.
.

La segunda República española: memoria y vigencia


Cayetano Ros Sánchez – Ciudad Real 18/04/2014

Cayetano Ros es ensayista, traductor y escritor novel. Nació en Cartagena, es graduado en Información y Turismo y licenciado en Antropología Social y Cultural por la UNED. Además, ha sido jefe de redacción de la revista Ecópolis durante varios años.

Cuando se acaba de cumplir el 83º aniversario de la proclamación de la Segunda República Española, todavía se hace necesario seguir defendiéndola de la ignominia a la que fue sometida por aquellos que decían actuar en nombre de Dios y de la patria. Durante todo el período franquista se llevó a cabo una minuciosa campaña que tenía como objetivo, no sólo ocultar los logros de la etapa republicana, sino que también el franquismo se afanó en ensuciar el nombre de la República vinculándola al caos, la desmembración de España, la quema de iglesias, etc. El régimen de Franco dispuso de mucho tiempo, recursos y absolutamente todos los medios de comunicación, bajo su control, para desarrollar su propaganda contra la derrotada República Española; y lo hizo básicamente mintiendo. El propósito de Franco era hacer responsable último a la República de la atroz Guerra Civil que él mismo causó.

Un ejemplo que puede ilustrar hasta qué punto esa propaganda sigue hoy congelada en el inconsciente colectivo de muchos españoles es la vinculación que se suele hacer, por parte de amplios sectores, del período republicano con disturbios callejeros que resultaron en la quema de iglesias. Cuando ocurrieron estos acontecimientos fue el propio gobierno de la República el que se enfrentó a los ciudadanos que participaban en estos actos de vandalismo, declarando incluso el estado de excepción. Los gobiernos republicanos tenían en general un carácter conciliador e intentaban aplacar, a través de sus actores, los extremismos que recorrían Europa de norte a sur.

Pese a todo, los logros de la Segunda República Española nunca caerán en el olvido porque son difíciles de ocultar. Si hacemos un resumen general se podría decir que fue un renacer ideológico fundamentado en la justicia social, la cultura, la igualdad y la democracia. A través de sus misiones pedagógicas se pretendía llevar la cultura y la alfabetización a todos los rincones del país. La Constitución del 31, nacida en su seno, fue de las más innovadoras en el mundo. De hecho, durante la República, la mujer consiguió un nivel de paridad nunca visto en nuestro país hasta entonces, y con la reforma agraria se intentó por primera vez mejorar las condiciones de vida de los jornaleros otorgándoles derechos frente a los terratenientes, si bien esta reforma encontró muchas dificultades por la falta de recursos económicos.

La República también se enfrentó al poder de la iglesia, separando por ley iglesia y Estado. La iglesia mantenía el control sobre la educación a través de sus colegios religiosos. En un país donde la mitad de la población era analfabeta, la República tenía que romper el control de la iglesia para crear un sistema laico basado en conceptos modernos y dejando atrás la educación medieval impartida por las órdenes religiosas.

Hace 83 años la República fue un sueño realizable, y precisamente por eso le fue arrebatada por las armas a nuestros abuelos por aquellos que camuflaron sus motivaciones bajo un manto religioso y patriótico, pero que en realidad sólo pretendían seguir ostentando sus privilegios, para lo que necesitaban mantener al pueblo en la miseria y la ignorancia -no olvidemos que una de las proclamas del bando franquista era:  ¡Muera la inteligencia!-.

Hoy día los valores republicanos siguen completamente vigentes. Vivimos tiempos en los que vemos cada vez más mermados nuestros derechos, tiempos en los que apreciamos cómo la sociedad se va polarizando en ricos y pobres, donde la corrupción campa a sus anchas (y  es fácil  eludir el castigo si tienes recursos para hacer ingeniería judicial), donde hay un fuerte rechazo a instituciones como la Corona…Verdaderamente la lucha por los ideales que nacieron en aquella Segunda República de nuestros abuelos sigue aún viva.

 

 

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 60.00% ( 1
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.