.
.

Sin pan y contra el circo


Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 23/05/2014

Este sábado se jugará la final de la Champions League entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Con este partido se concluirá la temporada 2013-2014 y los distintos jugadores que han sido citados para el Mundial de Brasil serán llamados por sus respectivas selecciones. En este encuentro España tendrá la oportunidad de revalidar su título como campeones tras el Mundial de Sudáfrica. Sin embargo, no en todos los países se espera esta cita con tantas ganas como en España.

El pueblo de Brasil, donde el futbol se trata, sin lugar a dudas, del gran deporte rey, se ha mostrado en contra de la celebración de dicho acto deportivo por los elevados costes que conlleva. El pasado mes de junio las multitudinarias manifestaciones sacudieron todo el país, dejando numerosos destrozos en locales y mobiliario urbano. Desde entonces, las movilizaciones de ciudadanos fueron descendiendo, e incluso se dijo que ese espíritu de lucha contra la celebración del Mundial había muerto, o eso se creía. Sin embargo, la semana pasada se reavivaron estas manifestaciones anti-mundial en más de cincuenta ciudades del país.

Con lemas como “FIFA go home” o “Queremos escuelas, metros, trenes y hospitales, no  a la FIFA”, miles de manifestantes se echaron a la calle en contra del excesivo gasto que se estaba realizando para preparar el Mundial, y la escasez de presupuesto que había a la hora de realizar diversas políticas de viviendas. Las concentraciones del jueves pasado juntaron a numerosos colectivos profesionales que se unían a las críticas al gobierno. Profesores, conductores de autobuses y cobradores de autobuses protestaron por la precaria situación en la que se encontraban trabajando y la injusticia que suponía hacer un gasto tan amplio en un mero entretenimiento.

La principal convocatoria se dio a escasos 300 metros del estadio de Sao Paulo, donde el 12 de junio tendrá lugar el partido inaugural, así como en las cercanías del estado de Rio de Janeiro, en el cual se disputará la final. A lo largo del día se realizaron diversos actos simbólicos, como la quema de álbumes del Mundial o un minuto de silencio por todos aquellos que habían muerto en la construcción de los nuevos estadios de fútbol.

Con un gasto superior a los 11.000 millones de dólares, el Mundial de Brasil va a resultar más caro que el de Sudáfrica y Alemania juntos. Este es uno de los principales motivos por los cuales el pueblo brasileño se revela contra el deporte rey. La principal petición de los distintos grupos activistas que organizan las movilizaciones es un mayor gasto en viviendas, algo muy necesario en el país.

Los manifestantes afirman que durante las próximas semanas continuarán las concentraciones y piden a todos los extranjeros que no acudan a Brasil a ver el Mundial. Según una encuesta de Unicarioca, únicamente el 55% de la población apoyará a su selección, mientras que un 22% no desearía que ganase.

Como se decía en la antigua Roma, al pueblo hay que darle pan y circo, pero cuando solo nos dan circo tenemos que ser nosotros los que luchemos por el pan.

 

Fuente de la imagen: gamba.cl

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.