.
.

CRÍTICA ‘Siempre Alice’: Terror disfrazado de drama


Belén de Luque – Madrid 13/02/2015

Menuda manera de golpear la pantalla y los sentimientos la de Richard Glatzer y Wash Westmoreland en su film conjunto, ‘Siempre Alice’, basado en la novela homónima de Lisa Genova. Todo empieza cuando Alice Howland, una prestigiosa lingüista y profesora, comienza a olvidar pequeños detalles y se queda en blanco mientras imparte una clase. Sospechando que tiene un tumor cerebral, se somete a diversas pruebas clínicas y finalmente el diagnóstico resulta ser incluso peor; a sus 50 años, Alice padece Alzheimer prematuro.

A partir de ahí, el film se desarrolla rápido, sin escenas innecesarias, pero la crudeza de la trama ralentiza la acción –incluso hasta el punto de desear que acabe cuanto antes– . ‘Siempre Alice’ es una tragedia venida a más; es tan constante la sensación de angustia que podría pasar íntegramente por película de terror. La protagonista se consume lentamente en su batalla contra el olvido y por si la crueldad de la enfermedad no fuera suficiente, el hecho de que se personifique en alguien para quien su cerebro lo es todo -y que además es joven- hace de la película una obra conmovedora, incómoda y tan cercana a la realidad que asusta. Alice se va perdiendo poco a poco y el público, que lo hace con ella, ansía inconscientemente no verse nunca en una situación parecida.

Julianne Moore –que da vida a Alice- se está haciendo con todos los premios de la temporada por encarnar a un personaje que pasa de manejar el barco familiar, ser independiente y gozar de una inteligencia sublime a tener que depender de sus parientes para vivir. La potencia de sus miradas perdidas, su estado de confusión y las escenas estrella –véase ese Alice vs. Alice a través de la cámara que desgarra desde la primera vez que se muestra – convierten en extraordinaria e imprescindible la intervención de Moore. Alec Baldwin interpreta a John, su marido, quien sin darse cuenta permite que el Azheimer le aleje de su mujer. La actuación es crédula y aceptable, aunque tampoco se esperaba menos de un actor que encaja siempre en roles tanto cómicos como dramáticos.
El elenco lo completan los hijos del matrimonio Howland, interpretados por Kate Bosworth, Kristen Stewart – a quien su inexpresividad le ha impedido aprovechar mejor el papel de protagonista secundaria-, y Hunter Parrish.

Un espectador con gustos cinéfilos variados puede sentirse reticente ante una propuesta como ‘Siempre Alice’ por lo dolorosa y dura que resulta; a los amantes del drama familiar y del encanto que pueden desprender películas que tratan del olvido no encontrarán lo “romántico” de la historia como puede ocurrir en Amor – de Michael Haneke- o El Diario de Noah – dirigida por Nick Cassavetes-.

Valoración: 


 

Fuente de la imagen principal: www.pandora-magazine.com

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.