.
.

Del ‘doble irlandés’ al ‘chollo luxemburgués’ 


Luis Alejandro Pérez – Madrid, 6/11/2014

Los paraísos y lagunas fiscales ya son una realidad más que permanente en Europa. Los irlandeses, después de anunciar que acabarían con su controvertido esquema fiscal, ya están buscando una nueva disposición para cubrir la política antecesora. Por su parte, los luxemburgueses han sido acusados de realizar acuerdos secretos con multinacionales, que han permitido a estas empresas rebajar drásticamente su pago en impuestos.

Para quienes no conozcan el denominado ‘doble irlandés’, la ignorancia respecto al tema tiene fácil solución. Se trata nada más y nada menos que de la denominación sajona del sistema fiscal irlandés, un medio caracterizado por su sencillez y eficacia a la hora de estimular la constitución de empresas. Supone a su vez una suculenta alternativa que poseen las multinacionales tecnológicas y farmacéuticas para optimizar sus impuestos. Ahora bien, las autoridades europeas nunca han sido favorables a este beneficioso sistema y han presionado al ‘tigre celta’ para modificarlo. Hace tan solo unos días, el Gobierno de Irlanda anunció que acabaría con el double irish, aunque este seguirá vigente hasta 2020. No obstante, según publicó The Wall Street Journal, Irlanda ya ha empezado a trabajar en una nueva norma que permita seguir incentivando la actividad empresarial en el país.

Según el jefe de tributos en Dublín Feargal O’Rourke, Irlanda está buscando “crear un ambiente que atraiga a la propiedad intelectual a una tierra regulada por un sistema tributario”. Esta misma semana se ha debatido la propuesta y se espera que sea aprobada antes de finalizar el presente año.

Unos 1400 kilómetros al este se encuentra la pequeña Luxemburgo, que esta semana ha sido acusada de mantener acuerdos fiscales secretos con unas 340 multinacionales entre 2002 y 2010. Las acusaciones proceden de la voz del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que ha obtenido y analizado unos 28.000 documentos confidenciales. Como era de esperar, Luxemburgo ha desmentido inmediatamente la supuesta ruptura de la norma internacional. Sin embargo, Bruselas ha asegurado que actuará en el caso de que se pruebe un incumplimiento legal. Además, ha causado controversia el hecho de que Jean-Claude Juncker, actual presidente de la Comisión Europea, haya sido el primer ministro del Gran Ducado de Luxemburgo en el período de supuesto incumplimiento de la normativa.

Los encantos económicos de Luxemburgo radican en tres ventajas que han originado probablemente el fraude fiscal. En primer lugar cuenta con un sistema que posee una tributación reducida prácticamente a 0; en segundo lugar, la existencia del denominado tax rulling, un acuerdo con las autoridades fiscales que garantiza una fiscalidad permanente durante años; y por último, la confidencialidad de estos pactos, a la que el ICIJ ha tenido acceso.

Las principales beneficiarias de la fiesta fiscal

Toda esta ganga fiscal no se habría podido cumplir sin la colaboración de empresas deseosas de más beneficio. En el caso de Irlanda, las estadounidenses google, Apple o Facebook, entre otras, han sido las principales beneficiarias a lo largo de los años, pues tienen sus centros operativos y financieros en el propio país. Ante la eliminación del ‘doble irlandés’, la única que se ha manifestado ha sido google, que se ha mantenido firme, afirmando que sigue “profundamente comprometida con Irlanda” y que trabajará “por adaptarse a los cambios motivados por ley”.

En el caso de Luxemburgo, las empresas implicadas proceden de sectores diferentes: inmobiliario, industrial, farmacéutico… Entre estas destaca Procter & Gamble, Amazon o Heinz. Quizá el caso más destacado sea el de amazon, que además está siendo investigado por la Comisión Europea. La empresa online, obtuvo 20.000 millones de euros en ingresos el pasado año en el continente europeo, de los cuales la mayoría se canalizaron supuestamente gracias a Luxemburgo, por medio de un acuerdo que reduce el tipo efectivo al 5,3 %. La compañía ha declarado que jamás ha recibido un trato fiscal especial de Luxemburgo y que están sujetos a las mismas leyes que las demás compañías.

Los paraísos fiscales suponen un mecanismo que contribuye a la desigualdad y que se entromete en la libre competencia. Es falsa la idea de que solo las islas caribeñas son las encargadas de alentar esta práctica, pues, se ratifica que países de la propia UE llevan a cabo estas elusiones monetarias. Aquí es donde surge la necesidad de un periodismo de investigación que destape las tramas corruptas, como efectivamente ha hecho la ICIJ en el caso de Luxemburgo. Quizá el periodismo no este muriendo, sino en proceso evolutivo, una evolución que dote a los profesionales el poder de acabar con la permanente corruptela.

Fuente de la imagen: tumblr

 

 




One thought on “Del ‘doble irlandés’ al ‘chollo luxemburgués’ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.