.
.

La política como servicio, no como oficio


Mario Toledo Ros – Lock Haven, Pensilvania 14/11/2014

Gürtel, Bárcenas, Emarsa, Nóos, Adigsa… todos ellos son hijos de nuestra querida democracia. Ya son como de la familia. Vienen cuando menos te lo esperas, les prestas atención todo el día, no te los quitas de encima y cuando por fin crees que se van, que se independizan, que te dejan para no volver… vienen los nietos: Púnica, Madeja… ¡Y los que quedan!

España se ha transformado (por si alguien aun no se ha dado cuenta), en un país en el que los casos de corrupción no son más que algo cotidiano, ¿o acaso todavía hay alguien que se sorprende al saber que un político se ha llevado unos cuantos de miles de euros de más? Hoy en día a algunas personas les sorprende más un cambio de trono en Mujeres Hombres y Viceversa que un caso de corrupción. Total, en España no hay más que 1.900 imputados por este tipo de causas,  ¿qué más da uno más o uno menos? Nadie lo notará.

Gran parte de los casos de corrupción provienen de los que nos gobiernan un año sí, y otro también. Mientras PP y PSOE se disputan el privilegio de ser el partido más corrupto de España, el señor Posada, tercera autoridad del Estado, afirmaba que “el número de corruptos en el PP no es excesivo”. Sabiendo que el 48,9% de los casos se asocian al Partido Popular, queda claro que Posada es un tipo inconformista, de los que quieren más, de los que van ‘en la buena dirección’.

Y por si fuera poco, Cataluña celebra el tan ansiado 9N. ¡Vaya momento ha elegido el señor Mas para querer dejar el país! Por cierto, por si no lo sabían, vivimos en una democracia donde no se puede votar. Algunos prefieren escudarse tras unos papeles del año 1978 antes que escuchar a 1,8 millones de personas que, gracias a la gestión de nuestros políticos, desearían abandonar el país a pesar de no saber con exactitud las consecuencias que pueda acarrear. Fíjese usted el punto de desesperación. Por otro lado, si los catalanes quieren irse, otros deberían sugerir la anexión de Andorra y si cuela, que prueben con Suiza, visto el afán que tienen por dejar allí sus fortunas.

Muchas de las personas que llenan portadas por llevarse dinero que no les pertenece, se dedican a la política. Sí, se dedican. Porque nuestra sociedad ha hecho de la política un oficio cuando, en realidad, debería ser un servicio. El señor Rajoy recibe 78.000 euros al año por no cumplir su programa electoral y por lo tanto engañar a sus votantes, por dar ruedas de prensa sin preguntas, por tener casas vacías y conseguir que padres no tengan cómo pagar el comedor de sus hijos o por hacer recortes en sanidad, en educación… entre muchas otras proezas al alcance de muy pocos políticos. Eso sí, mientras las manifestaciones decoran las calles de toda España, los partidos políticos recibirán un 28% más de dinero que el año pasado.

Y la pregunta es: ¿Por qué un político no cobra lo mismo que la media española? Es más, ¿qué pensaría un político de algo así? ¿Estarían dispuestos a rebajarse el sueldo? Que le pregunten a Jordi Évole.

Ustedes, señores políticos, no deberían vivir de la política, sino hacer de la misma una herramienta para que los ciudadanos puedan vivir mejor. De esta manera, todo lo que se ahorrase podría destinarse, por ejemplo, a la mejora de la educación para que los profesores puedan enseñarles a todos ustedes, que en política ni se roba ni se miente.

Ya lo dijo José Mujica: “Si adora tanto la plata que se meta en el comercio, en la industria, que haga lo que quiera, no es pecado, pero la política es para servirle a la gente”.

Fuente de la imagen: www.mundiario.com



Estudiante de 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue co-director del cortometraje 'Enarmonía', finalista en el XV Festival de Cortometrajes ADN y Community Manager del Proyecto de Cuentos infantiles CrocoOuch (www.crocoouch.com). Además, fue redactor en la revista 'Nuestra' y en el portal Actualidad Nebrija y locutor en el programa 'ñGamers' de Ágora Radio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.