.
.

¿La caja tonta?


Silvia Álamo – Madrid 11/04/2014

“La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de nuestro sistema cultural”. Esta frase la pronunció el guionista y director de cine Federico Fellini hace más de veinte años. ¡Veinte! Si Fellini levantara la cabeza, volvería a morirse, porque lejos de luchar por algo mejor, hemos dado la batalla por perdida.

Para que sea posible la existencia de una televisión con contenido de calidad, es necesario llevar a cabo la función social de los medios: informar, formar y entretener. ¡Quién lo diría! En la actualidad, la programación de la mayoría de las cadenas españolas, banaliza los contenidos con la única intención de aumentar la audiencia, son tener en cuenta la citada función social, aumentando la diversión y eliminando por completo la tercera función. Esto es como hacer una tortilla de patata pero con huevos. Muchos huevos.

Como toda empresa, la función es buscar beneficios. Aquí es cuando destapo la realidad de que, a lo mejor, “la caja tonta” no lo es tanto. En la televisión se ha perdido todo escrúpulo a la hora de conseguirlos, y la audiencia, siempre silenciosa y común, acepta todo lo que se le ponga por delante en este medio.

Me voy a centrar ahora en analizar brevemente la cadena de televisión más vista en nuestro país. Estoy segura de que la mayoría ya sabe que se trata de Telecinco. Esta cadena volvió a ser líder en el mes de marzo con una cuota de pantalla del 15,9%, casi dos puntos por encima de Antena 3, (14,1%) y a más de cinco de Televisión Española (9,7%). Sus series no son del todo malas, y enganchan. Pasapalabra es hasta cultural, ¡ojo!, el talent show de La Voz Kids entretiene tanto a jóvenes y mayores, y sus informativos, también los más vistos de las cadenas privadas, son de lo más breve que se ofrece en televisión. Su director se ha debido agarrar a la frase de Baltasar Garcián, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Y dentro de lo que ofrece la cadena, es lo mejor.

Pero ahora hay que hablar del polo opuesto. Lo más largo, y para mí, también lo peor. El término “tele basura” empieza a quedarse corto cuando enciendes la televisión a las cuatro de la tarde y pones Telecinco.
Sálvame es una pantomima diaria, una realidad que contiene más ficción que Hospital Central y Tierra de lobos juntas. Hay que inventar un concepto nuevo para denominar este tipo de programas, que son tan odiados como seguidos, o simplemente colocar un rótulo en el lateral de la pantalla que diga que cualquier parecido de la realidad es pura coincidencia. Está en nuestras manos cambiar estos datos. Les confesaré cómo: cojan el mando y cambien de canal.

 

Fuente de la imagen: blogspot

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.