.
.

Márquez o cómo convertirse en leyenda con 21 años


Marc Márquez posa con el casco dorado en honor a su segundo título mundial (Repsol Media).

Santy Pérez – Madrid 17/10/2014

La fusión de la máquina perfecta (moto de Honda) junto al piloto perfecto (Marc Márquez) marcan historia. Un inicio de vuelta espectacular con diez victorias consecutivas le ha permitido al de Cervera revalidar el título de campeón de Moto GP y convertirse así en el piloto más joven que logra por segunda vez tal hazaña.

Con 21 años está subrayando su nombre en cada página del libro de la historia del motociclismo. Parece que con su estilo nace un nueva era del motociclismo y pilotos como Doohan, Kenny Roberts padre, Ángel Nieto o Freddy Spencer van abriendo hueco a este chaval con un futuro prometedor. Si todo transcurre con normalidad (si de verdad se puede considerar “normal” la vida de Marc), aún le queda por delante más de diez años de carrera profesional, incluso 15. Uno de los reyes de esta profesión, Valentino Rossi tiene 35 y a día de hoy no está ni mucho menos a su mejor nivel pero sigue dejando en cada carrera destellos de crack que le permiten seguir estando en la élite del motociclismo. Pues bien, si Márquez consigue enlazar una buena racha de de títulos durante un par años, que parece que esto sólo es el principio, podría revolucionar el mundo del deporte en general. Tiene un gran margen de mejora, un deportista suele potenciar sus características con el paso de los años, aún le falta madurez y es difícil imaginar hasta dónde puede llegar.

Además, lo que le hace incluso mejor es la humildad con la que lleva cualquier asunto. Respeta y aprende de sus compañeros y cada éxito se lo atribuye a su equipo y a todo aquel que le ha apoyado desde el principio. Todo el mundo habla de su particular sonrisa, presente en cualquier fotografía, y de la facilidad con lo que hace todo. Pero de fácil no tiene nada ya que a base de esfuerzo e ilusión se ha ganado el respeto de los mejores. Venía como el novato y ha manejado la categoría reina a su gusto. En este segundo año ha marcado el ritmo de los primeros diez gran premios para ganarlos y llevarse un aluvión de alabanzas en cada curva. Y no se puede hablar de golpe de suerte o mencionar el famoso dicho popular “la suerte del principiante”, porque ha demostrado ser el mejor en categorías inferiores. Dice que independientemente de lo que le suceda de aquí en adelante, ya ha cumplido su sueño de ser el campeón del mundo en todas las categorías del motociclismo.

Éxito entre el fracaso del deporte español

Sí que es cierto que en España han salido triunfos en muchísimos deportes, pero en los últimos 10 años el himno español ha sonado fuerte en diversos podios. Tenis, ciclismo, balonmano, fútbol, Fórmula 1, motociclismo… Y acostumbrados a ese éxito, cuesta digerir el fracaso que ha llegado ahora. En fútbol y baloncesto las competiciones no se han tomado en serio; en la Fórmula 1, Alonso no está congeniando bien con su equipo; Nadal recae de su lesión… Pero, mientras tanto, Marc Márquez nos asegura unos años prometedores. Por el lado de las motos, podemos estar tranquilos.

Fuente de la imagen: Repsol Media



Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.