.
.

Las medidas anti-imnigración de Cameron amenazan con romper los antiguos tratados de la Unión Europea


Ignacio Romo – Madrid 05/12/2014

El Primer Ministro británico, David Cameron, movido por motivos electoralistas como el auge de los partidos eurófobos en Gran Bretaña, anunció la semana pasada su intención de restringir los derechos de los inmigrantes comunitarios en su país.

Quedan menos de seis meses para que comiencen las elecciones generales en Gran Bretaña, y parece que Cameron, en busca de votos, quiere tomar medidas en uno de los temas que más controversia genera en su país, la inmigración.

El gobierno pretende expulsar a los inmigrantes que no encuentren trabajo en un plazo de seis meses y desposeerlos de cualquier tipo de subsidio hasta que no hayan cotizado durante cuatro años. También contempla la idea de prohibir la entrada de inmigrantes de países recién adheridos a la UE  hasta que sus niveles económicos se equiparen con el resto de la comunidad europea. Todas estas medidas entrarían en vigor si el líder conservador fuese reelegido en las próximas elecciones de mayo de 2015.

Los niveles de inmigración han aumentado en los últimos años

En el Reino Unido residen cerca de 2,7 millones de ciudadanos procedentes de otras zonas de Europa, que representan el 4,3% de la población total del país. De enero a junio de este año, Reino Unido ha recibido 81.000 inmigrantes más que en el mismo periodo el año anterior. Alrededor de 45.000 de esos inmigrantes proceden de la Unión Europea, mientras que el resto lo hicieron de fuera de las fronteras europeas.

La tasa de empleo de los inmigrantes europeos es de 78,8 %, ligeramente superior a la de los nacidos en Reino Unido, que es del 73,6%. Además, por norma general, los inmigrantes comunitarios solicitan menos ayudas públicas que los británicos.

La UE no descarta aprobar las medidas propuestas por Cameron

Todas estas medidas que Cameron pretende poner en marcha son ilegales puesto que van en contra del principio de no discriminación de trabajadores por razón de nacionalidad firmado en el Tratado de Roma de 1957.

Es por esto por lo que Londres pretende cambiar el tratado o ciertas directivas. Sin embargo, Margaritis Schinas, la portavoz de la Comisión Europea, ha anunciado que las propuestas serán estudiadas de una forma “cuidadosa y calmada” siempre y cuando no sea necesario reformar los antiguos tratados de la Unión. Que la UE haya aceptado estudiar las propuestas del ‘Premier’ se debe en gran parte a que en Alemania, y avalado por el Tribunal de Justicia Europeo, ya se permite echar del país a los trabajadores comunitarios que no hayan encontrado empleo en seis meses.

El líder británico amenaza con abandonar la Unión Europea

Si bien Gran Bretaña es uno de los doce miembros fundadores de la Unión Europea que se pactó en 1992, los problemas entre el Gobierno británico y la Unión Europea no son cosa de un día y existen elementos que los distancian. Por ejemplo, no adoptó la moneda única ni aceptó el área de controles fronterizos europeos.

A poco tiempo de las elecciones generales, los partidos euroescépticos están adquiriendo una gran importancia en el país y, ante esto, Cameron ha prometido que, en el caso de ser reelegido, convocaría un referéndum para 2017 en el que los británicos podrán votar sobre su permanencia en la UE. En el caso de que la Comisión Europea aceptase las medidas que el Primer Ministro propone para restringir la inmigración, éste se comprometería a hacer campaña en favor de permanecer en ella pero si la UE no diese el visto bueno a sus propuestas, Cameron no descartaría la opción de abandonar la Unión, como mucha gente en su país le pide.

Fuente de la imagen: www.i.telegraph.co.uk

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.