.
.

Donetsk votará por la independencia a pesar del rechazo de Putin


donetes

Eduardo García Gancela – Madrid 09/05/2014

Los líderes de la autoproclamada República Popular de Donetsk continuarán con los preparativos de la consulta independentista convocada para el domingo 11 de mayo. Las sorprendentes declaraciones del presidente ruso, Vladímir Putin, aconsejando un aplazamiento del referéndum, no han logrado convencer a los activistas. Mientras, el gobierno interino de Kiev, continua con su operación antiterrorista en el Este, y ahora también, en el Oeste, tras los acontecimientos del lunes en Odesa, que dejaron más de cuarenta fallecidos.

Los separatistas prorrusos de Donetsk mantendrán la convocatoria del referéndum sobre el statu quo de la región, según informó el jueves la agencia de noticias rusa Interfax. “El referéndum será el 11 de mayo. La decisión no es nuestra, sino del pueblo”, ha afirmado Denis Pushilin, líder de los rebeldes separatistas de la autoproclamada República Popular de Donetsk. “La guerra civil ya ha empezado, la consulta puede pararla y empezar un proceso político”, añadía otro activista al lado de Pushlin.

Este comunicado llega después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, en unas declaraciones durante su entrevista del miércoles, en Moscú, con el presidente suizo, Didieer Burkhalter, pidiera a los federalistas y separatistas de las regiones del Este de Ucrania que pospongan el referéndum hasta que “se creen las necesarias condiciones del diálogo”.

Además, Putin respaldó las elecciones presidenciales del 25 de mayo en Ucrania, de las que dijo: “son un paso en la dirección correcta”, aunque también advirtió que los comicios no resolverán nada “si los ciudadanos no comprenden cómo se garantizarán sus derechos”. “El diálogo directo entre las autoridades de Kiev y los representantes del sudeste de Ucrania es un elemento clave para la regulación”, afirmó y calificó como “condición obligada” para el comienzo de este diálogo, el “cese de toda la violencia”.

Estas declaraciones del líder ruso contrastan con las realizadas por su jefe de prensa, Dimitri Peskov, la semana pasada, que calificó de “absurda” la convocatoria de elecciones en Ucrania. Este cambio de discurso en el conflicto ucranio se ha podido dar por el efecto de las sanciones económicas que Occidente ha ejercido sobre Rusia, cuya economía ya se encuentra en recesión. Además, al contrario que en Crimea, una intervención rusa no sería apoyada por un porcentaje tan alto de población, un riesgo militar que Rusia parece no querer afrontar.

Donetsk, al límite

Tal y como aseguraban los líderes de la República Popular de Donetsk, los preparativos para el referéndum continúan en la región. De hecho, según describe María Antonia Sánchez-Vallejo, enviada especial de El País, en el centro de prensa de la ciudad se han registrado más de 200 medios para la jornada electoral, aunque todavía no han conseguido averiguar cuál será la pregunta del referéndum.

En la región la tensión es máxima. El martes se tuvo que cerrar el aeropuerto Serguéi Prokofiev de Donetsk por la operación militar de los rebeldes prorrusos y por la alerta de la llegada de al menos 150 cosacos rusos procedentes de Crimea a la frontera Este del país, lo que hizo activar el estado de alerta en el Servicio de Fronteras de Ucrania. Y es que, los prorrusos tienen un punto débil en la región de Donetsk: la ciudad de Krasnoarmisk, límitrofe con la provincia de Dnipropetrovsk. La urbe, al mando del oligarca Igor Kolomoyski, colocado por el nuevo gobierno de la capital para estabilizar la zona, sigue siendo leal a Kiev.

Mientras, la Rada Suprema (Parlamento ucranio) aprobó este martes prolongar la movilización militar contra el este rebelde, donde según el ministro del Interior, Arsén Avákov, entre el millar de efectivos rebeldes hay veteranos de guerra y exmilitares de los Ejércitos soviético, ruso y ucranio.

Odesa: el conflicto estalla también en el Oeste

Los enfrentamientos entre unitarios, federalistas y separatistas del lunes 5 de mayo en Odesa, importante ciudad portuaria del Oeste de Ucrania, se cobraron 46 víctimas. Gran parte de los fallecidos murieron por el incendio de la sede provincial de los sindicatos, que se había convertido en el bastión Antimaidán y prorruso de la ciudad.

Los dos bandos que dividen Ucrania también estaban presentes en Odesa, aunque el tono de los enfrentamientos era menor, hasta ahora. La ciudad, pese a situarse en el Oeste, tiene el ruso como idioma predominante tanto entre los activistas del Euromaidán como entre, naturalmente, los prorrusos, aunque como destaca el periodista Serguéi Debrov: “Aquí, la línea de enfrentamiento no pasa por la lengua […] El principal conflicto se da entre el proyecto de una Ucrania democrática o una Ucrania soviética”.

Fuente de imagen: voanews

La tensión también se ha alimentado del rumor de que rusos procedentes de la vecina región de Transnistria, de mayoría rusa y perteneciente, de iure, a Moldavia, podrían estar implicados en las revueltas de Odesa. Además, este temor aumenta con la visita del viceprimer ministro de Rusia, Dimitri Rogozin, que, según el servicio de noticias Tiras.ru, se desplazará a Tiráspol, capital transnistria, para celebrar el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, este viernes 9 de mayo.

Fuente de la imagen principal: AP (Darko Vojinovic)



Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.