.
.

“Jimmy”, otra víctima de los ultras del fútbol


El Frente Atlético en la grada del Calderón.

Santy Pérez Payá – Madrid 05/12/2014

Fatídica semana para el fútbol, en la última jornada de Liga se produjo una batalla campal en los aledaños del Calderón entre los ultras del atleti y los del deportivo de la Coruña que se saldó con una víctima mortal que acabó en el río Manzanares. La LFP ya está tomando cartas en el asunto para castigar a los culpables y evitar cualquier situación parecida.

Desgraciadamente no es la primera vez que ocurre esto y muy a pesar de las medidas oportunas que se tomen de hoy en adelante dudo que sea la última. Vamos al último acontecimiento.

Muchos supersticiosos consideran el número 13 como el número de la mala suerte. Pues bien, la décimo tercera jornada de la Liga BBVA de 2014 puede marcar un antes y un después en la historia del fútbol español. Según ciertos afiliados del Frente Atlético, se concretó una quedada a través de redes sociales y foros ultras con los “Riazor Blues” para pegarse antes del encuentro entre Atleti y Depor.

La versión de los coruñeses difiere un poco. Ellos alegan que les tendieron una emboscada pero no parece muy creíble ya que ellos salieron de Galicia desde otra ciudad y de madrugada para evitar controles. Sea lo que sea dos no pelean si uno no quiere. La única verdad es que hubo un gran conflicto en torno al Manzanares en el que desgraciadamente murió un hincha gallego. No obstante, el encuentro posterior se disputó como si nada al igual que el resto de los partidos de la jornada.

La LFP no se ha quedado con los brazos cruzados y Tebas, su presidente ya ha declarado que los clubes que no colaboren contra los ultras podrán perder puntos o incluso descender. De momento, varios grupos ultras están contestando a todas las declaraciones y actuaciones que se están tomando. Como los implicados en este caso el Frente Atlético y los Riazor Blues pero también los Bukaneros y los Biris (ultras del Rayo Vallecano y Sevilla respectivamente).

Miserablemente, estos incidentes no son nuevos y tristemente son algo habitual en el fútbol. Muchos dicen que no tienen nada que ver con el deporte rey, que son situaciones aisladas que no se pueden ligar éste pero directa o indirectamente sí lo son. Hay más víctimas de ésta lacra del fútbol:

– La última, en la liga Argentina, el jugador del Tiro Federal (liga regional) ha muerto por una pedrada de un hincha de los “barras bravas”.

– Hace casi 20 años Luis Montero Domínguez fue la primera víctima en España por un artefacto pirotécnico que salió despedido desde la grada de Preferencia en el estadio de Carranza en un partido de segunda contra el Castellón.

– En 1992, Frédéric Rouquier, hincha francés del Espanyol fue asesinado a navajazos por miembros de los Boixos Nois (ultras del Barça) tras un Espanyol – Sporting.

– Ese mismo año, un joven colchonero de 23 años llamado Eufrasio Alcázar sufrió una grave puñalada no mortal por parte de los Ultras Sur del Real Madrid.

– En el 98 Aitor Zabaleta seguidor de la Real Sociedad fue apuñalado por un miembro del Frente Atlético.

– También en el 98, una espectacular batalla campal en Oviedo acabó con 24 Ultras Sur detenidos y la muerte de un joven asturiano.

– En el 2003 Manuel Ríos Suárez, hincha del Deportivo murió por los golpes que le propinaron los ultras del Compostela en un derbi de Copa del Rey.

Estos no son todos los casos nacionales, ha habido también accidentes en el fútbol, accidentes de bengalas, gradas que se han caído, aglomeraciones masivas. Pero al fin y al cabo accidentes evitables no acentuados por los ultras. Pero cuando los ultras de cualquier afición son los protagonistas de cualquier conflicto, ya se trata de asesinato. Como ha ocurrido en todos los casos comentados anteriormente.

Obviamente hay muchos casos también en Italia, Francia, los “hooligans” de Inglaterra y por todo el mundo pero comentarlos todos sería una lista casi interminable.

Todo esto es por el fútbol, son peleas muy innecesarias. El fútbol es un deporte y hay que dejar todo esto totalmente de lado. Todo esto son ideologías políticas escondidas detrás de grupos deportivos que dan muy mala imagen. Un niño que vaya con su familia a cualquier estadio cualquier domingo futbolero debe de disfrutar del fútbol tal y como es sin tener que preocuparse por cualquier violento que se encuentre por ahí.

A ver si hay suerte, y cada año nos encontramos con menos tragedias parecidas. Por un fútbol sin violencia.


Fuente: vozpopuli,com



Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.