.
.

“Yo también soy Nisman”


Noemí Izquierdo – Madrid 23/01/2015

Tras la muerte del fiscal Alberto Nisman, que acusó el pasado miércoles a la presidenta argentina de encubrir a terroristas fugitivos residentes en Irán, el país se encuentra dividido entre los favorables al gobierno que apoyan que fue un suicidio y los que opinan que pudo ser un asesinato.

Alberto Nisman, de 51 años, fue designado por el presidente Néstor Kirchner durante su gobierno, para investigar exclusivamente el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). El incidente tuvo lugar en Buenos Aires el 18 de julio de 1994 y consistió en un coche bomba que explotó en la AMIA. Es considerado el mayor ataque terrorista de la historia de argentina, con un número de víctimas de 85 personas muertas y 300 heridas.

Desde 2004, Nisman era el fiscal especial de la causa. Su relación con el Gobierno era excelente, hasta que la presidenta Cristina Fernández firmó en enero de 2013 un acuerdo con Irán para aclarar ese atentado que él mismo investigaba. El acuerdo se hizo sin el conocimiento de Nisman y el fiscal manifestó públicamente su oposición al acuerdo.

Dos bandos

El Gobierno de Kirchner asegura que Nisman actuó condicionado por un “sector mafioso” de los Servicios de Inteligencia, cuya cúpula destapó la presidenta el pasado año, al acusar a Kirchner de encubrir a terroristas iraníes. Miles de personas se manifestaron la noche del lunes en varias ciudades argentinas, portando carteles con el lema “Yo soy Nisman”, para exigir transparencia en la investigación de la muerte del fiscal.

Fuentes cercanas a la familia dudan que Nisman se suicidara, a pesar de que las primeras pruebas periciales indicaron que no hubo intervención de terceras personas en su muerte.

Pero, no todo son halagos hacia Nisman. Los círculos argentinos afines al gobierno creen que el fiscal pudo tener miedo al fracaso al saber que el lunes tendría que presentar pruebas ante el Parlamento de la grave acusación que había hecho contra la presidenta y que precisamente por eso no aguantó la presión y quiso quitarse la vida.

Antes de difundir el miércoles su acusación, Nisman envió mediante la aplicación de mensajería WhatsApp, un mensaje a su círculo más cercano en el que decía: “Me juego mucho en esto. Todo, diría. Pero siempre tomé decisiones. Y hoy no va a ser la excepción. Y lo hago convencido. Sé que no va a ser fácil, todo lo contrario. Pero más temprano que tarde la verdad triunfa. Y me tengo mucha confianza. Haré todo lo que esté a mi alcance, y más también, sin importar a quién tenga enfrente. Gracias a todos. Será justicia. ¡Ah! Y aclaro, por si acaso, que no enloquecí ni nada parecido. Pese a todo, estoy mejor que nunca. Jajaja :)”.

El sábado por la tarde envió también por Whatsapp una foto de su escritorio que mandó a Waldo Wolff, vicepresidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). En la foto se podía apreciar una mesa repleta de documentos en la que Nisman estaba trabajando en la denuncia que iba a exponer el lunes en el Congreso. Nada hacía indicar, en principio, que estuviera pensando en suicidarse.

El dirigente opositor del Frente Renovador, Sergio Massa, calificó el suceso como una “mancha enorme al proceso democrático”, “una mancha de sangre enorme para las instituciones y a la democracia”.

La justicia argentina deberá investigar sobre lo que realmente pasó en el caso Nisman. Pero, tras la muerte del fiscal, la investigación que llevaba a cabo sigue sin finalizarse. Por lo tanto, ¿quién seguirá el legado de Nisman para descubrir quiénes colocaron el coche bomba frente a la sede de la AMIA y mataron a 85 personas o poner nombre y apellidos a quiénes fueron los ejecutores y autores intelectuales del suceso?

Fuente de la imagen: www.aimdigital.com.ar



Estudiante de 4º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Actualmente en periodo de prácticas en el área web del diario económico Expansión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.