.
.

Wildfred, exportero del Rayo Vallecano, fallece víctima de un cáncer


Patricia Badajoz del Valle – Madrid 30/01/2015

Wilfred, antiguo guardameta del Rayo Vallecano, falleció el pasado martes en el hospital de Alcalá de Henares a los 48 años, a causa de un cáncer. No pudo cumplir su última voluntad de despedirse de sus hijos a los que llevaba 10 años sin ver.

Seis temporadas fue las que jugó el portero nigeriano con el Rayo Vallecano. Sus antiguos compañeros de vestuario lo recuerdan como una persona alegre, “siempre tenía una sonrisa” afirma José Diego Cota. Y es cierto, ningún aficionado rayista podrá olvidar ese partido con el Real Madrid en 1992, donde la victoria fue otorgada por dos goles a cero al Rayo. Ese día destacó por encima de todo la actuación del portero, que a pesar de esos pésimos insultos racistas que recibió por parte de los ultras del conjunto merengue, consiguió dejar su portería a cero.

A pesar de estas y otras muchas acciones, el jugador no consiguió hacerse un hueco en el fútbol, tuvo una vida difícil, demostrando día a día que era un gran portero, aunque su carrera acabó antes de lo debido al diagnosticarle un cáncer.

Desde el Rayo, conscientes del agravo de su enfermedad hicieron todo lo posible para poder traer a sus tres hijos, los cuales llevaba 10 años sin ver, a la capital española. Incluso, Doña Carmen, la anciana a la que el Rayo Vallecano ayudó para evitar su desahucio, contribuyó con parte del dinero que se recaudó para poder traer a los tres desde Lagos hasta Madrid.

Wilfred Agbonavbare nació en Lagos, Nigéria. En 1983, con tan solo 16 años, debuto con el New Nigeria Bank. En 1990, llego a España para jugar como portero en el Rayo Vallecano, que por entonces estaba en Segunda División. Logró junto a su equipo el ascenso a Primera División en la temporada 1991/1992. Durante la temporada 1994/1995, consiguió consolidarse como portero titular del club, ese mismo año el conjunto descendió a Segunda. Antes de abandonar el equipo, Wilfred vivió otro ascenso a Primera la siguiente temporada.

Debido a una lesión, el africano no pudo arrancar la Liga con el resto de sus compañeros, no ganándose la confianza del nuevo técnico, y tras el fichaje de Abel Resino, fue delegado al banquillo. En 1996 decidió dejar el Rayo Vallecano y fichar por el equipo andaluz de Segunda Écija Balompié. En este club permaneció tan solo una temporada, ya que su contrato no fue renovado.

Con 31 años volvió a Nigeria, pero la falta de ofertas le hizo retirarse del fútbol profesional. Más tarde, regresó a España donde trabajo para la empresa de transporte de paquetería MRW, sin dejar nunca el fútbol de manera definitiva, continuó con la actividad entrenando a equipos a nivel amateur. Además, fue internacional con la selección de Nigeria, donde llegó a ganar la Copa de África en 1994.

Fuente de imagen: EL PAIS




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.