.
.

Rusia proveerá de gas a China a partir de 2018


Jaime Llinares Taboada – Madrid 23/05/2014

En pleno conflicto y tras las sanciones económicas que ha impuesto la UE a Rusia, el Kremlin ha conseguido sellar un acuerdo con China para la exportación de gas natural al gigante asiático. El acuerdo está valorado en 400.000 millones de dólares, casi 300.000 millones de euros.

Tras años de negociaciones, Rusia y China por fin han conseguido sellar el llamado “Contrato de Compraventa Chino-Ruso sobre el  Proyecto de Gas de la Ruta del Este”. El día 21, en una reunión presidida por Vladimir Putin y Xi Jinping, el presidente chino, la empresa rusa Gazprom y la CNPC (Corporación Nacional de Petróleo de China) han acordado y firmado los últimos detalles del acuerdo por el cual Rusia empezará a exportar gas a China.

La importancia del pacto es máxima. La crisis ucrania ha provocado que la Unión Europea empiece a plantearse diversas opciones para reducir al máximo la dependencia gasística, ya que un 30% del total importado procede de Rusia. Un descenso en las exportaciones de gas a Europa sería la peor sanción económica al Kremlin, y es por eso por lo que el pacto cobra máxima importancia. Por otra parte, China conseguirá diversificar sus importaciones y continuar con el proceso de abandono del carbón a favor de otras energías menos contaminantes.

Los detalles del acuerdo

Gazprom empezará a suministrar gas a China en 2018, a razón de 38.000 millones cúbicos anuales. De esta forma, China se convertiría en el primer cliente de la empresa rusa. El acuerdo tiene una duración de 30 años, pero antes, las infraestructuras necesarias deben acabar de construirse.

Ambos países han acordado que Rusia se hará cargo de los campos de extracción, las plantas de procesamiento y los gasoductos de su territorio, mientras que China será responsable de los gasoductos de su territorio y de sus centros de almacenamiento. Este proyecto le costará a Rusia 45.000 millones de euros, en un momento en el que el conflicto con Ucrania está provocando fugas de grandes capitales con su correspondiente repercusión económica.

La firma del acuerdo ha provocado que las acciones de Gazprom hayan subido un 2%, hasta los 4,30 dólares.

El acuerdo no sólo tiene una dimensión económica, sino también diplomática. El jefe del Banco de Economía Exterior ruso está interesado en crédito barato de China para la construcción de una gran terminal de gas licuado en la península de Yamal. Además, el presidente de la petrolera rusa Rosneft pretende que la china Sinopec y la CNPC participen en la construcción de otras infraestructuras y explotación de yacimientos.

La dependencia energética de la Unión Europea

En los primeros días de mayo, Rusia empezó a presionar a Ucrania para que pague la deuda que mantiene con Gazprom, que ya alcanza los 2.500 millones de euros, con la amenaza de dejar de mantener la reservas ucranias. Para ello, la UE anunció que ayudaría a pagar ese dinero con un rescate. La situación afecta a toda Europa, ya que un tercio del gas ruso entra al continente por Ucrania.

Pese a que Rusia en ningún caso, ni a medio ni a largo plazo, puede plantearse dar la espalda a Occidente y cortar sus exportaciones de gas natural, esta crisis del gas ha provocado que la UE empiece a sondear diversas alternativas energética, aunque ninguna de ellas es realista a corto plazo.

Un actor importante en este asunto es Estados Unidos, con quién la Unión tiene una alianza no escrita de que las importaciones de gas ruso no superen el 30% del total. Los americanos ya han alcanzado la autosuficiencia energética, algo impensable para Europa, y se han ofrecido como proveedores de gas. Sin embargo, hay grandes obstáculos legales y técnicos.

España, ha través de su ministro de exteriores, ha propuesto otra alternativa: México. El país azteca acaba de aprobar la apertura de la explotación de yacimientos a las empresas privadas, y esos grandes excedentes de gas se presentan como una oportunidad para Europa en la que nuestro país podría jugar un papel fundamental, ya que tenemos 7 plantas regasificadoras que permitirían redistribuirlo al resto de Europa.

 

Fuente de la imagen: elmundo.es

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.