.
.

La huella económica del 2014


Economía 2014

Luis Alejandro Pérez – Las Palmas 02/01/2015

Desde el desplome de los precios del petróleo hasta el renacer de Apple; desde Pablo Iglesias hasta Rodrigo Rato; desde el incendio de Campofrío hasta la hegemonía de Alibaba: esto es solo un pequeño reflejo de la estela que ha dejado tras su paso el 2014 de las cifras.

Por un lado, el presente año ha supuesto el desplome de los precios del petróleo. La gasolina, en consecuencia, ha resultado más asequible para los bolsillos, aunque el descenso de valor del crudo se traduce en una escasa demanda global; por otro lado, la volatilidad de Wall Street fascina a los inversores: El Dow Jones y el S&P 500 han alcanzado máximos nunca antes vistos.

Mientras a Podemos le falta realismo, en España hay dinero para Rato

Y llegó el programa económico de Pablo Iglesias y los suyos, rodeado de amplias críticas que lo califican de ser poco elaborado en sus propuestas. Mientras, Bankia y Caja Madrid ponen la guinda a un proceso de corrupción que no termina de retroalimentarse: la cuantía final de las famosas Black Tag podría superar los 15,5 millones de euros.

Un saludo a Tim Cook y un adiós a Botín y a Isidoro

Tras el fallecimiento de Steve Jobs, la gran multinacional norteamericana ha recuperado su carisma gracias al Iphone 6 y al servicio de compra Apple Pay. Otra muy distinta ha sido la suerte de los líderes del Santander y El Corte Inglés, respectivamente, que tras sus fallecimientos han dejado sus imperios en el seno de la familia: Ana Botín y Dimas Gimeno redirigirán las correspondientes empresas.

Draghi rescató y las bestias de la comunicación devoraron

La deflación y la recesión seguían muy de cerca a la Zona Euro, hasta que el Banco Central Europeo decidió aplicar medidas: tipo de depósito negativo, subasta de liquidez y compra de activos. Por su parte, las grandes de la comunicación llevaron a cabo varios procesos de concentración. En primer lugar Vodafone compro Ono por la cantidad aproximada de 7.200 millones de euros; en segundo lugar, Orange extendió una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre Jazztel valorada en 3.400 millones. Por último, Telefónica compró la empresa alemana E-Plus.

Alibaba y los ladrones de WiFi

El comercio electrónico chino, liderado por la empresa Alibaba, debutó por primera vez en la bolsa Estadounidense; generó así la mayor oferta pública inicial en la historia económica. Jack Ma, el fundador, ha conseguido que las acciones doten a la empresa de un valor de 271.000 millones de dólares. Asimismo, no hubo Alibaba sin ladrones, esta vez de WiFi: la empresa Gowex, tras un análisis de la casa Gotham City, reconoció haber falseado las cuentas de la empresa en los últimos años.

Internet como arma letal

Este año puede haber sido también el cenit de los ‘hackeos’ cibernéticos. Ni Home Depot, ni Target se han escapado de los escándalos relacionados con la seguridad de datos en la red. Tampoco lo ha hecho Sony, que actualmente está inmerso en un posible enfrentamiento con Corea del Norte debido a la descarada película ‘The Interview’. Los ataques han llegado incluso a amenazar a la grandilocuente vencedora de Los Juegos del Hambre, Katniss Everdeen, encarnada en la vida real por Jennifer Lawrence. Fotos comprometedoras de la actriz americana fueron publicadas en línea después de un pirateo en su cuenta de Icloud.

Todos estos actos han supuesto cuantiosas perdidas en el seno de las empresas afectadas, así como una vulneración de la imagen y los derechos de sus trabajadores y dirigentes.

Campofrío y el rublo ruso acaban en llamas

Apenas hace unos días, un incendio calcinaba en Gamonal la planta de Campofrío, un enclave caracterizado por su alta productividad y su gran oferta de trabajo. El expediente de regulación de empleo ha dejado sin trabajo a 774 personas. Bastantes kilómetros más al este, el rublo ruso pierde la mitad de su valor debido a las sanciones de occidente y la caída del crudo. 2015 se plantea un año difícil para los antiguos soviéticos.

Y así se ha configurado el 2014 económico. Solo queda una pregunta que hacerle, ¿Qué debemos esperar del 2015?: ¿Más dimisiones?, ¿Más sorpresas?, evidentemente las habrá, como también habrá más fusiones empresariales que consoliden diferentes sectores de actividad y nuevas empresas que se lleven el gato al agua, o el dinero a Suiza (o a Luxemburgo…). Nos tocará observar los vaivenes inesperados del mundo financiero y bursátil, y quizá la puesta en escena de nuevos líderes políticos que apliquen programas más o menos eficaces. Y en España… qué menos que hablar de la nueva reforma fiscal que Montoro nos ha preparado con tanta dedicación para este nuevo año. Pero, ¡tranquilos!, allí estarán los periodistas, al menos los útiles, acechando cada movimiento, cada parpadeo, cada síntoma de corrupción por mínimo que sea. Se encargarán de garantizar un mínimo de democracia. Y es que ahora no nos forman solo para contar hechos de manera objetiva. Hoy en día tenemos otras responsabilidades, otras metas: somos guardianes del derecho y además tenemos ganas y corazón, de ello doy fe.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.