.
.

El Príncipe de Gales corona al Madrid


Santy Pérez – Madrid 18/04/2014

El Real Madrid se impuso sobre el Barcelona 2-1 en la final de la Copa del Rey en Mestalla con un espectacular tanto de Gareth Bale. Un partido sin Cristiano ni Marcelo en el que los blancos remataron a los culés en su semana fatídica. Logran el primer título de la temporada y una motivación extra para encarar las semifinales de la Champions League.

Mestalla presenció un “dejá-vu” y vio cómo el Real Madrid volvía a ganarle al Barcelona en la final de copa. Un Madrid diferente, con un nuevo entrenador que se estrena con su primer título,  un Real Madrid que ha demostrado la amortización de sus fichajes galácticos. En este caso, Bale se exhibía en el minuto 86 dando motivos y demostrando que los 100 millones que pagaron por él no fueron en vano. El galés realizó un sprint propio de los atletas y sobrepasó a Pinto para marcar el gol de la victoria.

El resultado se abría con una pérdida de balón de Dani Alves que aprovecharía Di María tras una contra letal en el minuto 11. Tras el gol, el Barça empezó a adueñarse del balón pero sin peligro. Buscaban espacios que no habían, intentaban profundizar sin éxito y de vez en cuando centraban algún balón casi sin esperanzas. Por su parte el Madrid consistente en defensa, intentaba aprovechar su punto fuerte, las contras. Y en cada una de ellas sembraban miedo en las cabezas azulgranas. Benzema e Isco golpearon duro el poste y Pinto observaba las cabalgadas merengues casi siempre con la oportunidad de sentenciar el campeonato.

El Barça le daba pausa al juego, los del Tata iban a lo suyo, poco a poco buscaban algún hueco de la zaga madridista pero con un Cesc y un Messi prácticamente ausentes, la remontada era complicada.

Punto de inflexión del partido

El rumbo del partido cambión en la segunda parte con el gol de Bartra. Ancelotti veía que el Barça no podía con ellos y no parecía buscar desesperadamente el segundo de la noche. Más bien aguantar. Y lo que nadie se esperaba, ni merengues ni culés era que en un córner, el pequeño de la masía driblara a Pepe y empalmase un buen cabezazo para empatar el encuentro. Esto supuso un gran cambio, a nadie le valía este resultado, el Barça se motivaba para darle la vuelta y el Madrid despertaba para intentar volver a ponerse por delante.

Y ocurrió lo segundo, a la contra de nuevo y a falta de cinco minutos, el galés Bale con dos zancadas se plantó en la mitad del terreno de juego, y de un autopase adelantó al pequeño de la masía (Batra) y encaraba la portería de Pinto. Lo tuvo fácil y al acercarse, coló la pelota al fondo de la red y explotaba de júbilo con la afición madridista. A la desesperada el Barça tuvo la última, un mano a mano que Neymar culminó en el poste. Se acabó el partido y el Madrid fue campeón.

Prácticamente en una semana el Barça se ha despedido de las tres competiciones, en Champions y en Copa han sido justos perdedores y a falta de un milagro, son los terceros de la liga y es muy probables que se queden este año en blanco.

El Madrid disfruta por haber enterrado definitivamente al Barcelona y opta al primer triplete de su historia. Con una competición bajo el brazo, se refuerza anímicamente y con la vuelta de Cristiano tienen grandes esperanzas de hacer historia esta temporada.

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.