.
.

Salvando el mundo


Marcos Arce – Madrid 28/11/2014

La mañana del 15 de febrero de 2013, en la ciudad rusa de Chelyabinsk, al sur de los Urales, impactó a 80 km /hora un meteorito de 17 metros de alto por 15 metros de ancho, con una masa de 10 000 toneladas. La explosión liberó una energía de 500 kilotones, 30 veces superior a la bomba atómica de Hiroshima, dejando a más de 1000 heridos. El 8 de septiembre de 2014, el asteroide 2014 RC, con un tamaño similar a una casa, rozó la Tierra al ubicarse a unos 40.000 kilómetros del planeta. ¿Puede predecirse el impacto de un meteorito? De ser así, ¿cómo se comunicaría al mundo una noticia de tal envergadura?

Un estudio realizado por los científicos españoles Carlos y Raúl de la Fuente Marcos de la Universidad Complutense de Madrid revela que las caídas y explosiones de meteoritos en la Tierra se pueden pronosticar, al igual que se detectan las pruebas de armas nucleares. Entre los años 2000 y 2014 quedaron registradas 26 explosiones provocadas por los meteoritos usando dicho equipamiento.

En el caso de detectarlo, ¿quién informaría al mundo? ¿Cómo se haría? Todas estas preguntas son las que se han tratado en la última reunión de la IAWN, la de Red Internacional de Alerta de Asteroides. Dicho organismo, creado por las Naciones Unidas y coordinado por el mexicano Sergio Camacho, está compuesto por representantes de todas las instituciones dedicadas actualmente a la detección de asteroides, cometas y otras amenazas para la Tierra: NASA, ESA, JAXA nipona, CNRS francés, Academia de Ciencias rusa, el Centro Aeroespacial de Alemania etc.

Tras la segunda reunión de este grupo, acaban de presentar un informe en el cual establecen las prioridades para la correcta comunicación del impacto de un astro.

“Sería ese gobierno, o gobiernos,  quien informaría a su población. Idealmente, la noticia se daría en el idioma de la población en riesgo, tomando en consideración aspectos culturales y religiosos”, explica Sergio Camacho. Además, añade el importante papel que desempeñan los medios de comunicación, ya que serían ellos los encargados de divulgar al mundo la noticia. “IAWN debe de estar lista a proporcionar información veraz. Por los muchos escenarios de riesgo de impacto por un asteroide que se podrían presentar, es difícil asegurar que la noticia se dé en condiciones idóneas”, asume Camacho. Es por ello que la misión principal de este organismo es la de establecer líneas transparentes y claras con los periodistas para tenerlos convenientemente informados.

José Luis Galache, astrónomo del Minor Planet Center (MPC), de la Unión Astronómica Internacional, en el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, afirma que la claridad del mensaje es uno de los puntos más relevantes a tener en cuenta a la hora de dar una noticia que puede causar un gran impacto. “No es información, son datos. Discuto con otros colegas porque confunden las dos cosas. Cuando ves las noticias del tiempo, no quieres que te hablen de isobaras sino que te digan si es probable que llueva”, afirma el experto.

Con el fin de clasificar el nivel del impacto este grupo ha creado una escala llamada escala Broomfield, inspirada en la de huracanes. Esta consta de 6 tipos,  entre la amenaza de tipo 1 (color verde, ver imagen), hasta la amenaza de tipo 6 (color negro) que implicaría una “destrucción global”.

“De haber un riesgo sustancial digamos en el próximo año, la organización estaría suficientemente preparada para responder con información científica claramente articulada para los líderes políticos de los países afectados”, asegura Laura Delgado López, experta en comunicación científica y coordinadora de esta reunión de IAWN.

El Observatorio de Calar Alto

El observatorio de Calar Alto es un observatorio astronómico hispano-alemán situado a 2168 m de altura en la Sierra de Filabres, Almería. El observatorio tiene 3 telescopios de 1,23 m, 2,2 m y uno de  3,5 m, siendo este el mayor telescopio de Europa continental.

En este observatorio, el investigador José María Madiedo, de la universidad de Huelva,  ha abierto una nueva línea de investigación. Se trata de un nuevo sistema que permite detectar la entrada de rocas en la atmósfera terrestre procedentes de los asteroides y cometas. Dicho sistema funciona de forma automatizada, es decir, no es necesario la presencia del investigador. “Consta de cinco detectores de alta sensibilidad que monitorizan de forma continua el cielo nocturno y que son capaces de determinar la trayectoria de estos fragmentos que impactan contra la tierra”, asegura el profesor Madiedo. Además este sistema permite estudiar la composición de los fragmentos, ya que los detectores permiten determinar el punto de colisión para poder acudir a recoger los fragmentos.

En el mes de febrero, este observatorio logró detectar el mayor impacto registrado de un meteorito contra la luna, que originó un cráter de unos 40 metros de diámetro.

“En Calar Alto ya hemos detectado anteriormente bólidos gracias a las cámaras de vigilancia externa y hemos difundido las imágenes a través de la página web, pero esta estación supone un importante avance en la capacidad del observatorio para el estudio de estos fenómenos”, señala Jesús Aceituno, vicedirector del Observatorio de Calar Alto.

En septiembre del año pasado, La NASA desembolsó 5 millones de dólares con el fin de crear un sistema de alerta temprana de posibles impactos contra la Tierra de objetos celestes. El proyecto, que recibe el nombre de “Proyecto ATLAS”, fue aceptado después de que el meteoro de Chelyabinks causara a través de una serie de explosiones más de 1000 heridos. Está constituido por ocho telescopios, con cámaras digitales de 100 megapíxeles que sondean el cielo dos veces cada noche. John Tonry, profesor del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái, aseguró que “si el proyecto hubiera sido financiado desde antes y hubiera sido puesto en funcionamiento, se podría haber avisado a los habitantes de Chebarkul sobre el meteorito, un día antes de que este impactara.”

Fuente de la imagen: esp.rt.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.