.
.

Rusia, protagonista de la cumbre del G 7 de la que fue excluida


Eduardo García Cancela – Madrid 06/06/2014

El encuentro del G 7 de este miércoles 4 de junio ha reunido a los líderes de EE UU, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá e Italia Bruselas. La cumbre, que originariamente iba a ser del G 8, con la presencia de Rusia, y que, de hecho, iba a tener lugar en la ciudad de Sochi, ha servido para que las principales potencias occidentales acuerden la línea de actuación frente a Rusia por el conflicto ucranio y la anexión de Crimea.

En la capital belga, el G 7 amenazó con nuevas sanciones a Rusia si Putin, dada su influencia en el Este de Ucrania, no contribuye a relajar la tensión. Sin embargo, al mismo tiempo, lanzaban una oferta de diálogo al Kremlin para encontrar una solución política al conflicto.

En la cumbre se pusieron de manifiesto varios factores que preocupan especialmente a Estados Unidos. En primer lugar, las diferencias entre algunos líderes europeos de frente al bloqueo internacional que EE UU ansía. Mientras el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, asegura que la UE prepara una tercera oleada de sanciones contra Rusia, Francia le ha vendido a Rusia dos buques de asalto. A Obama también le preocupa la falta de cohesión entre las fuerzas occidentales y llamó a hablar con “una sola voz” ante Rusia.

El siguiente paso del G 7 será hacer un llamamiento en conjunto a Rusia para que retire las tropas si no quiere que se le impongan “medidas adicionales”, según reza el comunicado final de la cumbre. Sin embargo, la puerta del diálogo se mantiene abierta. De hecho, la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, François Hollande,  mantendrán encuentros bilaterales con Putin en los próximos días con motivo del 70º aniversario del desembarco de Normandía. Además, François Hollande, cenará doblemente este viernes, una  vez con Obama y otra con Putin, para evitar que ambos líderes se encuentren.

Rusia responde a través de su medio más internacional

La no invitación a Rusia a la cumbre del G 7 ha sido vista con recelo por el principal medio internacional del país, Russia Today.

Frente a la presión de los occidentales para que se retiren las tropas rusas de Ucrania, el medio asegura que, para Rusia, el gobierno de Kiev es el que no permite la desescalada de la violencia. “Rusia ha llamado al desarme de grupos radicales y a la negociación en vez de atacar a su propia gente”, publica.

El medio también profundizaba en las divisiones entre los miembros del G 7. “Para Alemania los riesgos por las sanciones a Rusia son enormes. Los empresarios están nerviosos por los casi medio millón de empleos que están directamente unidos al comercio con Rusia y los billones de euros enlazados con estas transacciones”, afirma.

Además, el diario hace hincapié en el rapapolvo que algunos países de la OTAN, como Polonia, han dirigido contra Hollande por la venta de los buques militares a Rusia. “No creo que Francia quisiera estar en la posición de suministrar armas a un agresor”, aseguró el primer ministro polaco Radoslaw Sikorski, en unas declaraciones que recoge RT.

Asimismo, publican unas declaraciones de Pepe Escobar, corresponsal de Asian Times, en las que califica de “tácticas de niño de colegio” de estrategia de la administración Obama, en referencia a la doble cena del presidente francés para evitar que el líder de EE UU se encuentre con Putin.

 

Fuente de imagen: Reuters

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.