.
.

La consulta de la discordia


Sergio Rupérez – Zaragoza – 14/11/14

El pasado domingo se celebró en Cataluña la consulta alternativa –no vinculante sobre la consideración de Estado independiente a la región. Las relaciones entre Cataluña y el resto de España se han tensado en los últimos meses y los comicios han reavivado las demandas de reforma de la Constitución.

2.305.290 de personas votaron el domingo en la consulta alternativa realizada en Cataluña para votar si la región se convierte o no en un Estado propio. La votación -no vinculante-, a la que estaban llamados a votar 6.228.531 personas, se saldó con más de 1.8 millones de votos a favor de la independencia, un 80,76% del total.

La jornada transcurrió sin apenas incidentes, siendo los más significativos en la ciudad de Girona, donde cinco encapuchados irrumpieron en el instituto de la Escuela de Hostelería y trataron de destrozar las urnas, amenazando además a varias personas. En el apartado político, el día estuvo marcado en especial por la denuncia de UPyD contra el president de la Generalitat Artur Mas, la consejera de Educación, Irene Rigau, y contra el consejero de Interior, Ramon Espadaler, por la realización de la consulta.

Reacciones

Tras el 9-N, las reacciones en el mundo de la política no se han hecho esperar. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció este miércoles para analizar la cuestión catalana. “No hubo consulta, dos tercios no votaron, el independentismo ha mostrado su debilidad”, afirmó contundente Rajoy. En referencia a las posibles soluciones al conflicto, el presidente sentenció: “El parlamento de Cataluña está facultado para iniciar el proceso de la reforma constitucional. Es el único camino legal para sus planteamientos y Mas lo sabe”.

En el PSOE, Cesar Luena insistió en la “necesidad de resolver el conflicto en Cataluña por la vía del diálogo y la negociación”. Según la socialista Meritxell Batetel PSOE cree que no es el momento de seguir actuando a través de los tribunales, es el momento de la política”.

Por otro lado, en UPyD fueron más allá afirmando, en palabras del portavoz adjunto en el Congreso, Carlos Martínez Gorriagan, que el Gobierno “ha incumplido una sentencia del TC clarísima y unánime y al no hacer cumplir esa sentencia lo que ha hecho es prevaricar”.

Desde IU Cayo Lara afirmó que “es ya el momento del diálogo” y lanzó un mensaje para Rajoy y Mas animándoles a que dejen su “su actitud intransigente y su táctica oportunista”.

En los partidos catalanes tampoco faltaron las declaraciones. Desde CIU fue el propio Artur Mas el que salió a hablar tildando el 9-N de “éxito total” y pidiendo a Rajoy “diálogo permanente” para realizar una “consulta definitiva”. En ERC, Oriol Junqueras habló de jornada de “sed de justicia y libertad” y en Ciudadanos, Albert Riverá invitó a Mas convocar elecciones tras reconocer que “ha fracasado”.

A nivel internacional Reino Unido abogó, en palabras de su primer ministro, David Cameron, por una “España unida”, Alemania tildó el proceso de “asunto interno” y la Unión Europea no se pronunció.

Una relación compleja

La consulta parece confirmar que la relación de España con Cataluña sigue siendo tirante, vistas las posiciones enfrentadas entre los partidos catalanistas y los nacionales, y que la opción de la reforma constitucional cada vez tiene más adeptos para convertirse en solución intermedia.

Viñeta Cataluña-España

Fuente de la imagen: El Ibérico

Rajoy ha confirmado en su comparecencia que la opción de la reforma constitucional ha de tomar forma mientras que Pedro Sánchez tiende la mano para realizar una reforma que pueda solucionar el problema del encaje catalán. La reforma de la Constitución cuenta, eso sí, con la oposición firme de Oriol Junqueras que, según las encuestas, va a tener la llave de la Generalitat en las próximas elecciones.

El líder de ERC ha elaborado una hoja de ruta propia caracterizada por convocatoria de elecciones, un Govern unitario y referéndum si o si sobre una Constitución catalana. Pese a evitar hablar sobre pactos con CDC, Junqueras sí que aboga por una “alianza programática entre las fuerzas soberanistas”.

Necesidad de acuerdo

La consulta alternativa ha dejado entrever que Cataluña y el resto de España han de entenderse para evitar males mayores. Mariano Rajoy y Artur Mas deben ponerse de acuerdo para buscar soluciones cuanto antes si no quieren que la fractura entre ciudadanos se haga realidad.

En Democracia se necesita consenso, y eso mismo es a lo que deben llegar las distintas fuerzas políticas. Un choque de trenes entre Cataluña y España sería letal para la sociedad pero las demandas catalanas no deben ser por ello apartadas. Encontrar soluciones intermedias será clave para garantizar en el futuro la estabilidad del país.

Fuente de la imagen: Libertad Digital



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


One thought on “La consulta de la discordia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.