.
.

Se nos fue fantasía, música y humor


Foto Santi
Santiago Pérez Payá
– Benidorm 02/01/2015

Gabriel García Márquez, Robin Williams y Paco de Lucía son algunos de los artistas que han fallecido en el 2014. Sin duda, cada uno de ellos tiene un espacio reservado en la enciclopedia de la cultura en la que han dejado un pedazo de cada uno de ellos. El adiós de un premio nobel de la literatura, el adiós del actor con la gestualidad más expresiva del mundo y el adiós del premio nacional de guitarra.

Cada 17 de abril se hará honor en todos los medios de comunicación a Gabriel García Márquez por ser uno de los protagonistas de la universalización de la novela hispanoamericana. Fue el autor de obras clásicas como ‘Cien años de soledad’, ‘El amor en los tiempos de cólera’, ‘El coronel no tiene quien le escriba’, ‘El otoño del patriarca’ y ‘Crónica de una muerte anunciada’. Conocido por algunos como “Gabo” fue novelista, editor, guionista, cuentista, y periodista y considerado uno de los grandes escritores del siglo XX.

Declaró una vez que la experiencia más útil de su vida fue la infancia y es por eso que varias de sus obras tienen origen en sus raíces caribeñas y en su época más inocente. Poetizó de alguna manera sus vivencias de crío para hacernos imaginar cómo era Macondo –el pueblo ficticio de sus novelas- en el que plasma todo tipo de sentimientos, olores, ruidos y paisajes tal y como los sentía en su niñez.

Está considerado como el padre del realismo mágico por la actitud que empleaba frente a la realidad. Creía que “el novelista puede inventarse todo siempre que sea capaz de hacerlo creer” y supo medir a la perfección la combinación de la realidad con elementos fantásticos para conseguir una gran difusión de la literatura latinoamericana en la que autores como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes o Julio Cortázar quisieron seguirle.

Nos ha dejado un hombre muy culto. Se graduó en derecho por su interés para ser abogado, con el tiempo se inclinó también por el periodismo y se sacó la carrera y finalmente acabó en el mundo de la política defendiendo a la izquierda socialista. Mirando atrás, deja un gran legado cultural con 47 cuentos, 13 crónicas, 8 recopilaciones, 5 obras periodísiticas, 2 prólogos, una obra teatral y un Premio Nobel de Literatura en 1982 por unir los límites de lo real y lo irreal.

Robin Williams

Fue uno de los actores más gesticulantes del mundo del cine. Destacaba desde el principio por sus famosas muecas que han llegado a todo el mundo como niñera en ‘Señora Doubtfire’, como Peter Pan en ‘Hook’, como el profesor de literatura de ‘El club de los poetas muertos’, como protagonista de ‘Jumanji’, en ‘Good Morning, Vietnam’ o por su papel de psiquiatra en ‘El indomable Will Hunting’.

“Empecé haciendo comedia porque era lo único que podía encontrar. Por la simple idea de estar delante de la cámara. Eso era lo único que me interesaba. Aprender el oficio y estar en las producciones”, contó en una ocasión.

Su sonrisa fácil, sus ojos chispeantes y su energía imparable le permitieron destacar en la pequeña pantalla (más concretamente en la serie ‘Happy Days’). Tan novedoso talento le sirvió para lanzarse hacia el estrellato de Hollywood con ‘Buenos días Vietnam’ dónde supo sacar partido de su rapidez verbal y de su ingenio mostrando al mundo del cine la perfecta expresión de una mirada triste y una sonrisa.

Seguramente hoy en día al hacer referencia a ‘El club de los poetas muertos’ toda una generación quiera repetir aquello de “Oh, capitán, mi capitán”. Sin lugar a dudas su mayor premio – el Oscar por supuesto – le llegó gracias a su papel secundario en ‘El indomable Will Hunting’ en el que protagonizó uno de los mejores monólogos de la industria cinematográfica.

Su talento fue en gran medida enfocado a un público infantil y familiar. Su mayor éxito comercial fue cuando fichó por Disney para doblar la voz de Aladín y muchos querían nominarle por cuarta vez a la estatuilla por su trabajo de doblaje. Steven Spielberg le otorgó un gran papel de Peter Pan en ‘Hook’ para llenarnos a todos de magia inocente del mismo modo que nos tentaba para jugar al ficticio juego de ‘Jumanji’.

Alejado de sus grandes papeles, Robin Williams se enfrentaba a su adicción al alcohol y a la cocaína. Una vez dijo con ironía que “la cocaína es la manera que tiene Dios de decirte que estás ganando demasiado dinero”.

Hollywood llora la muerte de un gran artista que se marchó sin decir adiós el 11 de agosto.

Paco de Lucía

La muerte de Paco de Lucía es sin duda alguna una de las pérdidas más importantes de España. El 26 de febrero se le apagó el corazón y sus composiciones quedan para el recuerdo.

Francisco Sánchez Gómez era su nombre real oculto tras el artista. Lo de “Lucía” era por su madre. “Paquito el de la portuguesa” o “Paquito de Luzia” le llamaban por su barrio de Cádiz. Su relación con Casilda Varela fue luchada y trabajada puesto que la familia de ella no le aceptaba. La niña de bien y el guitarrista flamenco era algo que no podía funcionar. Pero a base de acordes de guitarra tuvieron juntos 5 hijos y tristemente se despidieron el día de la muerte del artista.

Valorándolo como guitarrista, ha sido el mejor español en acariciar las cuerdas y sin duda el más internacional. Ha sido condecorado con el Príncipe de Asturias de las Artes, el Premio Nacional de Guitarra de Arte Flamenco y la distinción honorífica de los Premios de la Música, además de ser Doctor Honoris Causa por el Berklee College of Music entre otros premios de menor nivel por sus más de 30 discos publicados desde 1967.

Desde niño el siempre prefirió cantar, pero un buen consejo de su padre le hizo desenvainar la guitarra pues en los 50 se necesitaban guitarristas flamencos. Esa conexión con la guitarra de la que siempre ha dotado le permitió mezclar con maestría el flamenco y el jazz y junto a la habilidad con la que jugaba con las cuerdas supo llevar al flamenco más allá de cualquier frontera.

Se necesitaban los 5 sentidos para escuchar cualquiera de sus obras, la que más ha conmovida es ‘Entre dos aguas’. El mundo del flamenco se despide de su precursor pero siempre con el gran recuerdo que brotaba desde su guitarra.

Sin diferenciarse de otros años, en el 2014 hemos dicho adiós a numerosos artistas que desde su personalidad, trabajo y talento dejan grabado su nombre en el corazón y en el pensamiento de muchos de sus seguidores.



Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.