.
.

El Jaque y Mate de la Guardia Civil


Javier Carballido Ezkerra, tesorero de Herrira.

Ainara Guerra Fernández – 16/01/2015

Dieciséis personas fueron detenidas a primera hora de la mañana del lunes doce de enero acusados de pertenencia a la banda armada ETA, además de delitos contra la Hacienda y Seguridad Social.

Doce abogados y cuatro miembros de la asociación Herrira fueron detenidos el pasado lunes por la Guardia Civil en Euskadi, Navarra y Madrid, en la acción bautizada como Operación Mate. Con ello finaliza la Operación Jaque llevada a cabo en 2014 también contra el entramado de abogados de ETA y en el que fue detenida la que entonces era su principal responsable, Arantza Zulueta. Entre los detenidos en la última operación, encontramos nombres como Amaia Izko, dirigente de Sortu.

El porqué de las detenciones

Fuentes jurídicas han informado de que estas detenciones se han producido al constatar los investigadores que estos abogados actuaban en nombre de ETA como “correa de transmisión“, pasando de ser letrados a “transmitir mensajes de cohesión para el colectivo de presos de ETA”, con la advertencia de que a los que no siguieran sus directrices se les expulsaba. Presuntamente, los abogados se encargaban de visitar a presos de la banda en las cárceles para evitar que surgieran signos de arrepentimiento.

Al colectivo de abogados y presuntos responsables del aparato económico del denominado “frente de cárceles” de la banda terrorista ETA detenidos el pasado lunes también se les imputan delitos económicos. En concreto, se les acusa de no haber declarado al fisco unos ingresos superiores a 1,3 millones de euros durante los años 2012 y 2013.

Mismo origen, diferente destino

Un día después de la detención ya podíamos encontrar besos y abrazos a las puertas de la Audiencia Nacional. Eloy Velasco, juez de la Audiencia Nacional que dirige la operación ha ordenado dejar en libertad sin fianza, aunque con cargos, a seis de las 16 personas detenidas en la operación de la Guardia Civil a las que ha tomado declaración: Onintza Ostolaza, Arantxa Aparicio, Haizea Ziluaga, Eukene Jauregi, Nagore San Martin y Amaia Izko.

Sin embargo, no han seguido el mismo camino el resto de sus compañeros. El juez ha decidido enviar a prisión a Jon Mintegiaga, Fran Balda y Javier Carballido y ha decretado la libertad con medidas restrictivas sobre su profesión para los abogados Aiert Larrarte, Ainhoa Baglietto, Atxarte Salvador, Kepa Manzisidor, Jaione Karrera, Ane Ituño y Alfontso Zenon.

Detenciones y registros

Al mismo tiempo que se producían las detenciones, seis furgonetas de Nissan Patrol de la Guardia Civil llegaban a la calle Alameda de Rekalde de Bilbao ante la sede del sindicato LAB. Permanecieron allí durante trece horas y sustrajeron en pequeñas bolsas de tela más de 70.000 euros. Según Ainhoa Etxaide, secretaria general de LAB, el origen de este dinero, en monedas y billetes de cinco y diez euros en su mayoría, lo explicó. Se encuentra en la recaudación que se produjo en la manifestación a favor de los derechos de los presos vascos dispersos dentro y fuera de España. LAB lo guardaba en su sede vizcaína “hasta que se abrieran los bancos”, pues el dinero pertenece a Sare, la organización que convocó la marcha y cuyo símbolo figuraba en las bolsas con las que la Guardia Civil incautó el dinero de la sede.

“Euskal presoak”

Con la incautación de dinero por parte de la guardia civil, Ainhoa Etxaide admite que se ha buscado “castigar la solidaridad” de quienes asistieron a la manifestación convocada el sábado en Bilbao. Ese sábado se reunieron 130.000 personas en contra de la dispersión de los presos vascos, que entre todos recaudaron dinero para una causa que ya nunca se va a satisfacer. Ahora cuentan con tres presos más y 70.000 euros menos.

La operación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, se trata de los primeros arrestos del año en relación con la banda terrorista, después de que 2014 se saldara con la detención de 16 personas presuntamente relacionadas con ETA, cuatro de ellas fuera de España. Según Etxaide, este proceso se trata de “un ataque directo” contra la actividad legal de una central “y contra las libertades democráticas”.

Fuente de la imagen: www.elcorreo.com

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.