.
.

Luis Gonzalo Segura da un paso al frente para denunciar las injusticias del Ejército


Isabel Lallemand Ribes – Madrid 23/05/2014

Teniente en el Ejército de Tierra y destinado en Transmisiones, Luis Gonzalo Segura de treinta y siete años, ha publicado un libro titulado ‘Un paso al frente’, donde denuncia el funcionamiento de las Fuerzas Armadas. Mediante su novela, ha ofrecido un testimonio literario del autoritarismo y corrupción que reinan en el Ejército, arriesgándose a sufrir represalias por dichas publicaciones.

Después de tardar más de año y medio en escribir su libro, Luis Gonzalo Segura lo presentó a mediados de abril en la Feria del Libro de Zaragoza. “Ha sido el mayor reto de mi vida, porque jamás había escrito nada más allá de cualquier estúpido formulario”, ha asegurado el teniente.

Redactando su libro en su tiempo libre, decidió estructurarlo como novela, no solo para hacerlo más ameno y agradable, sino también para poder enfocarlo de ambas partes: tanto de los altos cargos como de los bajos. De hecho, la historia se basa en el conocimiento que hacen tres militares, un oficial, un suboficial y un soldado, durante su estancia en un centro de instrucción. Tiempo después, vuelven a coincidir en Afganistán, lugar donde el autor estuvo realizando inspecciones informáticas. “Narro la Batalla del 4 de abril, un suceso que tuvo lugar en Irak, aunque en el libro lo traslado a Afganistán (…) y conviene recordarla, aunque sea de esta forma” explica Luis Gonzalo Segura.

Abusos, privilegios y corrupción

De ese modo, critica lo que él denomina “castas de oficiales”: afirma que el mundo del ejército está jerarquizado y dividido en castas, como si se tratase de un estado feudal. “Los oficiales de la escala superior se autodenominan blancos. Los suboficiales son negros. Los oficiales que vienen de suboficiales, les denominan mestizos. Y la tropa es chusma. Y yo, que soy un oficial de complemento, que ha entrado con una titulación universitaria, soy un milcompniano” aclara en una entrevista para el diario El Público.

Asimismo, explica que los altos cargos han conseguido confundirse con la propia institución, hasta tal punto que a la hora de denunciar sus abusos, parece que el autor ataca al Ejército, mientras que este considera, precisamente, lo contrario. “Como quiero a la institución quiero que cambie”, afirma.

En ningún momento pone en duda la importante función que cumplen las Fuerzas Armadas, sin embargo compara a los militares con altos cargos con los gobernantes del país, donde domina la corrupción. De hecho, describe la anécdota del momento en el que le tocó elaborar un inventario de material informático donde descubrió que existía un desfase del 25% del material, lo que equivale a unos 5 millones de euros. De esta forma,  Luis Gonzalo Segura pidió una auditoría, no solo a modo de denuncia sino también como advertencia. “El hecho de sancionar a unos cuantos va a suponer un aviso a todos los demás”, garantiza.

También critica la multitud de mandos superiores que existe frente a la cantidad de soldados, que después de tener cuarenta y cinco años, y en época de crisis, son despedidos, como ha sido el caso de unos 10.000 en los últimos años. “A pesar de que la pirámide está invertida, sobran oficiales. Ahora mismo hay 78.000 militares de tropa y 52.000 mandos. Hay casi más mandos que soldados, es una locura”

Luis Gonzalo Segura está recibiendo las represalias esperadas

Antes de la publicación de ‘Un paso al frente’, Luis Gonzalo Segura ha visto sus calificaciones disminuir. ¿El motivo? Las denuncias, sin solución alguna, que ha puesto durante los últimos años en el juzgado militar. Cuando denuncias crees que el juez impondrá justicia con severidad, que es lo que se espera de un militar. Pero es todo lo contrario. Da igual las pruebas que presentes que el juez no va a condenar a nadie”.

Tomando como ejemplo otros casos de militares que criticaron y denunciaron los abusos y corrupción del Ejército, Luis Gonzalo Segura no informó a sus superiores de la redacción de su novela, para evitar todo tipo de boicot.

A pesar de estar convencido de que la publicación del libro le traería consecuencias, no dudó en mantener su idea de denunciar todas las injusticias que se cometen desde hace años, y que hacen al autor sentirse en el siglo XX apenas franquea la puerta del cuartel. “Es muy probable que sea expulsado del Ejército, pero en su momento tuve una batalla interna muy dura para tomar la decisión de dar este paso al frente y ahora estoy más tranquilo”, aseguró antes de la difusión de la novela.

De hecho, sus suposiciones se están viendo confirmadas. A pesar no tener ni una sola falta en su expediente en doce años de servicio, se le ha abierto una investigación sobre posibles sanciones. Asimismo, a parte de haber perdido un complemento salarial sin motivo, el ambiente en el cuartel se ha vuelto más rígido y las exigencias por parte de los superiores han aumentado.

No obstante, Luis Gonzalo Segura ha conseguido vender casi 11.000 ejemplares de “Un paso al frente” en tres semanas. Se ha visto apoyado también por varias asociaciones, entre ellas la Asociación Unificada de Militares Españoles, AUME, cuyo vicepresidente afirmó que las presiones expuestas por el teniente le constaban y que apoyaba a los soldados a denunciar todo tipo de abuso e injusticia.

A la espera de más consecuencias y represalias que podrían sufrir tanto Luis Gonzalo Segura, como otros soldados que le apoyen, el objetivo del autor se está cumpliendo: Empujar a los militares a luchar contra los atropellos a la justicia, y a mostrar al público en general los privilegios que tienen una vez más, “los de arriba”.

 

Fuente de la imagen : Antena 3

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Junto a un compañero creó y colaboró en un proyecto llamado TTnoticias que reunía la explicación de los Trending Topic nacionales diarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.