.
.

Se nos rompió el amor


Sergio Rupérez – Zaragoza 24/10/2014

Se cumplen 100 días del triunfo del socialista Pedro Sánchez en las primarias que le auparon como secretario general del PSOE sustituyendo a Alfredo Pérez Rubalcaba. Muchos militantes, especialmente en Andalucía, vieron en este joven madrileño la esperanza del partido, un cambio necesario frente al continuismo que, según ellos representaba Edu Madina.

El proceso de primarias, insólito en un formación con 135 años bajo sus espaldas, dejó eso si un mar de dudas y potentes luchas internas, en algunos momentos demasiado palpables desde fuera, con epicentro en la poderosa federación andaluza comandada por Susana Díaz, que veía en Sánchez su posibilidad para tomar el poder en Madrid. Desde entonces, la sombra de la presidenta andaluza ha sobrevolado Ferraz dejando, pese a todo, un margen al líder socialista para reconstruir el partido, intentar frenar la sangría de votos y conseguir diferenciarse de sus principales contrincantes hoy: el PP y Podemos.

Pero el recreo terminó, en una entrevista para el diario El País, Susana Díaz comenzó la pasada semana a dejar recados a los de Ferraz y, en especial, a un Sánchez hiperactivo, pero que no termina de enganchar. “Pedro Sánchez tiene una estrategia y yo otra” aseveró la presidenta en un movimiento claro de distanciamiento entre Sevilla y Madrid.

Durante la entrevista con la periodista Anabel Díez, Susana repasó los temas más candentes de la actualidad como el independentismo catalán, pero sobre todo analizó la situación de su partido y de los 100 días del líder madrileño al frente de la casa socialista. Ni la política de comunicación, basada en estar en todos los programas de televisión posibles, ni las poco inteligentes declaraciones reclamando funerales de Estado para las asesinadas por violencia de género y la supresión del Ministerio de Defensa, mas tarde corregidas, han sentado bien a la presidenta andaluza.

Preguntada por las primarias para la carrera hacia La Moncloa, Díaz afirmó: “no estoy pensando en eso. No me voy a presentar a las primarias del PSOE porque mi prioridad es Andalucía” eliminando la posibilidad de encabezar una alternativa al propio Sánchez de cara a las Generales de 2015. Pese a su contundencia, la presidenta dará seguro que hablar en los próximos meses en relación a sus aspiraciones nacionales ya que, según dicen ya algunas voces, ella representa la salvación del socialismo español.

Lo que desde luego está claro es que Díaz ha roto el diálogo con Sánchez, y que a partir de ahora vamos a ver a la presidenta visitar más asiduamente Madrid, con la excusa de representar a Andalucía, para hacer notar su fuera entre los distintos ámbitos de poder de la capital y dejar claro que ella, al menos mientras controle la región andaluza, va a dar mucha guerra.

Respecto a Sánchez, habrá que darle tiempo para que demuestre que de verdad existe tras él algo más que marketing político, buenas intenciones y ganas de comerse el mundo. La posible fragmentación de Podemos, materializada el pasado fin de semana en Vistalegre, sumada al hundimiento del PP podrían ayudar al PSOE a levantar la cabeza pero el líder socialista no puede supeditar su éxito solo a datos favorables de diversos sondeos. Ha de ganarse al votante. Tiene que encandilar. Seguiremos esperando.

Artículo extraído de www.publicoscopia.com



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.