.
.

Euro Disney: un cuento de hadas que no encuentra su final feliz


L.A. Pérez – Madrid 10/10/2014

“Érase una vez… un gran cuentacuentos, Walt Disney. Inspirado por los cuentos más queridos de Europa usó sus propios dones especiales para compartirlos con el mundo. Imaginó un Reino Mágico donde todas estas historias cobrarían vida, y lo llamó Disneyland”. Con esta dedicatoria de Michael D. Eisner, antiguo Presidente de la compañía Disney, se inauguraba en abril de 1992 Euro Disney, el gigante del turismo europeo. Sin embargo, el fabuloso cuento de hadas no ha conseguido nunca encontrar ese final feliz que se plasma en todas las producciones de la empresa: el parque está a punto de afrontar su tercera recapitalización con el objetivo de reducir su gran deuda.

Esto ha generado una gran repercusión en el mercado bursátil. La empresa cayó un 9,54 en bolsa el pasado 6 de octubre. El escándalo se produjo en Euronext Paris, tras conocerse el plan en cuestión, que consistirá en una aportación monetaria de 1000 millones de euros. Las acciones, a su vez, se desplomaron a 3,11 euros ese mismo día, cayendo desde los 3.46 euros con los que había cerrado la bolsa el 3 de octubre.

The Walt Disney Company, la empresa matriz, afrontará dicho proceso. Destinará 600 millones para convertir en acciones los títulos de deuda; los 400 millones restantes se aplicarán en efectivo. No obstante, este proceso tiene costes muy altos: Euro Disney dejará de cotizar, casi seguro, en la Bolsa de Paris. Así sucederá siempre y cuando el resto de accionistas ajenos a la matriz no contribuyan a la ampliación de capital, pues, paralelamente a la empresa norteamericana, que actualmente maneja el 40% de las acciones, existen otros accionistas, como el príncipe saudí Al- Waleed, que posee un 10 %; el resto está en manos de entidades privadas y pequeños inversores. Por ello, los empresarios están pendientes de la respuesta del saudita. En caso de recibir una respuesta negativa, se procederá al lanzamiento de una Oferta Pública de Adquisición (OPA), con la que la matriz podría hacerse con el 100% de la empresa, aunque anima a los demás accionistas a cooperar con la situación.

Según afirma Tom Wolber, actual presidente de Euro Disney, las medidas tomadas son esenciales para reforzar la solidez financiera y permitir que el grupo continúe invirtiendo en su parque.

Con esta operación mercantil se pretende reducir la cuantiosa deuda atesorada por el parque en unos 700.000 euros, siendo el endeudamiento actual de 1700 millones.

La crisis financiera es el gran villano, aunque no es el único inconveniente

En el presente ejercicio se ha producido un desplome del número de visitantes. Las cifras han variado de los casi 15 millones de personas a los 14,1, entre el año actual y el pasado. Los hoteles también han reducido su tasa de ocupación, concretamente en un 25 %. La principal causa se atribuye a la crisis que asola desde 2008 el continente europeo, teniendo en cuenta que, como afirma el diario americano New York Times, en la primera mitad de dicho año, la tasa de ocupación hotelera se mantenía en un 90 % y los visitantes se aproximaban a los 16 millones. Muchos expertos sitúan al año 2008 como el punto de inflexión en el crecimiento del turismo internacional, frenando los excepcionales precedentes producidos entre 2003 y 2007.

Los visitantes franceses, que suponen el 51% del total de visitantes anuales, han reducido su consumo masivamente. Además, los visitantes italianos y españoles también han supuesto un lastre para la empresa, al reducir notablemente su asistencia. De hecho, en una encuesta realizada por la aseguradora Zurich en 2012, los españoles afirmaron que las actividades de ocio y turismo eran las primeras que dejarían de realizar con el fin de reducir sus gastos. También se obtuvieron datos en Alemania, donde un 58% de los encuestados contestó que suprimiría los viajes y las vacaciones en caso de crisis.

Sin embargo, la recesión económica no es el único inconveniente que presenta Disneyland Paris. El diario Le Monde afirma que las grandes inversiones realizadas en instalaciones y atracciones también suponen gastos arriesgados con ese determinado nivel de endeudamiento. Ejemplos de ello son la reciente renovación del hotel Sequoia, o la apertura de la atracción Ratatouille, principales apuestas de marketing de cara al futuro.

Desde el parque se perciben también las economías emergentes

Así lo afirmó Federico González, ex director de marketing de Euro Disney. “El país más relevante para nosotros es Brasil, ya que sus visitas en circuitos europeos y a París están creciendo fuertemente” sostuvo en una entrevista realizada en 2012. El mercado chino se comporta también favorable a la zona parisina , aunque se dedica más a la compra de bienes por la ventaja de precios en artículos de lujo; Oriente Medio también evidencia una evolución positiva.

Se espera que el turismo chino y también el indio sigan creciendo, pues ambos se encuentran en los mercados emisores y segmentos que más crecerán hasta 2017, acorde con una noticia publicada en Hosteltur, –Revista de Turismo-.

Sin embargo, a pesar del caos, los sindicatos aseguran que los puestos de trabajo no peligran. De hecho, la CFDT, (Confederation française démocratique de travail), asegura que los 15 millones de trabajadores están a salvo. Tampoco se prevén despidos, aunque sí alguna congelación salarial. Del total de trabajadores, 2 millones son españoles.

Euro Disney, una desventura desde sus orígenes 

De los 22 ejercicios que la empresa ha llevado a cabo, solo siete han registrado beneficios. En su primer año de apertura (1992) ya se registraron pérdidas: se pronosticó una media de 60.000 visitantes y solo acudieron 25.000. Además de los datos empíricos, los orígenes de esta industria de ocio vienen asociados también a las críticas recibidas, ya que originariamente se tachó a Euro Disney de “símbolo de la cultura americana” y se acusó a sus líderes de contribuir a la propagación de la denominada “Junk Food”, -comida basura-.

Otra de las críticas más reiteradas ha sido la de su emplazamiento. Desde el punto de vista de la mercadotecnia, un bien o servicio debe responder siempre a la teoría del marketing mix o las famosas “cuatro P” postulada por Phillip Kotler, considerado el padre del marketing moderno. La “p” de “placement”, debe responder al lugar concreto e idóneo donde colocar un producto para captar así la atención del consumidor, respondiendo siempre a las necesidades de este. En el caso de Euro Disney, muchos son los que creen que no se tuvo en cuenta este aspecto y que se buscó la cercanía geográfica en vez de otros aspectos relacionados con la comodidad del cliente, como el clima…

Los directivos creen que la recapitalización contribuirá a aumentar la tesorería de la empresa. Sin embargo, Euro Disney no debe olvidarse de los competidores, protagonistas del mercado. BarcelonaWord abrirá sus puertas en 2016 y promete convertirse en el mayor centro de ocio de Europa, según afirma la Generalitat Catalana. Después de los recientes fracasos en producciones cinematográficas, principal sustento de los parques de atracciones, a la empresa no le quedará otro remedio que aferrarse a Micky Mouse y a los clásicos seguidores, a los que por cierto, ya se les va acabando la infancia.

 

Fuente de la imagen: Tumblr

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.