.
.

‘La entrevista’ más cara de Sony Pictures y los EEUU


La película «The Interview» podría estar detrás del ataque pirata a Sony Pictures

Luis Alejandro Pérez – Madrid  05/12/2014

Matar al dictador de Corea del Norte: ese es básicamente el fin del  que se nutre el argumento de “The interview”, la película que podría ser la causa directa del reciente ciberataque a Sony Pictures. Según especulan diferentes medios, la República Popular Democrática de Corea podría estar detrás del acto de piratería, después de que el pasado junio Kim Jong-Un amenazara a los productores de la cinta por calificar a la comedia como de acto de guerra.

Cinco han sido en total los próximos estrenos que se han filtrado en internet tras el ataque pirata. Entre ellos se encuentra “Corazones de Acero”, el nuevo y prometedor blockbuster de Brad Pitt y además la nueva versión del musical “Annie”. Las cifras de las descargas han rondado los 1.200.000 y 206.000 downloads respectivamente. Esto augura un futuro negro para los beneficios de la compañía, que además no estaba pasando por buenos momentos económicos debido a pérdidas en la división móvil.

Las consecuencias del pirateo pueden ser catastróficas, no solo por el saboteo de las películas, sino por la filtración de contraseñas relacionadas con los sistemas de la red corporativa. Los copresidentes de la compañía Michael Lynton y Amy Pascal reconocen que una “larga cantidad de datos confidenciales han sido robados”, entre los que se incluyen “información personal y documentos de negocios”. El asunto puede generar en la empresa pérdidas millonarias y sobre todo una disminución de confianza y  valor de marca.

La sospecha crece y Corea se mantiene en silencio

El ataque dejó los ordenadores de Sony con las pantallas en negro, mostrando una calavera roja dejada por el grupo de hackers, que se hacen llamar Guardianes de la Paz. La sospecha apunta a que el acto vandálico ha sido instigado por los norcoreanos, pues estos ya habían amenazado en diversas ocasiones a todo el equipo.

La película en cuestión, protagonizada por James Franco y Seth Rogen, es una comedia en la que dos periodistas se dirigen a Corea del Norte movidos por un plan de la CIA, con el único objetivo de asesinar al joven Kim Jong-Un. En los trailers, se aprecia una imagen ridiculizada del líder y ello hace pensar quién podría estar detrás. El reconocido analista político Shin Jae-hoon cree que el Gobierno norcoreano está relacionado con los ataques, ya que “siempre reacciona y nunca se queda de brazos cruzados ante humillaciones de este tipo”.  Sin embargo, no se puede determinar con exactitud un responsable, pues Guardianes de la Paz nunca ha sido vinculado a los piratas de la Península asiática.

De momento, los medios estatales del régimen comunista han mantenido  silencio. Por lo tanto, habrá que esperar al estreno de la película, previsto para el día de Navidad, para saber cómo se desenvuelve el conflicto, aunque los norcoreanos ya avisaron en una carta dirigida a la ONU: “si Estados Unidos emite la cinta, ofenderá a un estado soberano de una manera terrorista”.

La tensión entre EEUU y Corea del Norte crece a pesar del incidente con la cinta

El altercado con la cinta cinematográfica es solo un agravante de las relaciones entre ambas potencias. Una de las últimas acusaciones desde Pyongyang, capital de la república comunista,  apunta a que EEUU es responsable de propagar el ébola por el continente africano. De esta manera, los norteamericanos habrían estado probando armas biológicas para garantizar una supremacía mundial. La agencia norcoreana (KCNA) está segura de que Estados Unidos ha financiado a compañías farmacéuticas para investigar con el virus.

Además, los norcoreanos también han denunciado una violación de derechos humanos por parte de EEUU tras el incidente en Ferguson. Según el ministro de exteriores de Corea del Norte, el asesinato del joven negro  muestra “la verdadera cara de EEUU, infierno de violaciones de los derechos humanos donde se practica abiertamente la discriminación racial”.

A partir de estos sucesos vemos una lucha continua y fría entre el comunismo oriental y el capitalismo de occidente. No sería la primera vez que un ‘casus belli’ tan nimio, como lo es en este caso el estreno de una película,  ocasionara violentas guerras. Este ejemplo recuerda a esos conflictos armados iniciados por motivos tan absurdos, como la guerra entre El Salvador y Honduras por el Campeonato del Mundo de Fútbol de 1970 o como  la guerra del cerdo, en la que EEUU casi se enfrenta a Inglaterra por matar a un puerco inglés.

A decir verdad, sí es cierto que la dictadura de Kim Jong-Un supone un menosprecio hacia la humanidad y una violación de los derechos humanos en un intento descabellado de armarse hasta los dientes. Podríamos decir incluso, que Corea no es una nación que posee una fuerza militar, sino una fuerza militar que posee una nación; y por ello es vital denunciar ese atentado contra las víctimas que están sufriendo dentro del  país la negligencia de su Gobierno. El cine podría ser una herramienta poderosa para ello, no obstante, EEUU debería dejar de jugar a los ‘héroes democráticos’, pues atacar con una actitud tan cínica y sátira  a la que es una de sus principales rivales nucleares, no es para nada un acto sensato.

 

Fuente de la imagen: www.hoycinema.abc.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.