.
.

¿Luz al final del túnel?


Dieter Vásquez– 24/10/2014

Estamos a 2 meses de finalizar el año, y las últimas noticias que nos lanzan los medios son la inestabilidad económica, el paro, la corrupción política, los independentismos, casi lo mismo que en los últimos 4 años. ¿Qué es lo único que ha cambiado? Que estamos más hartos, la gente por fin sale de una burbuja en la que la propia sociedad les introdujo. “Estudios” que señalaban que a partir de tal edad uno se podía hipotecar y se vendía la idea de que formabas parte de un club selecto, el club de la seguridad, y por ello la gente se lanzaba a adquirir productos financieros para sostener o alcanzar sus sueños, su libertad, su independencia, nada más lejos de la realidad, que por cierto esos “estudios” aparecen ya en China. Llegué a España el año 2007 con el aviso ya lanzado por David Taguas en una conferencia en Lima de que la burbuja inmobiliaria estallaría. Pero no imaginé que el impacto sería gigantesco. Mucha gente se pregunta cómo se ve España desde fuera y, para ser sincero, esperaba una España culta sin corrupción, tecnológicamente avanzada, y moralmente intachable, algo acorde a su crecimiento económico y nivel social. Pero al llegar me percaté de un detalle que supe que iba a pasar factura, el despilfarro económico, a todos los niveles. Aquello me hizo pensar en la poca consciencia de la gente con lo que tenía y a lo que se condenaba con un préstamo aquí, otro por allá para un pequeño momento efímero de felicidad. Gasto y gasto, vacaciones todos los años por “derecho”, por ser ciudadano del Siglo XXI, olvidando que viajar a otros países, paraísos en época de estío es propio de personas afortunadas. Deuda y deudas, los pocos que salieron adelante desde el 2008 son los primeros que emigraron fuera, pero no me refiero a las personas, lo fueron las empresas y así muchas personas salvaron sus puestos de trabajo, desde ingenieros hasta limpiadores, pero el descalabro bursátil lo sufrieron todos por igual.

eco1

Fuente: NetDania Nota: 1 punto del Ibex=25€

Hoy, aún muchos no recuperan ese valor y otros pueden desaparecer y ya otras empresas del IBEX han desaparecido. La gente incrédula no se creía los avisos de los expertos de que todo podría cambiar, incluso Rodríguez Zapatero. La gente compraba pisos tanto para vivir, como para tan sólo “tener” en la playa, para especular, alimentando la idea popular de que un piso siempre incrementa su valor. Se alimentaba un monstruo que aún hoy seguimos alimentando sin saber hasta cuándo nos seguirá perjudicando y comiendo todos los años los presupuestos generales del Estado, sí, DEUDA. Seis años después de que todo estallara estamos más endeudados, con muchas pérdidas sociales, muchas de ellas basadas en deuda, manteniendo un sistema que de seguir así no quedará nada. Mucha gente no lo sabe pero buena parte de la financiación (mágica palabra propia de la belle époque despilfarradora) estatal es gracias a superpotencias económicas y fondos de inversión. En lo últimos meses ha surgido una voz que proclama no pagar la deuda, “auditarla”, olvidando así que mantenemos el sistema, tanto pensiones como subsidios e inversiones, gracias a China o EUU. Olvidamos que la demografía Española tiene un grave problema ligado al sistema de pensiones y, en mi opinión, puede que en el 2060 no exista como tal.

eco2

También se proclama planes de estímulo monetarios y devaluar la moneda olvidando que España importa muchas materias primas y productos de primera necesidad, estas dos soluciones mágicas tan sólo benefician a los “malvados” mercados que nos prestan dinero y perjudica a la población mediante la inflación. Si, por ejemplo, 2 barras de pan ahora valen 2€ e un futuro con el super plan de estímulo pueden valer 10€, 20€ eso sí “ajustando salarios” a la inflación, pero tal medida dejará de surtir efecto en cuanto esa misma barra de pan valga 30€. Aún la gente sigue ciega, aún se desconocen muchas cosas, se quieren soluciones rápidas que “puedan” ser efectivas, es comprensible la desesperación de esas 5 millones de personas que padecen el peso de la crisis. Pero no se pueden hacer las cosas tal y como se siguen haciendo hasta ahora pues si ahora no hay para más de 5M, en un futuro no habrá para otros 3 o 4M que son los funcionarios que tiene España. Corrupción, egoísmo, y cortoplacismo, eso es lo que hubo desde antes de la burbuja inmobiliaria, y es lo que sigue habiendo en los “privilegiados” de la sociedad española y en algunos no tan privilegiados. Recuperar a España no pasa por más deuda, no pasa por más complacencia, no pasa por cerrarse en uno mismo y manifestar su malestar vía redes sociales, no pasa por soluciones milagro y políticas “a favor” de empleo que tan sólo lo entorpecen ni políticas a “favor” del medio ambiente, ni cuentas nuevas que incluyan en un PIB sistema de negocios opacos o ilegales, cómo las drogas y la prostitución y que sin embargo excluyen para bien de unos y mal de otras del sistema. No se puede hablar de políticas infantilistas que prometen el cielo y la perfección en un sistema. Somos humanos y el sistema es humano, y como tal puede fallar, pero incidir de nuevo en el error con más fuerza porque no fue suficiente con la acción anterior, nos hunde más y más. Si hoy son 5 millones el día de mañana serán 10. ¿Luz al final del túnel? Yo no lo veo.

 

Fuente de la imagen: http://veloz-informacioncontable.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.