.
.

Texas ejecuta a dos presos en una semana: ¿Crimen o justicia?


Mario Toledo Ros – Madrid 11/04/2014

“Lo siento por lo que hice”. Tras estas palabras, el mexicano Ramiro Hernández Llanas era ejecutado el miércoles 9 de abril en Texas con una inyección letal. El Gobierno Mexicano ha intentado evitar la muerte de Ramiro Hernández que fue condenado a la pena capital por matar a un profesor y violar a la mujer de éste hace 17 años. Días antes también se le aplicaba este método a Tommy Lynn Sells. Ahora, la polémica sobre la pena de muerte se reaviva.

Huntsville, en Texas, ha sido el lugar de dos ejecuciones en esta última semana. Primero fue Tommy Lynn Sells, sentenciado a pena de muerte en el año 2001 tras quitarle la vida a una menor de 13 años e intentar asesinar a otra de 10. El segundo en recibir la inyección letal ha sido el mexicano Ramiro Hernández Llanas el miércoles 9 de abril.

“Gracias Dios, estoy yendo contigo”. De esta manera se despedía Ramiro Hernández de su familia y de su vida. “Lo siento por lo que hice. Sepan que he sido feliz hasta el final. A la familia de mi patrón, los amo”, añadió. El mexicano fue arrestado en 1997 años tras ser acusado del asesinato del profesor de la Universidad de Baylor Glen Ernst Lich y la violación de su esposa Lera. El reo recibió la inyección letal a las 18:17 y falleció 11 minutos después.

La abogada de Ramiro Hernández, Sheri Johnson, alegó que éste tenía una discapacidad mental, algo que en un principio fue comprobado por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México pero negado por otros psiquiatras. De hecho, Johnson llegó a afirmar que la evaluación psiquiátrica no fue profesional y estuvo basada en el racismo contra los mexicanos: “No se reunieron con él, no hablaron con su familia, el doctor ni siquiera sabía hablar español”, afirmó.

Poco antes de la ejecución, varias personas pertenecientes al movimiento Texas  Death Penalty Abolition Movement, se citaron en la Prisión de Huntsville para mostrar su desacuerdo con la pena de muerte.  “Esta ejecución es ilegal e inmoral, no podemos decidir quién vive y quien no”, denunciaba la activista Gloria Rubac.

Desde que en 1976 se autorizara la pena de muerte en Estados Unidos, más de 1300 presos han sido ejecutados. En comparación al año pasado, Texas ha aumentado un 34% sus ejecuciones.

EEUU Pena Muerte

Pena de muerte en EEUU en 2013. Fuente: www.eleconomista.com

El caso de Ramiro Hernández ha reavivado la polémica sobre la pena de muerte que, aunque cada vez son menos los países que la permiten, los casos siguen creciendo. De hecho, según datos de  Amnistía Internacional, de 2012 a 2013 se pasaron de 682 ejecuciones en el mundo a 778.

China, el país donde los datos sobre la pena de muerte son secreto de Estado

China es el país que más preocupa a las ONG’s como Amnistía Internacional. Y es que a pesar de no tener datos oficiales, se estima que el país asiático ha ejecutado a más personas que el resto de los países del mundo juntos.

Ante el informe presentado por Amnistía Internacional, el portavoz de Asuntos Exteriores, Hong Lei, defendió y justificó la utilización de la pena de muerte: “Estas organizaciones siempre tienen opiniones sesgadas contra China. Que un país mantenga o no la condena a muerte responde a su tradición cultural y a sus condiciones específicas. China sigue manteniendo esta condena, debido a la tradición china, legal y cultural”.

Además, el portavoz chino añadió que se pretende “controlar de manera estricta y prudente el uso de la pena capital”. Sin embargo, las condenas siguen a la orden del día y la semana pasada, la directora de un jardín de infantes y su cómplice fueron sentenciadas a muerte por añadir veneno en un yogur que acabó con las vida de dos niñas.

Arabia Saudí, Irak e Irán, los países que más aplican la pena de muerte

Dejando de lado China, en Arabia Saudí se han ejecutado a al menos tres personas que cometieron delitos siendo menores de edad, mientras que en Irak e Irán el número de ejecuciones ha aumentado considerablemente.

En 2013, Irak aplicó la pena de muerte a 169 personas. Es decir, un 30% más respecto que en 2012. Por otra parte, en Irán las ejecuciones ascendieron, según fuentes oficiales, a al menos 369.

El 95% de las ejecuciones producidas en Oriente Medio y el Norte de África vienen de estos tres países.

En pleno siglo XXI la pena de muerte es una realidad. Aunque cada vez haya menos países que la permitan, según Amnistía Internacional las ejecuciones siguen creciendo.

Tendencias Pena de Muerte

Tendencia de la pena de muerte. Fuente: www.es.amnesty.org/‎

Con los casos de Ramiro Hernández y Tommy Lynn la polémica se ha reavivado y vuelven a surgir preguntas. ¿Debe ser legal la pena de muerte, o no? ¿Debería regularse para que lo fuera en casos concretos? ¿Debe el Hombre decidir quién vive y quién muere? ¿Es posible la rehabilitación de los delincuentes? ¿Es la pena de muerte un crimen o justicia?

MAPA PENA DE MUERTE

La pena de muerte en 2012

La realidad es que aún hay países que creen en esta medida. Sin embargo, los hay quienes lucharán por abolirla como Shakib Qortbawi, ex ministro de Justicia del Líbano, quien afirmó que “no hay correlación entre la pena de muerte y la reducción del índice de criminalidad”.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue co-director del cortometraje 'Enarmonía', finalista en el XV Festival de Cortometrajes ADN y Community Manager del Proyecto de Cuentos infantiles CrocoOuch (www.crocoouch.com). Además, fue redactor en la revista 'Nuestra' y en el portal Actualidad Nebrija y locutor en el programa 'ñGamers' de Ágora Radio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.