.
.

Emoción y lágrimas en el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz


Aushcwitz

Alicia Magdaleno Castaño – Madrid 30/01/2015

Supervivientes de este campo de concentración de Polonia y delegaciones de todo el mundo, asistieron el pasado martes a la conmemoración del 70 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el lugar en el que el régimen hitleriano cometió algunas de las mayores atrocidades de la historia.

Las primeras lágrimas se derramaban nada más traspasar el arco de entrada, coronado con el lema alemán Arbeit macht frei (‘el trabajo libera’), una entrada que para muchos judíos, gitanos y prisioneros de guerra, entre otros, era el camino hacia la muerte. Tres centenares de supervivientes recordaron con gran pesar el infierno que vivieron aquellos días y todas las personas a las que vieron morir tanto en las cámaras de gas como en los fusilamientos que se producían diariamente. Muchos de ellos llevaban puestas prendas con rayas, imitando el uniforme que les obligaban a vestir, incluso alguno llevaba cosido el número de preso que se les asignaba nada más llegar a este campo de los horrores.

A este evento también acudieron presidentes como el de Francia, François Hollande, o el de Ucrania, Petro Poroshenko. Por su parte, Vladimir Putin no acudió a esta ceremonia tras acusar a las autoridades polacas de no haberle invitado. Quien sí acudió fue el director Steven Spielberg, quien ha colaborado en la realización de este septuagésimo aniversario.

El encargado de inaugurar el acto fue el presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski, quien afirmó: “los nacionalsocialistas alemanes convirtieron mi patria polaca en un cementerio judío para la eternidad”, y definió Auschwitz como un “infierno de odio y violencia”. Tras sus palabras, se procedió a encender velas ante el monumento a las víctimas del campo. También se proyectó en una pantalla gigante las imágenes de los supervivientes de Auschwitz.

Este acto no sólo ha servido para conmemorar los 70 años transcurridos desde que el Ejército Rojo liberara a tantas personas encerradas, sino también para recordar a todos los que perecieron aquí, para honrar a los que consiguieron sobrevivir, y para grabar en la mente de todos que esta etapa tan oscura de nuestra Historia no se puede volver a repetir.

Quizá esta conmemoración haya sido una de las más importantes ya que puede que sea la última en la que se haya contado con un gran número de supervivientes, en su mayoría octogenarios y nonagenarios.

El centro del Holocausto

Situado a unos 60 km al oeste de la capital polaca de Cracovia, este lugar fue el mayor campo de exterminio del régimen nazi de Hitler, un lugar que acabó con la vida de 1,1 millones de personas, en su mayoría judíos. Aunque en un principio fue construido para albergar a prisioneros polacos, a partir de 1942 se convirtió en el lugar de exterminio de judíos más extenso de Europa. También se construyeron otros campos de concentración en Polonia, como Belzec, Chelmno y Gross-Rosen, pero ninguno tan importante ni aterrador como este.

Entrada al campo de concentración de Auswitch

En la entrada del campo se pueden observar las vías del tren en el que llegaban los prisioneros. Allí, los dividían en dos filas, hombres por un lado y mujeres y niños por el otro. También se realizaba otra selección: un médico de las SS, Josef Mengele, procedía a determinar quienes estaban sanos para trabajar y quienes no eran aptos para ello o estaban enfermos, a los que se enviaba directamente a las cámaras de gas.

El campo estaba dividido en varias secciones, cada una de ellas separadas en campos. Cada campo estaba cercado y rodeado por un alambre de púas y cercos eléctricos, utilizados por muchos prisioneros como método de suicidio. Contaba con varios crematorios, con dos salas, una para desvestirse, y la otra para dar a los prisioneros una “ducha desinfectante”, sin embargo nunca salió agua por aquellas tuberías. Las cámaras de gas de Birkenau fueron destruidas por las SS en noviembre de 1944 en un intento por esconder las actividades del campo a las tropas soviéticas.

Auschwitz estuvo operativo desde mayo de 1940 hasta el 17 de enero de 1945, fecha en la que las tropas soviéticas llegaron a las puertas del campo, en el que la mayoría de los presos que quedaban estaban en su mayoría débiles y moribundos. El resto habían sido evacuados por los nazis en las conocidas “marchas de la muerte”, en la que se calcula que murieron entre 9.000 y 15.000 prisioneros.

Visitantes deambulando por el nevado campo nazi.

Una lucha para evitar que el horror se repita

Quizás nadie pueda entender la pesadilla por la que pasaron las víctimas del Holocausto, nadie pueda ponerse en su lugar, pero sí podemos hacer algo igual que ellos: colaborar para que esto no se vuelva a repetir. Este es el objetivo que persiguen estos supervivientes, tal y como explica Celina Biniaz, superviviente de la masacre: “Es importante nuestra presencia, para demostrar a quienes niegan el Holocausto que nosotros fuimos testigos de ese horror”.

En su mente estuvo también el recuerdo de Oscar Schlinder, quién salvó su vida cuando ella tan sólo tenía 13 años. Ella, una judía estadounidense de origen polaco, llegó a Auschwitz con su familia pero fue rescatada por el empresario alemán Schlinder, quien salvó la vida de numerosas familias judías del Holocausto.

En aquellos días, ni siquiera Dios podía aliviar las penas de los presos, como cuenta Leon Schwarzbaum, judío alemán. “Veía a la gente apelotonada en los camiones, llorando, suplicando, pidiendo ayuda a Dios porque eran conscientes de que iban camino de la muerte; esa visión no me ha abandonado nunca”, y desde aquel momento, dice, dejó de creer en la existencia de Dios. No entendía cómo Dios podía permitir semejante atrocidad.

Este día es para que todos reflexionemos acerca de un sufrimiento que dentro de poco nadie podrá contar de su propia experiencia, un sufrimiento que debe mentalizar a todos de que no se vuelva a repetir.

 

Fuente imágenes: www.rtve.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.