.
.

Un poco de cordura


Sergio Rupérez – Zaragoza 16/05/2014

Las redes sociales, en especial Twitter, se encuentran en el punto de mira del Gobierno tras los comentarios vertidos desde algunas cuentas sobre el asesinato de la presidenta de la Diputación y del PP de León Isabel Carrasco.

Si bien es cierto que algunas actitudes son totalmente censurables a nivel moral debido a su radicalidad y falta de respeto hacia la asesinada, también lo son aquellas que, aprovechándose de un hecho tan terrible, utilizan el asesinato con fines políticos intentando culpar al ambiente social, según ellos crispado, y a personas o grupos concretos del fatídico suceso ocurrido en León.

Pese a todo, pese a la sarta de barbaridades que se pudieron leer en Twitter, la decisión del Gobierno de censurar algunos comentarios, dada a entender por el propio ministro de Interior Jorge Fernández Díaz, no hace más que preocuparnos a los que utilizamos a diario estas magnificas herramientas de comunicación. ¿Son éticas las citadas actitudes? Desde luego que no. Pero… ¿es ético intentar acallar a la sociedad? Tampoco.

La propuesta del Gobierno suena más a excusa interesada que a solución ya que el control de Twitter, no solo no calma los ánimos, si no que los radicaliza. Esta actitud nos recuerda más a un intento de controlar la libertad de expresión de los ciudadanos que a una apuesta real y decidida por la protección de los internautas de todo tipo de trolls. Es, en resumidas cuentas, una mentira mas oculta entre buenas palabras.

Los comentarios que todos pudimos leer y escuchar tras el asesinato son vergonzosos e injustificables pero no se eliminan con censuras, aunque sean localizadas, sino con mas educación. Además, tanto el Código Penal como la propia red social Twitter cuentan con mecanismos para evitar comportamientos que puedan violar la ley y poner en peligro el honor y la integridad de cualquier persona. Puestos a pedir, pidamos que Twitter mejore los controles de seguridad dentro de la red social, controles que han demostrado en demasiadas ocasiones su inoperancia.

Culpar a las redes sociales de la “radicalización” de la sociedad muestra que el Gobierno está de nuevo ciego ante la realidad ya que la crispación y los comportamientos intolerables de los que ellos, y todos, hablamos no son fruto de Twitter sino de la sociedad. Comentarios repugnantes que se dicen también en la calle y que por tanto no provienen del uso de una u otra red. Lo dicho, eduquemos mas y la sociedad cambiará.

 

Fuente de la imagen: diariodeavisos.com

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.