.
.

Un modelo turístico caduco


Sergio Rupérez – Zaragoza 25/04/2014

El pasado año llegaron a España la friolera de 60, 3 millones de turistas extranjeros lo que supone un record en toda regla y la mejor cifra en la historia del sector turístico de nuestro país. Si a simple vista pueden parecer cifras más que positivas, si atendemos al tipo de turista que visita España los datos pueden convertirse en preocupantes.

El 54,7%,  es decir más de la mitad del total, de los turistas que eligen nuestro país para pasar sus vacaciones procede de tan solo tres países como son Reino Unido, Francia y Alemania. Los datos ponen de manifiesto un problema, y es la gran dependencia que tiene España de tres únicos mercados emisores. Un hecho que limita al país y que le aleja de la competitividad de otros mercados turísticos más diversificados.

A la casi testimonial llegada de turistas de otros potenciales lugares como Rusia, China y los países nórdicos se une el tipo de turismo que España sigue, aunque en menor medida, atrayendo. Si bien otros países como Italia centran su objetivo en el turismo de lujo, que busca la gastronomía, el arte y las compras, y que por tanto invierte más, nuestro país sigue atrapado en su pasado. El célebre Spain is different del Franquismo sigue más vivo que nunca siendo vendido aún nuestro país como destino únicamente de playa, tradiciones y alcohol barato.

En los últimos años se ha avanzado mucho en el posicionamiento de España como destino variado, donde la gastronomía, el clima,  los paisajes, la buena vida, la cultura y las costas forman una propuesta difícil de superar. Hay que puntualizar que el éxito internacional de personalidades como el cocinero Ferrán Adriá, el tenista Rafa Nadal o nuestros actores ha ayudado a que la imagen de España mejore fuera de nuestras fronteras. Por otra parte, la crisis económica y los numerosos casos de corrupción que sufre el país pueden contribuir a mermar ese avance mayúsculo que tanto nos ha costado conseguir, y eso es algo que no nos deberíamos poder permitir.

Si de verdad queremos que España sea reconocida como destino imprescindible para buena parte del mundo debemos apostar por un nuevo modelo turístico que salvaguarde lo mejor del actual, que supla las anomalías y que añada nuevas formas de disfrutar del país que seguro revertirán en mayores ganancias y un mayor reconocimiento exterior. Ya no vale solo el turismo de playa. Ha llegado la hora de sacar partido a la inmejorable oferta que ofrece España al visitante. Es ahora o nunca.

 

Fuente de la imagen: Heraldo.es

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.