.
.

La España de WhatsApp y pandereta


whatsapp_actualizacion

Luis Alejandro Pérez – Madrid 09/01/2014

Por una vez somos los reyes, los reyes ejercitando los pulgares: España es el país europeo con más usuarios de WhatsApp. Además, si ya teníamos la corona del desempleo, ahora también optamos a la del vicio.

Según un informe sobre servicios OTT (Over The Top), realizado por la Comisión Nacional de los Mercados, un 51,5% de los usuarios de móvil ‘whatsappea’ diariamente y el 83% de las personas que poseen un Smartphone utiliza servicios de mensajería instantánea, al menos, una vez a la semana. Este último porcentaje nos sitúa así a una distancia notable respecto a otros países europeos, como Holanda (67%), Alemania(43%), Portugal(34%) o Reino Unido(30%).  Whatsapp crece a un ritmo aproximado de 100 millones de usuarios por cuatrimestre.

Los usuarios más activos son los situados en edades entre 16 y 34 años: siete de cada diez de ellos dispone de Internet en el móvil.

30.000 millones de mensajes son enviados cada día a través de esta aplicación. “Estamos alegres por estas cifras y nuestro crecimiento continuado, aún estamos más emocionados por continuar desarrollando un gran producto este 2015″, sostiene Jan Koum, fundador de esta herramienta. Hay que recordar que hace muy poco la empresa de Zuckerberg se hizo con los derechos de WhatsApp por la cantidad de 16 millones de euros, hecho que ha aumentado la eficiencia de la misma.

El problema aparece cuando partimos de estudios que afirman que la utilización de este servicio móvil aumenta el estrés y acelera la adicción. Todo esto atañe directamente a la productividad; ateniéndonos a un estudio desarrollado por Adecco, se afirma que los trabajadores pierden hasta 10 horas al mes en distracciones del tipo “redes sociales u otras”, lo que se traduce en una pérdida de 13 días laborables al año. De hecho, algunos colectivos han restringido su uso, como es el caso de pilotos de aerolíneas o el sector de los transportes terrestres y marítimos. “Un trabajador es interrumpido hasta cuatro veces de promedio cada 60 minutos” según otro informe, esta vez de Microsoft.

Los líderes del paro según la OCDE

El WhatsApp genera distracción, eso sí, a los afortunados que gozan de un puesto de trabajo, pues la tasa de paro española del colectivo de 55 a 64 años es la más elevada de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, con un 20% que cuadruplica la media. Por si no fuera suficiente, el informe Panorama de la Educación 2014, concluyó hace unos meses que el desempleo de los titulados españoles triplicaba de igual manera la lista de países de la OCDE. “La protección ofrecida por la educación es menos importante que la de otros países”, señalaba en septiembre Dirk Van Damme, director de Innovación en la susodicha organización. A su vez, ya no se culpa tanto a los denominados ‘ninis’ y al paro juvenil, sino al propio desempleo en sí, ya que el abandono escolar ha disminuido.

Ahogando las penas en alcohol, drogas y tabaco

Según la revista Muy Interesante, España ocupa el sexto puesto en la lista de países más viciosos. Entendemos por ‘vicioso’, la actitud de consumir alcohol (11,8 litros por adulto al año), tabaco (1,7 cigarrillos por persona y año) o perder dinero en el azar (0,85 del PIB ido en apuestas). Los checos, que en esta ocasión se han llevado el oro olímpico, no están muy lejos de nosotros en el ranking.

No hay quién nos gane: siempre a la cola de lo bueno y a la cabeza de lo malo. Pero, cómo no íbamos a esperar ser los más enganchados al móvil si cuando sucede un hecho algo controversial al instante se filtran decenas de mofas y burlas en la red transformadas en imágenes y videos (aunque por lo menos ingeniosas, algo que como consuelo podemos utilizar para presumir).

Siempre se nos ha conocido como una cultura verbenera y carnavalesca, “La España de charanga y pandereta”, decía ya Machado. Y es que nuestro país es la imagen que hemos conformado a lo largo de los años, aunque no todos hayan contribuido a ella. Trabajamos, sí, pero no por estar ocho horas en el puesto de trabajo se está siendo productivo cada segundo, y ya lo hemos comprobado: el móvil es una de las principales distracciones. Imaginad un autobusero que presta más atención a lo que le dice su mujer desde casa que al semáforo que le viene de frente; o un profesor que discute con alguien por mensaje y desdeña sus clases y a sus alumnos pensando en sus problemas. Podría poner mil ejemplos más, cambiando una infinidad de matices y profesiones, pero la cuestión principal es el simple hecho de perder eficiencia.

Nuestro país es corrupto, utiliza un lenguaje jurídico administrativo que da pena y ya ni siquiera gana al fútbol. Si os sirve de consuelo, siempre nos quedará el vino, el clima y nuestro arte tan distinguido. Que quede constancia que es solo una opinión y de opinionibus non est disputandum.

Fuente de la imagen: www.ticbeat.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.