.
.

Todo lo que hay que saber acerca del ébola


Silvia Álamo – Madrid 17/10/2014

Sin duda, el ébola está acaparando desde hace varias semanas las portadas de los periódicos en todo el mundo, los informativos, las redes sociales y las conversaciones por las calles. Solo una persona se ha contagiado en España, Teresa Romero, al tratar con el misionero que venía de Sierra Leona. Teresa está siendo, de momento, más fuerte que el virus, y las últimas noticias son positivas. A pesar de solo haber un caso diagnosticado en España, la alarma social que se ha creado ha sido casi inevitable. El miedo existe, aunque no todos saben qué es el ébola, qué consecuencias tiene, cómo se contagia…

A pesar de que el ébola parece un virus que acaba de aparecer, lo cierto es que se descubrió en el año 1976. Y aun así, poco se sabe de él. Desde el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, señalan que, entre 7 y 10 días después de la infección, es cuando la enfermedad muestra sus efectos con mayor virulencia, y el paciente tiene más probabilidades de morir. En esos días, es fundamental una buena atención médica, además del uso de los tratamientos experimentales, inyección de líquidos, uso de antibióticos y una nutrición cuidada. Tras ese periodo, si el sistema inmune es capaz de responder al ataque del virus, el paciente sobrevive. Teresa Romero, la auxiliar de enfermería ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid, contrajo la enfermedad el 25 de septiembre, y aún continúa ingresada.

Lo que debemos saber del Ébola

Una de las preguntas que nos hacemos es qué pasa con los enfermos que se curan, ¿pueden contagiarnos la enfermedad tras haberla superado? Al parecer, una vez que el enfermo está curado, puede tener inmunidad durante hasta once años. Además, las personas que se curan, pueden servir para ayudar a otros enfermos a superar la enfermedad, como es el caso de Teresa. Aunque la enfermedad se puede superar, hay que tener cuidado con los fluidos como el semen ya que pueden contener restos del virus.

Otra de las preguntas habituales es porqué, si han pasado treinta y ocho años desde que se descubrió el virus, aún no hay una vacuna para prevenirlo. Las respuestas a esta pregunta son dos: la primera es que desde que se descubrió en 1976, el virus había provocado unos 2.000 muertos, principalmente en las zonas rurales y pobres de África, una cifra muy baja si se compara con otras enfermedades como el Chagas o la tuberculosis. La segunda, que no es fácil elaborar vacunas porque aún no se han recibido muchos recursos y las investigaciones están yendo muy lentas

Pero si hay algo que preocupa ahora mismo es si podemos contraer la enfermedad fácilmente. ¿Cómo se contagia exactamente el ébola? El virus no se contagia por el aire, ni por el agua, ni habitualmente por los alimentos. El director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany, recalcó el lunes por la tarde que para ser infectado por el virus del ébola se “necesita un contacto directo con las secreciones de un paciente sintomático”, ya sea su sangre, orina, saliva, semen o heces. “Hasta que no hay sintomatología hay que recordar que esta enfermedad no se transmite”, subrayó Alemany. La ministra de Sanidad, Ana Mato, lanzó el lunes “un mensaje de tranquilidad a todos los ciudadanos”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) remarca que, en el caso de personas que viajan en avión con enfermos de ébola, “aunque los viajeros deberían vigilar su salud y la de las personas que los rodean, el riesgo de infección para ellos es muy bajo”. Las autoridades internacionales insisten en evitar alarmas justificadas a pesar de los nuevos casos en Estados Unidos.

Síntomas de la enfermedad

Los indicios suelen llegar a los 8-10 días de haber estado en contacto con el virus, aunque pueden aparecer entre 2 y 21 días después. Los síntomas más frecuentes son fiebre de más de 38,6 grados, fuerte dolor de cabeza, dolores musculares, diarrea, vómitos, dolor de estómago y hemorragias sin causa aparente.

África, el continente más afectado

África es el continente más afectado con diferencia. El problema es la pobreza y la falta de médicos e infraestructura hospitalaria. En Liberia, al oeste de África, hay un médico por cada cien mil personas, frente a los trescientos setenta que existen en España. En algunas zonas de África occidental, el personal sanitario atiende a enfermos de ébola incluso sin agua corriente. En Guinea, origen del actual brote, la mayor parte de las infecciones está relacionada con los enterramientos tradicionales, en los que los familiares mantienen un contacto estrecho con los cadáveres. Además, expertos de Oxford calculan que hay más de trescientas mil personas en riesgo de contraer la enfermedad en países Africanos. Se necesitan médicos y recursos que, de momento, son escasos.

Fuente de la imagen: http://news.bbcimg.co.uk/




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.