ingleses se adelantaban en el marcador. Pero Mandzukic despertó en seguida para volver a igualar el partido y Robben se encargó de rematar el enfrentamiento. 3-1, lo esperado.

Chelsea – PSG

Mourinho maneja a la perfección la Champions League y su equipo era el favorito. Visitaron el Parque de los príncipes con la idea de anotar un tanto. Ese era el objetivo y se cumplió. Pero se produjo lo inesperado en la pizarra de Mou. Con un 2-1 a favor de los de Blanc, en el último minuto Pastore atravesó la red de los “blues”. Un 3-1 que dejaba muy encarrilada la eliminatoria. A la vuelta, los londinenses jugaban en casa y confiaban en lograr el pase a semis. Y así fue, un partido emocionante, con disparos a los palos, ocasiones en ambos lados y se acercaba el final y el luminoso marcaba el 1-0. Ya a la desesperada, con balones arriba y centros espontáneos, Demba Ba tocó el balón con su pierna después de un rechace y lo encajó en la meta. Fue este 2-0 en el minuto 87 de partido lo que hizo que el Chelsea se clasificara. Objetivo cumplido, Mou.

Barça – Atlético

El encuentro español, el que no queríamos ver, empezó en Barcelona. Los catalanes eran favoritos por nombre, experiencia en la competición y por la plantilla. Pero no es casualidad que el Atlético de Madrid encabece la Liga BBVA y plantearon un partido muy físico en el Camp Nou. El Barça se exigía a sí mismo la victoria local y los del “Cholo” aguantaban atrás, siendo agresivos y cerrando huecos, aprovechando las ocasiones arriba y centrándose atrás. De repente, un espectacular golpeo de Diego Ribas se colaba por la escuadra de Pinto y la euforia colchonera explotaba a la vez que se manifestaba la desesperación azulgrana. Las principales opciones de ataque del Barça pasaban por las botas de Iniesta y Neymar. Y como el que la sigue la consigue, el brasileño empató el partido. Todas las opciones se quedaban abiertas para el Calderón.

Al comienzo de la vuelta de cuartos de final, la afición colchonera supuso el mejor ejemplo de cómo deben de ser los aficionados de un club. Con el “todos a una” animaban sin cesar a su equipo, el Barça se enfrentaba a 12. Los rojiblancos sabían que los primeros veinte minutos serían claves para hacer daño y salieron a presionar muy arriba, sin dejar respirar a los del “Tata”. Recuperando balones y creando mucho peligro, en el minuto 5 se adelantaban con un gol de Koke que fue seguido de tres ocasiones clarísimas para sentenciar la eliminatoria (3 palos). Parecía que bajaban el ritmo y que los catalanes despertaban pero una férrea defensa impedía casi cualquier acción de peligro. 40 años después, el Atlético de Madrid se vuelve a clasificar para unas semifinales de Champions y después de la temporada que están haciendo, merecen levantar el trofeo en Lisboa. El fútbol les debe una y puede que sea esta.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.